Menstruatuits para el primer ministro irlandés en protesta por la ley del aborto

Un grupo de mujeres en Irlanda ha estado tuiteando contenidos muy gráficos sobre el dolor y las hemorragias que sufren durante la menstruación destinados al primer ministro Enda Kenny como parte de la campaña para derogar la restrictiva ley del aborto.

|
09 noviembre 2015, 11:51am

Imagen por Sally Hayden/VICE News

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un grupo de mujeres en Irlanda ha estado tuiteando contenidos muy gráficos sobre el dolor y las hemorragias que sufren las mujeres debido a la menstruación destinados al primer ministro Enda Kenny como parte de la campaña para derogar la restrictiva ley del aborto.

El derecho entorno al aborto es un polémico asunto que divide a Irlanda — sobre todo, tras una serie de casos judiciales y muertes, junto con diversas manifestaciones públicas protagonizadas por anti y pro abortistas —. La prohibición total fue levantada en 2013 y ahora poner fin a un embarazo sólo está permitido cuando la vida de la madre corre peligro.

La actual legislación sobre el aborto fue aprobada en 2013 tras la conmoción que causó el caso de Savita Halappanavar, una mujer de origen indio y dentista de profesión, a la que no se le permitió abortar pese a que el feto que llevaba en el vientre estaba muerto. Este polémico caso fue recogido por los medios de comunicación internacionales y reabrió el largo debate sobre esta espinosa cuestión para un país de tradición católica.

Kenny, un católico practicante y líder del partido liberal conservador Fine Gael, que recibió un fetus de plástico y cartas escritas con sangre enviadas por asociaciones provida con el ánimo de influir durante la elaboración de la ley, aseguró que su gobierno no impulsaría nuevas modificaciones durante su legislatura. Sin embargo, la formación con la que forma coalición, el Partido Laborista, anunció que incluiría el derecho al aborto en los casos de violación, incesto y malformación del embrión en su programa político para las elecciones del próximo año.

Las presiones para una nueva reforma de la ley del aborto han ganado terreno desde que Irlanda se convirtió en el primer país en legalizar los matrimonios homosexuales por referéndum a principios de este año, algo que evidenció el cambio radical que está experimentando la sociedad irlandesa, tradicionalmente católica y muy conservadora, en el terreno social.

A bordo del bus irlandés que reparte píldoras abortivas prohibidas. Leer más aquí.

"Teniendo en cuenta lo mucho que el estado irlandés se preocupa por el sistema reproductivo de las mujeres…Creemos que es de justicia facilitar todos los detalles de nuestro ciclo menstrual al líder del gobierno", escribió la comediante Grainne Maguire en un tuit esta semana, dando el pistoletazo de salida a una campaña muy centrada en la figura de Kenny que se ha convertido en viral.

Muchas mujeres han estado tuiteando detalles de su ciclo menstrual al primer ministro, criticando a Kenny por no responder.

Hola Enda Kenny. Hoy nada fuera de lo normal. Sólo la hemorragia y la picazón habitual. Debo aprovisionarme de tampones mientras esté fuera. 

Hola Enda Kenny aún no me ha venido la regla, pero pronto estaré ovulando. Sin ganas de que llegue el dolor de senos. 

Enda Kenny, ya no tengo la regla. Pero, si quieres, puedo tuitear los resultados de una antiguo test de frotis vaginal 

Enda Kenny, con la regla por segunda vez en tres semanas después de dos meses sin tenerla! ¿Qué se supone que debo hacer?

Ei Enda Kenny, estás sangrando cuando lees estos tuits? Estamos esperando una respuesta sangrante. 

Los políticos irlandeses son reacios a reabrir el debate del aborto por miedo a perder el apoyo de los votantes más conservadores, pese a la menguante influencia social que ha experimentado la Iglesia Católica en los últimos años. Esta institución ha tenido históricamente un papel muy relevante en el escenario político de un país donde hasta hace 20 años el divorcio era ilegal.

La actual campaña de Twitter se suma a anteriores iniciativas como el "autobús de las pastillas abortivas" donde un grupo de activistas conducían un autobús que recorría Irlanda distribuyendo píldoras de mifepristona y misoprostol, dos medicamentos aprobados por la Organización Mundial de la Salud, a aquellas mujeres que lo solicitaban.

Menos de un 25 por ciento de la sociedad irlandesa cree que el aborto debe ser un derecho accesible a todas las mujeres bajo cualquier circunstancia, de acuerdo con una encuesta relaizada por RTE/Behaviour & Attitudes y publicada esta semana, mientras que sólo un 14 porciento está totalmente en contra.

Cerca de 4.000 mujeres viajan desde Irlanda hasta el Reino Unido cada año para abortar.

España suspende en acceso a métodos anticonceptivos junto a otros ocho países europeos. Leer más aquí.

Sigue a Sally Hayden en Twitter: @sallyhayd

Más VICE
Canales de VICE