Política

Cinco estudiantes nos cuentan cómo era el presidente de Colombia de profesor

"Una vez nos entregó un parcial de selección múltiple con las respuestas marcadas", dice una estudiante del hoy presidente Iván Duque.

por Nathalia Guerrero Duque
21 Febrero 2019, 10:30pm

Imagen por Jimmy Palacio | VICE Colombia.

Artículo publicado por VICE Colombia.


El año pasado, Miguel Ceballos, actual comisionado de paz, escribió una columna acerca de la faceta de Iván Duque como maestro. En ella, el militante del Centro Democrático cuenta cómo Duque empezó a ser profesor en 2014, dictaba dos materias en la Sergio Arboleda, la universidad de la que se graduó, en la facultad de Derecho y de Ciencia Política, que en ellas llevaba a sus estudiantes al Senado y que nunca pensó en dejar de dictar ambas materias. "Iván Duque, quien con seguridad nunca dejará las aulas, aun cuando llegue a convertirse en el nuevo presidente de Colombia, sus estudiantes lo seguirán esperando para recibir su clase tempranito en la mañana".

Movidos por la curiosidad de esta faceta del actual presidente, entrevistamos a varios estudiantes de esta universidad que tuvieron clase con él en la carrera Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Muchos debatirían lo de "tempranito en la mañana" pues, según ellos, la cancelada de clases y la tardanza para llegar a ellas era una constante del presidente. Sus métodos eran parecidos en casi todas las clases: era un profesor que dominaba sus temáticas y, al parecer, tenía buen sentido del humor.

Ya nos hemos dado cuenta los colombianos de eso.

Laura García*, 20 años

Iván Duque me dictó "Historia de las Civilizaciones" cuando estaba en primer semestre. Me saqué 4.5 o 4.6. Él llegaba al salón, solamente manejaba presentaciones, cada exposición que hacía era sobre una civilización. Obviamente teníamos que leer, pero en el salón había muy poquitas personas que leían para esa materia.

A veces, muy de vez en cuando, nos ponía a hacer actividades en grupos y talleres, pero la mayoría de veces él solo hablaba y proyectaba sus presentaciones y ya. Creo que hizo parciales en el primer y último corte, no estoy segura. Solamente me acuerdo de un parcial que fue súper particular porque eran preguntas de múltiple opción y las letras que eran respuestas correctas tenían una tonalidad más negra que el resto de letras. También durante el parcial el tipo se salió del salón, obviamente todo el mundo empezó a discutir el parcial. Eso me pareció un poco particular.

Iván Duque en realidad no era exigente calificando. Su materia era muy fácil. Mi mejor amigo perdió esa materia en primer semestre y antes de que la diera Duque él la vio con otra persona, y luego la metió con él, con Duque, porque sabía que con él era muy fácil pasar la materia.

En cuanto a la puntualidad, a mí me incomoda mucho el hecho de que los profesores no vayan mucho a clase y Duque era uno de ellos. Cancelaba mucha clase porque en ese momento él era senador. Un día decidí ir a la escuela de la facultad y puse una queja quejándome de eso porque Duque no iba a muchísimas clases. Después de eso, él llegó al salón histérico preguntando que quién había puesto esa queja, que qué nos pasaba, que quién había sido, pero la verdad yo no dije que había sido yo. Muchísima gente en el salón sabía que yo había puesto la queja pero nadie dijo nada, él nunca supo.

En cuanto a salidas de campo, yo sí recuerdo que él en algún momento habló de que tenía la intención de sacarnos a algún lado, me imagino que al Congreso porque en esa época él era senador, pero nunca tuvimos ninguna salida de campo con él, me imagino que estaba súper ocupado haciendo otras cosas. Yo sentía que la clase no era tan importante para él, pero cuando daba la clase, sí explicaba muy bien.

A rasgos generales, mi percepción frente a Iván Duque está dividida en tres áreas: la primera es el área personal, la segunda es el área académica y la tercera es el área política. Yo creo que en el área personal no tengo alguna queja de él, se me hace que es muy buena persona, que era fácil entrar en confianza con él, que era una persona abierta, que no era un cuchito mamerto fastidioso hablando. Él trataba de hacer amena su clase porque su tema era muy mamerto, no faltaba su chistesito, trataba de encontrarle la parte divertida de su materia. Era súper cordial, súper caballeroso, no tengo nada malo que decir de él en ese aspecto.

Por el lado académico se me hacía que el man sabía de su tema, era muy inteligente, no es un banco de información sino que era inteligente, pero también por otro lado me incomodaba mucho el hecho de que cancelara tanta clase, de que a veces no llegara temprano, por eso puse mi queja, porque me indignaba mucho eso, si estaba tan ocupado como senador pues, no des clase, retírate, pon a otra persona a que dé clase, no me hagas perder ni mi tiempo ni la plata. Eso era lo que me incomodaba de él.

Como gobernante siento que es muy apresurado hablar de eso, porque es muy pronto para ver resultados como tal. Puedo hablar de algunas cosas que siento que hizo mal, pero sí me reservo a hablar como tal de su gestión porque no siento que sea momento de hacerlo sino es momento para ver lo que está haciendo.

Juan Diego Castro, 20 años

Yo vi clase con él en primer semestre y me saqué 4.6 o 4.7 en su materia.

La metodología de su materia era casi siempre igual: el man llegaba, ponía sus diapositivas y se ponía a hablar, pero no era aburrido. Hizo parciales para primero y tercer corte muy, muy fáciles, eran un regalo, y en segundo corte un trabajo también muy fácil. Me acuerdo que en esa época el papá estaba como muy enfermo entonces cancelaba mucha clase y llegaba muy tarde, aparte que era senador, entonces llegaba tarde muy seguido y cancelaba clase todo el tiempo, me imagino que por lo que tenía plenaria o algo así.

Nunca salimos a algún lado, las clases siempre, siempre fueron en la universidad. Recuerdo mucho una vez que yo por vago ni leí ni vi las películas que nos había pedido ver y preciso me preguntó ese día. Desde ahí me cogió entre ojos pero no me jodía, sino que empezó a mamarme gallo y a partir de todas las clases me preguntaba y me mamaba gallo. Yo en esa época usaba mucho una camiseta del Manchester United, y el tipo me ponía apodos, pero todo dentro del respeto, me mamaba mucho gallo.

Yo no voté por Iván Duque y me parece que está rodeado de puras pecuecas, pero al César lo que es del César, el tipo es buen profesor, era un tipo muy claro para explicarse, sabía de lo que hablaba, las diapositivas eran muy claras, daba ejemplos y tenía muy buen sentido del humor.

Cuando Iván Duque quedó de presidente se me hizo muy raro. Era un profesor que yo la verdad ni conocía y luego queda de presidente, muy raro. A mí no me gusta que el tipo que tanto despotricaba de la corrupción, de la mermelada ahora tiene varios funcionarios que han sido polémicos, personas que han tenido que pagar caro por sus declaraciones en el pasado. El tipo se olvidó de la tecnocracia y la meritocracia y empezó a dar cargos a diestra y siniestra.

No me gusta tampoco que a él se le olvidó que, si bien hay que aceptar que le entregaron un país con déficit fiscal, Colombia es un país muy desigual. En vez de cerrar las brechas entre ricos y pobres, lo que ha hecho es aumentar esa brecha. Además que él está ahí como un pan de mesa, él es una figura y muchos sabemos quién lo maneja por detrás.

Alejandra*, 21 años

Yo vi clase con Iván Duque en primer semestre y creo que su materia me quedó entre 4.7 y 5. Recuerdo mucho que Iván nos hacía comprar muchos libros que nunca necesitamos leer. Al principio del semestre nos metió mucho miedo, cosa que es común en los primeros semestres, pero aparte de eso él quería que compráramos libros gigantes y que los compráramos originales y pues... Eran muchos libros. Yo nunca lo hice y menos mal, porque su clase nunca exigió que necesitáramos leer esos libros. Creo que casi nunca leí, o leí muy poco. La verdad me esforcé muy poco en esa clase pero me fue muy bien.

Duque hacía parciales por cortes y sus parciales eran realmente patéticos. Para el primer parcial eran muchos temas y, como éramos primíparos, decidimos hacer un grupo de estudio para estudiar para el parcial. Duramos varias horas estudiando, llevamos un tablero y todo, hicimos un resumen, un mapa conceptual sobre las civilizaciones… En fin. Para saber que el primer parcial eran diez preguntas de selección múltiple y estaba demasiado fácil. Yo creo que uno solo con ir a clase y ya podía responder ese parcial. Y aparte las respuestas estaban en negrilla, fue demasiado sorprendente eso.

Yo no me voy a quejar de un parcial fácil, pero al menos que no sea descaradamente fácil, al menos que exija algunas competencias, o al menos que no esté resaltada la respuesta. Que se vea que el profesor de alguna manera denote las competencias del estudiante, yo creo que esa vez todo el mundo sacó 5. Era una metodología bien mediocre la de Iván Duque.

En verdad siempre se me hizo un profesor súper promedio. Nunca llegaba puntual a la clase, era muy demorado. Lo que más daba rabia es que cancelaba mucha clase por sus plenarias del Senado. Y muchas veces no avisaba, entonces íbamos por nada. Hubo muchas veces que llegábamos a clase y el tipo nunca llegaba y no nos avisaba nada, o a veces mandaba al monitor a decirnos que no había clase.

Pienso que el hecho de que no nos sacara y nos llevara al Congreso fue una oportunidad muy desaprovechada, o sea él era senador de la República y teniendo estudiantes de primer semestre, era una oportunidad gigante para que nos acercara a ese mundo, como han hecho otros profesores durante la carrera.

Lo único que recuerdo mucho de Iván Duque son sus parciales porque eran muy descarados. Eso sí, era un profesor chistoso, pues es joven, al fin y al cabo.

No considero que sea un mal profesor porque manejaba su tema, pero era un profesor muy promedio. Hay muchísimos profesores que me han dejado marca, que me han hecho enamorarme o desenamorarme de la carrera. Pero a mí sí no me gusta encontrarme profesores que no me hagan sentir nada, ni siquiera rabia. Yo nunca entendí por qué estaba ahí, se notaba que nunca tenía tiempo y no tenía esa cualidad de la pedagogía.

Antes de ver clase con él, no tenía ni idea de quién era Iván Duque. Luego me enteré de que era senador del Centro Democrático. Antes de que el tipo quedara como candidato del CD, cuando empezó a sonar su nombre para la consulta, ya habían rumores en la universidad y a mí se me hacía demasiado increíble porque para mí Duque era un profesor cualquiera y un senador y ya. Y durante su labor como senador no vi mucha relevancia de su papel en el Senado, para mí era un tipo tan desconocido que hasta me había dado clase. Yo solo pensaba en su labor mediocre de profesor y no entendía cómo iba a ser presidente.

Me daba risa que el tipo en campaña hablaba paisa y en la clase hablaba sin acento, ¡Iván Duque no es paisa! Yo noté una transformación muy grande entre lo que vi cuando él era mi profesor a lo que vi cuando estaba en campaña. Era como ver a otra persona. En clase yo ni siquiera recuerdo que él se parara de su silla para explicarnos y luego veía al tipo todo empoderado dando discursos, hablando como Uribe.

En cuanto a su gestión no puedo hablar desde una posición objetiva porque simplemente que sea del Centro Democrático ya genera en mi una posición en contra. Sin embargo, yo opino que la falta de experiencia se le ha notado bastante en cuanto a lo que ha hecho. Tal vez también ha sido muy fallida la elección de su gabinete porque en verdad ha habido muchas cagadas, como la de la ministra de Justicia. Se nota mucho que el tipo no tiene los pantalones ahí, cada vez que habla él o alguien de su partido se confirma.

Carolina Benjumea, 22 años

Iván Duque me dictaba Historia Política de las Civilizaciones en primer semestre. Saqué 4.0 o 3.9, alguna de esas dos notas.

Me acuerdo que hacía parciales en el primer y el tercer corte, y en el segundo teníamos que hacer una exposición de una civilización. También recuerdo que nos puso a ver unas películas para complementar. Pero en el tercer corte fue un descarado completo, nos dejó sacar apuntes para el parcial, y cuando nos entregó el parcial las respuestas estaban en negrilla, era muy chistoso, todo el mundo desconfió de eso. El tipo se salió del salón y pues obviamente todos empezamos a hablar.

También recuerdo que no nos calificó mucho. Lo único que rescato del tipo eran sus métodos explicativos, el tipo dominaba muy bien el tema.

Iván Duque nunca llegaba a tiempo a clase, o si llegaba, llegaba tarde y dictaba como 15 minutos y se iba, qué estrés. Incluso sé de mucha gente que fue a la escuela de la facultad a poner la queja por las ausencias y las llegadas tardes del profesor, era un descaro. Primero no avisaba nada y segundo, la cantidad de veces que faltaba era impresionante. Yo hasta pensé que en un momento del semestre lo iban a reemplazar. Es que en serio nunca veíamos clase con él. Yo vivo en Cajicá, y el trayecto hasta mi universidad no es cortico. Entonces, que el tipo no llegara o no avisara que no iba o cuando cancelaba, me acuerdo que canceló clases un día cuando yo ya estaba llegando a la universidad.

Muchos profesores que se están dedicando a ejercer políticamente hacen lo mismo y yo pienso: si no tienen tiempo para ser profesores no lo sean, no dejen siempre a los estudiantes sin clase, ni nos pongan a un monitor, yo creo que eso era lo que le pasaba al man.

No me sorprendió tanto que Duque quedara como presidente, desde que tuvimos esa clase con él sabíamos que se iba a lanzar a la presidencia, me acuerdo muchísimo. Y respecto a su gestión, yo siento que el tipo no tiene una dirección con las decisiones que está tomando con el país. No tiene concordancia por cosas como el tema de los impuestos, ahoritica ya no está aplicando pensamientos que tenía de la manera que debería. La forma de campaña de Duque engañó muchísimo a las personas. Ahora muchos se están dando cuenta de por quién votaron.

Laura Peñuela, 20 años

La clase que Duque me dictaba era Historia Política de las Civilizaciones y yo quedé con esa materia en 4.6. Duque hizo el primer parcial y el parcial final. No le gustaba casi hacer quizes, en realidad solo nos calificaba en los parciales.

La clase con él era dinámica. Nos ponía videos o películas para debatir en clase y le gustaba explicar las civilizaciones con diapositivas. También era muy puntual; no cancelaba la clase porque en esa época él era senador y pienso que tenía el tiempo. Nuestro grupo nunca salió del aula pero tengo entendido que después de mi grupo empezó a hacer salidas al Congreso, a que conocieran la comisión de él.

Recuerdo que nos hizo comprar un libro de Francis Fukuyama y esa vaina era como una Biblia. Era absurdo ponerse a leer ese libro, era muy extenso y era carísimo, recuerdo que un compañero lo compró y le salió como por 300 mil pesos.

A mí me pareció un buen profesor, en mi criterio.

Cuando Iván Duque quedó de presidente me sentí muy emocionada, yo soy militante del partido Centro Democrático y la verdad me gustó mucho haber tenido esa oportunidad de tenerlo en una clase. De por sí, es bien importante para mí llevarse bien con los profesores, y yo me la llevo muy bien los profesores que he conocido durante los semestres, uno no sabe si en el futuro van a ser ellos los que le den la mano a uno con una oportunidad laboral. Yo sí me siento muy afortunada de haberlo conocido y el día de mañana poderlo decir con orgullo, no a cualquiera le dicta clase un presidente, eso es muy importante.

Como yo soy militante del partido, a veces lo encuentro en eventos, y él cuando me ve me reconoce y se me acerca, eso también se me hace muy importante y satisfactorio porque uno debe aprovechar las oportunidades que da la universidad. Así uno como estudiante no haya conocido a Iván, decir que estudió en la universidad del presidente tiene mucha relevancia. Me encanta haberlo conocido y que cuando me vea me reconozca, es muy chévere.

* Algunos nombres fueron cambiados y se quitaron algunos apellidos por petición de los y las estudiantes.