Una olfateada profunda al porno de pedos

"Para intensificar la experiencia de ver pornografía, me tocaba el trasero y me olía el dedo. Era como oler la suciedad del video".

por Samantha Cole; traducido por Daniela Silva
12 Marzo 2019, 4:00am

Ilustración de Cathryn Virginia

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

Los enlaces y videos en este artículo pueden ser considerados NSFW

Mientras escribía este artículo, vi a Bunny Ratchet tirarse pedos docenas de veces. Los deja salir mientras camina por el pasillo de una tienda, hace burbujas con ellos en el baño; lo saca a través de sus tangas, jeans y leggings de cuero, o simplemente se los echa en el pito de su novio. Ya casi llego al punto de imaginarme el olor tan solo de ver. Nunca había escuchado y visto tantos pedos en mi vida como esta semana.

Ratchet es una de las pocas artistas que se especializan en el porno de pedos. Lleva solo un mes haciendo pornografía, pero en ese mes, ha publicado 15 videos en Pornhub y ha acumulado más de 100,000 visitas –principalmente de personas que buscan este tipo de contenido. Al escribir la palabra "pedo" en la plataforma, salen casi 10,000 videos, en su mayoría de mujeres solas apuntando su culo a la cámara y pedorréandose.

El fetichismo de pedos –conocido clínicamente como eproctofilia– implica la excitación sexual al ver que alguien expulsa gases. Esa es la definición general; se vuelve más complicado. Puede significar el acto sumiso de que alguien te pedorree, o el dominio de tirarse pedos en otra persona. Algunos entusiastas dicen que el olor los prende, mientras que otros disfrutan del sonido. Hay entusiastas que se van por el porno con excremento, o se echan pedos en la comida (pero no venimos a hablar de "cakefarts.com" el sitio web de bromas de Aughts, esto es mucho más serio que echarse pedos en un pastel).

Para aquellos que los aman, hay cientos de formas de disfrutar un pedo, pero la mayoría de los fetichistas con los que hablé dijeron que era algo más que el gas. Es la intimidad de un sonido despreocupado entre amantes. Es observar la yuxtaposición de una mujer hermosa pedorréandose, gimiendo y teniendo un orgasmo mientras lo hace. Algunos dicen que es una cuestión de BDSM: el pensamiento de que alguien que le tire un pedo en la cara a otra persona y que no tenga escapatoria.

Para llegar al fondo de este fetiche tabú, hablé con entusiastas, terapeutas y practicantes de estehermoso arte.



Un pedo que podrías reconocer en cualquier lugar

A diferencia de otros problemas que hemos investigado, este fetiche no evolucionó a partir de la cultura popular o del internet. Ponerse cachondo con los pedos se remonta, al menos hasta principios del siglo XX.

"Para intensificar la experiencia de ver pornografía, me tocaba el trasero y me olía el dedo. Era como oler la suciedad del video"

Empecemos con un ejemplo clásico de un fetichista de pedos bien documentado: novelista, poeta y autor de Ulysses, James Augustine Aloysius Joyce. Escribió estas palabras en una carta para su querida esposa Nora en 1909:

Tenías un culo lleno de pedos aquella noche, querida, y con la cogida salieron todos para afuera, gruesos camaradas, otros más ventosos, rápidos y pequeños requiebros alegres y una gran cantidad de peditos sucios que terminaron en un largo chorrear de tu agujero. Es delicioso cogerse a una mujer con pedos cuando cada embestida le saca uno. Estoy seguro que reconocería los pedos de Nora en cualquier parte. Estoy seguro que podría reconocer los de ella en un cuarto lleno de mujeres flatulentas. Es un ruido mucho más juvenil, que en nada se parece a los flatos húmedos que deben poseer las esposas gordas. Es más repentino y seco y sucio como el que imagino haría para divertirse una muchacha desnuda en el dormitorio de la escuela por la noche. Espero que Nora dejará escapar sus gases en mi rostro para que también pueda conocer su olor.

No se sabe qué fue lo que desencadenó el fetiche para Joyce, o si era un fanático de todos los pedos o solo los de Nora. Pero para los amantes de los pedos modernos, el encanto muchas veces comienza desde sus años de formación. Y el internet sin duda ayuda a ese auto-descubrimiento.

"Mi primer recuerdo de un video de pedos fue el de una señora que le prendía fuego a sus pedos", me contó por correo electrónico el novio de Ratchet, un estudiante de cine con quien ella colabora y, a veces, coprotagonista. “Lo vi mientras miraba pornografía en internet a una edad temprana, probablemente alrededor de los 12 años... Para intensificar la experiencia de ver pornografía, me tocaba el trasero y me olía el dedo. Era como oler la suciedad del video. "Para mí el olor realmente intensificaba la experiencia, y creo que, finalmente, ver a una chica tirarse un pedo era la traducción perfecta para ese olor".

El usuario de Reddit Throwaway_101101_, quien controla el subreddit r/girlsfarting (chicas pedorréandose), me dijo por mensaje que es "bastante difícil" identificar cómo comenzó su fetiche. "Creo que crecer viendo caricaturas infantiles que presentan mucho humor con pedos y cosas así definitivamente contribuyó al fetiche, entonces un día encontré un video de una chica que se tiraba pedos en YouTube y desde entonces he tenido el fetiche".

u/NoNoItsTotallyNormal, quien controla el subreddit r/eproctophilia, me dijo por mensaje que incluso antes de que aprendiera sobre el sexo, sabía que los pedos eran especiales para él.

"La idea de pedorrearse me ha dado una sensación extraña desde que tengo memoria", dijo. "De hecho, mucho antes de que supiera qué era el sexo o la excitación". Él cree que " así nació", y que el fetichismo no es una opción, sino más bien un despertar.

“Una expectativa de belleza, irónica”

Yo me inclino por esto: el sonido de mis compañeros de escuela tirándose pedos en clase nunca me provocó nada. Pero para otros, eso los pudo haber confundido o excitado. Le pregunté a Debra Laino, sexóloga clínica certificada y terapeuta de relaciones, qué es lo hace que a una persona le parezcan atractivos los pedos. Aunque me dijo por correo electrónico que nunca había tenido un cliente con fetiche de pedos, tiene algunas teorías.

"Si estás cerca de la persona que amas y no puedes echarte un pedo, es una pena"

"Los fetiches, en general, pueden comenzar por muchas razones, como un enamoramiento prematuro por alguien que se tira pedos y esa ansiedad o vergüenza se pueden transformar en excitación (lo que se denomina como impronta sexual), o durante el sexo si alguien se echa un pedo y está conectado a una alta excitación (como justo antes del orgasmo)", dijo. "Otra idea es que una mujer hermosa que tiene un lado 'asqueroso' la hace misteriosa y excitante al mismo tiempo y puede atraer a un hombre que tiene una expectativa de belleza, irónica".

Justin Lehmiller, investigador del Instituto Kinsey y autor de Tell Me What You Want, me dijo por correo electrónico que, para algunos, el fetichismo de los pedos es un comportamiento aprendido. "Muchos fetiches sexuales se aprenden a través del condicionamiento clásico, en el que un estímulo neutral se vuelve excitante sexualmente como resultado de la combinación repetida con un estímulo que se despierta", dijo. "Otros fetiches se pueden aprender a través del refuerzo positivo: si te involucras en algún comportamiento y experimentas un orgasmo particularmente poderoso, esa recompensa te llevará a querer repetir el comportamiento".

Entonces la perversión se perpetúa: miras porno de pedos, tienes un orgasmo muy bueno y empiezas a asociar los pedos con los buenos orgasmos.

La autenticidad del pedo

Ya que establecimos por qué las personas se involucran sexualmente con los pedos, es hora de abordar lo que hasta los fetichistas de pedo más experimentados se preguntan: ¿Cómo le hacen para pedorrearse tan seguido?

Algunas actrices prueban con efectos de sonido superpuestos a los videos o con pedos pregrabados y editados en los videos. Bunny Ratchet utiliza un método de inserción, utilizando una lavativa para forzar un poco de aire hacia arriba en el orificio para simular un pedo natural justo antes de filmar.

"El sonido, y la dirección del pedo tiene mucha importancia si eres un 'purista de pedos', por eso tenemos que ser lo más genuinos posible", me dijo. "Algunos fanáticos pueden ser reacios a la idea de que sea un pedo falso, pero mi respuesta oficial es que te reto a que intentes insertar aire en tu trasero y luego tirarte un pedo". Puedo asegurarte que se vuelve muy natural y que el olor es real".

La autenticidad del pedo es importante porque, como mencionábamos, no se trata solo del sonido o del olor. No se trata del pedo en absoluto, sino de lo que representa.

“Vivimos en una sociedad donde pedorrearse es tabú. Se supone que no debes echarte un pedo enfrente de los demás", dijo NoNoItsTotallyNormal. “Si te tiras un pedo y huele horrible, te dará vergüenza, te verás sucio o alguien se burlará de ti. Se supone que debes sentirte avergonzado de hacerlo enfrente de otros. Así que, de una manera extraña, eso hace que el acto de tirarse pedos libremente enfrente de los demás o incluso hacerlo intencionalmente, sea algo íntimo porque estás compartiendo una cosa que intentas esconder de los demás". Se trata de compartir algo que el resto de la sociedad considera repugnante.

"Creo que muchas chicas se beneficiarían si sintieran que pueden tirarse un pedo abiertamente, por eso es triste cuando escucho que se tienen que aguantar todo el tiempo", dijo Ratchet. "Si estás cerca de la persona que amas y no puedes tirarte un pedo, es una pena... Si realmente te enamoras de alguien, no deberían juzgarte cuando se lo digas. El amor es aceptar a la otra persona por lo que es".