Publicidad
VICE News

¿Está Instagram al servicio del Kremlin? La oposición rusa así lo cree

Alexei Navalny​, el joven político considerado el principal enemigo de Vladimir Putin, acusó a esta red social de ceder a las órdenes de censura del Kremlin, pues bajó dos videos virales de denuncia.

por Greg Walters; traducido por Adan Michel
16 Febrero 2018, 1:00pm

Imagen vía Alexei Nikolsky/Sputnik/Kremlin Pool Photo/AP

Alexei Navalny, líder de la oposición rusa y considerado el principal enemigo de Vladimir Putin, acusó a Instagram de ceder a las órdenes de censura del Kremlin, sumando aún más controversia a la creciente batalla por el control en internet y las redes sociales poco antes de las elecciones que se realizarán el mes siguiente.

Instagram y YouTube han estado envueltos en una batalla de estira y afloja entre la oposición de Rusia y el gobierno, en la cual las autoridades han amenazado con bloquear ambos servicios en el país si éstos no eliminan contenido relacionado a un incendiario video de investigación subido a la red por Navalny la semana pasada.

El jueves pasado, Instagram, plataforma propiedad de Facebook, aparentemente cedió a una orden de la corte rusa para eliminar dos publicaciones relacionadas con la disputa, según lo ordenado por las autoridades legales. Ante esto, Navalny acusó a Instagram de ceder ante la presión del Kremlin.

“¡Qué vergüenza @instagram!”, escribió en su cuenta de Twitter Navalny. “@instagram decidió cumplir con la solicitud de censura ilegal rusa y borrar cierto contenido”.

Ni Instagram, ni Facebook respondieron a las peticiones de información de VICE News al momento de esta publicación.

Por otro lado, el propio sitio de Navalny también fue bloqueado el jueves. El organismo estatal Roskomnadzor —encargado de regular y vigilar los medios de comunicación— aseguró estar a la espera de una respuesta por parte de YouTube, mientras aguarda una decisión positiva de Google”, de acuerdo con medios rusos.

La polémica de todo esto comenzó cuando Navalny publicó un video de investigación de 25 minutos en el cual aseguraba que el poderoso oligarca Oleg Deripaska sobornó a un importante oficial de gobierno con un entretenido viaje de tres días en yate por la costa de Noruega, acompañado además de varias mujeres contratadas para “servicios de escort”.

Para realizar dicho video, Navalny se sirvió de contenido disponible en la extravagante y provocativa cuenta de Instagram que posee una joven que se ostenta con el nombre de Nastya Rybka, quien compartió fotografías de ella con Deripaska en el yate, además de un video en el que ella aparece asegurando tener un “relación” con el oficial.


Relacionado: ¿Estamos abusando de Instagram Stories?


Ante esto, Deripaska presentó una demanda la semana pasada en una corte legal para solicitar que los contenidos de YouTube e Instagram relacionados fueran bloqueados, obteniendo un fallo preliminar favorable.

Ahora Facebook y Google se han visto involucrados en todo el asunto, y el gobierno ruso ha aumentado la presión sobre estos dos gigantes de las redes sociales.

El mismo jueves en que apreció el video de Navalny, Roskomnadzor anunció haber tenido una reunión con un alto miembro del equipo de Facebook en Moscú. En dicha reunión, el organismo regulador informó a los ejecutivos que realizaría una inspección más adelante, pero este mismo año para asegurarse de que las operaciones de Facebook se apeguen a la ley rusa.

Navanly es un joven político de de 41 años que ha emprendido una campaña de videos virales a través de las redes, que denuncian la corrupción de las élites, y ello le ha granjeado la simpatía de muchos jóvenes.

Es un abogado carismático y bloguero "anticorrupción", y fue el primero que señaló al partido de Gobierno Rusia Unida como un grupo de "ladinos y ladrones", adjetivos que siguen siendo habituales en las manifestaciones contra el gobierno ruso.

Imagen de portada: Imagen vía Alexei Nikolsky/Sputnik/Kremlin Pool Photo/AP.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
Instagram
Facebook
Putin
Rusia
censura
redes sociales
libertad de prensa