Publicidad
Suiza

Suiza se niega a abandonar el uso de energía nuclear a pesar de los riesgos de un desastre

A pesar de que el gobierno quiere abandonar la energía nuclear eventualmente, por ahora no tiene otra forma de abastecer a los 1,6 millones de hogares. Sin embargo, ambientalistas temen que pueda ocurrir un desastre como el de Fukushima en 2011.

por VICE News and Reuters
14 Octubre 2016, 1:09pm

Foto di Olivier Hoslet/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Ciudadanos suizos y ambientalistas han puesto en marcha una iniciativa para que su gobierno cierre tres plantas nucleares el siguiente año, esto con el fin de reducir el riesgo de un posible desastre nuclear y para aprovechar otras fuentes de energía. La propuesta será votada en noviembre próximo, pero las autoridades ya la han rechazado.

A pesar de que el gobierno quiere abandonar la energía nuclear eventualmente, Doris Leuthard, ministro de Energía, dijo en una conferencia de prensa que el referéndum, programado para el siguiente 27 de noviembre, es prematuro, ya que impide que Suiza busque un reemplazo a la generación de energía renovable.

La iniciativa, por la cual han presionado grupos como Greenpeace y el Partido Verde suizo, cerraría los reactores de Beznau y Mühleberg en 2017, y dos estaciones más en 2024 y 2029.

Sin embargo, un cierre repentino dejaría a Suiza sin seguridad energética, y tendría que depender de las plantas de carbón de Alemania, además haría que la empresas de servicios públicos exigieran tarifas especiales a los ciudadanos, de acuerdo con Leuthard.

"Los contribuyentes estarían en aprietos", comentó la ministro.

Japón quiere reabrir sus plantas nucleares, pero no lo tiene fácil. Leer más aquí.

El cierre de plantas nucleares obligaría a Suiza a buscar en tiempo récord una alternativa para proveer los más de 1.000 megawatts de poder que se necesitan para alimentar a los 1,6 millones de hogares, explicó la jefa ejecutiva de l compañía de energía BKW, Suzanne Thoma.

"Asumimos que siempre tendremos energía eléctrica", expresó Thoma. "Cuando no está disponible, todo se desmorona".

El fantasma de Fukushima

La iniciativa para abandonar la energía nuclear fue lanzada después del desastre de Fukushima, en 2011, lo cual llevó a varios países, Alemania entre ellos, a repensar su política energética.

Los autores de la iniciativa afirman que además de aumentar la seguridad de sus habitantes, Suiza podría ahorrar dinero y acelerar los esfuerzos para apostar por la energía eólica y solar.

Kaspar Schuler, vocero de la propuesta, insiste en que su planteamiento es viable: la estación nuclear más grande de Suiza, ubicada en Leibstadt, ha estado fuera de uso desde el pasado 2 de agosto y un reactor de Beznau fue apagado en 2015, todo sin interrumpir el abastecimiento de energía.

Este es el 'club' de países que tiene 17.000 armas nucleares listas para explotar. Leer más aquí.

"Ahora tenemos mucha más capacidad de electricidad fuera de línea debido a las interrupciones imprevistas gracias a una iniciativa exitosa", dijo Schuler a Reuters. "Y nada ha pasado".

Sin embargo, La ministro Leuthard apuesta por el plan a mediano plazo y ha dicho que el programa "Energy Strategy 2050" del gobierno suizo conseguirá resultados similares: la prohibición de estaciones nucleares, aunado al uso de fuentes renovables y medidas reductoras en el consumo.

Sin embargo, el programa está amenazado por el Partido Popular Suizo, el miembro más poderosos del parlamento, quien presiona para realizar el referéndum. El programa "Energy Strategy 2050", dicen, resulta costoso, no es efectivo y es una "intrusión masiva en la vida de los ciudadanos", explicó el partido la semana pasada, por lo que apuestan a ganar el reférendum de próximo noviembre e iniciar la clausura de plantas nucleares lo antes posible.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
Fukushima
Europa
greenpeace
energía nuclear
medioambiente
desastre nuclear
Energía renovable
partido verde suizo