Política

La propuesta de "policía, armas y cárcel" de Bolsonaro puede empeorar la seguridad en Brasil

Los expertos comentan soluciones sencillas para los problemas complejos del programa de gobierno de Jair Bolsonaro (PSL).

por Gislene Ramos; traducido por Daniela Silva
07 Noviembre 2018, 2:00pm

Artículo publicado originalmente por VICE Brasil.

Soluciones sencillas para problemas complejos. Es así como podemos analizar el proyecto del presidente electo Jair Bolsonaro (PSL) para la seguridad pública. La presentación de PowerPoint que registró en el Tribunal Superior Electoral (TSE) se basa en el lema "Brasil por encima de todo, y Dios por encima de todos" y propone el "Proyecto Fénix", que establece una relación directa entre la cuestión de la seguridad y la corrupción.

La presentación sigue el mismo tono de toda la campaña del exmilitar: utiliza frases pegadizas que simplifican enormemente los problemas y sus soluciones, y no dan muchos detalles de cómo el posible gobierno de Bolsonaro efectivamente ejecutaría esas propuestas. Y ya que el presidente electo no participó en ningún debate sobre sus propuestas en la segunda vuelta (tras el atentado en Juiz de Fora, Bolsonaro no participó en ningún otro evento con otros competidores al cargo máximo del Estado brasileño), su plan todavía es bastante oscuro.

Sin embargo, haciendo un ejercicio de buena voluntad analítica, juntamos pedazos y retazos del plan del exmilitar y conversamos con expertos sobre estas ideas. En resumen, Bolsonaro propone el fortalecimiento de la policía, la autorización de la portación de armas y el reforzamiento de las leyes penales.

El hecho es que las propuestas para la seguridad pública de Bolsonaro preocupan a los especialistas y profesionales del área. Las posibles medidas, en conjunto, forman un peligroso trípode de soluciones: policía, armas y cárcel. A continuación, podrán entender en mayor detalle que, en general, el tono populista del plan no cambiará estructuralmente los altos índices de crímenes registrados en Brasil en los últimos años. En el peor de los casos, puede incluso agravar algunos de estos problemas.

Lee a continuación un resumen de las propuestas y cuál es el efecto práctico de ellas bajo la visión de quien estudia o trabaja más profundamente la importante cuestión de seguridad pública de Brasil.

Projeto Fênix - Segurança e Combate à Corrupção
Presentación de las propuestas para seguridad pública de Jair Bolsonaro (PSL), titulada Proyecto Fénix - Seguridad y Combate a la Corrupción. Foto: Reprodução

Policía: licencia para matar

Una de las principales propuestas es el "excluyente de ilicitud", el cual ya está previsto en el Código Penal en casos de legítima defensa, pero el proyecto se justifica de la siguiente forma: "Los policías necesitan estar seguros de que, en el ejercicio de su actividad profesional, serán protegidos por una retaguardia jurídica", es decir, no se responsabilizará criminalmente a los policías por homicidios ocurridos durante la operación.

De acuerdo con la descripción del plan de Bolsonaro, sólo el 2 por ciento de muertes violentas en Brasil resultan de acciones policiales en 2016, pero el presidente electo olvidó poner en la diapositiva que el año pasado hubo 5.144 muertos en intervenciones policiales. Según el anuario del Foro Brasileño de Seguridad Pública, tuvieron el equivalente a 14 civiles muertos en intervenciones policiales por día.

Para el policía militar Pedro dos Santos, hay un retroceso en la propuesta. "No puedes simplemente matar y dejar sin investigación, pues de lo contrario se abre un precedente de autorización para matar. "Se volverá como en el viejo Oeste", alerta el policía.

El coordinador de Atlas da Violência y técnico del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), Daniel Cerqueira, explica que "cuando se alimenta la guerra contra el criminal, en vez de luchar contra el crimen, y no invertir en una política inteligente de reducción de la delincuencia, se incrementa una espiral de violencias entre criminales y policías. Muchos profesionales están enfermos por este contexto y retórica de guerra. En Brasil, por todos los ciudadanos que se suicidan, tres policías también se quitan la vida".

Otra frase del proyecto: "Invertir fuertemente en equipos, tecnología, inteligencia y capacidad investigativa de las fuerzas policiales". De hecho, la inversión en inteligencia es algo crucial para la mejora de la policía, como explica Cerqueira: "Brasil tiene un sistema basado en grandes números de policía militar, vehículos en las calles, vigilancia policial ostensiva, pero no hay investigación". Según Cerqueira, hay que retirar de circulación a los grandes criminales, quienes irán presos no por un delito inflagranti, sino a través de una investigación policial.

Cárcel: arrestar y dejar en prisión

"¡Acabar con el beneficio de la progresión de condenas y las salidas temporales!", además de reducir la edad de responsabilidad penal a los 16 años, son propuestas de Bolsonaro. Según la doctora en Sociología e investigadora del Grupo de Estudios sobre Violencia y Administración de Conflictos de la UFSCar, Giane Silvestre, Brasil ocupa en la actualidad el cuarto lugar en el ranking mundial de encarcelamiento. "Se mata mucho y se arresta mucho, sin embargo, cerca del 75 por ciento son por crímenes patrimoniales y crímenes relacionados con el tráfico de drogas", comenta.

Además, de acuerdo con la investigación del IPEA, el 70 por ciento de los encarcelados son arrestados en flagrancia. "Son prisiones de baja calidad en donde encuentras desde ladrones de gallinas, jóvenes que roban celulares hasta traficantes de marihuana", explica Cerqueira. En ese sentido, tal medida sólo agravaría aún más el problema del encarcelamiento masivo en el país.

Armas: ¿defensa legítima?

"¡Reformular el Estatuto del Desarme para garantizar el derecho del ciudadano a la LEGÍTIMA DEFENSA suya, de sus familiares, de su propiedad y la de terceros!". Es así que el presidente electo defiende una de sus propuestas más polémicas. Para Cerqueira, las armas en realidad son un elemento de inseguridad: "Diversas investigaciones demuestran que en residencias con armas hay cinco veces más probabilidades de que ocurra un suicidio", relata.

"Una investigación del Ministerio Público de São Paulo muestra que una víctima de robo, si está armada, tiene un 56 por ciento de probabilidad de sufrir un homicidio. Además de los conflictos interpersonales, como peleas entre vecinos, peleas en bares, discusiones políticas, cuestiones pasionales que dan lugar a altas tasas de feminicidio", explica Cerqueira. Estos datos también son parte del Atlas da Violência.

Para el policía militar Pedro dos Santos, la cuestión de la valorización del profesional también es importante. "Todo el mundo está siendo descuidado, desde la selección hasta la jubilación. Los profesionales de seguridad necesitan y deben ser valorados, bien remunerados, bien seleccionados, bien formados y vigilados". Para él, combatir el crimen es importante, pero apostar sólo en la confrontación dará resultados más inmediatos y mediáticos que efectivamente prácticos.

Para Silvestre, la profunda desigualdad social y racial de Brasil tiene impacto directo no sólo en la seguridad, sino también en la educación, la cultura, el acceso a la justicia, etc. "Comprendemos que la seguridad pública no puede ser tratada con soluciones simplistas, debe ser pensada de forma amplia e involucrar políticas sociales, inclusivas y preventivas."

* Nombre ficticio. El policía no quiso identificarse por miedo a represalias.

Sigue a VICE Brasil en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.