Publicidad
VICE News

Así es como estos 500 hombres protegen a su pequeño pueblo iraquí del Estado Islámico

La localidad de Al-Hamdaniya no está dispuesta a permitir que el grupo terrorista regrese a despojarlos. Por eso ahora varios centenares de hombres, convertidos en soldados, resguardan las ruinas de su pueblo con la esperanza de volver a habitarlo.

por Billy Briggs
16 Junio 2017, 3:25am
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El Estado Islámico (EI) se aferra a Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak; pero la coalición de fuerzas de Estados Unidos e Irak emprenden una batalla sangrienta para retomar la ciudad. Aunque el grupo terrorista podría estar en retirada, un pueblo cercano está decidido a proteger sus tierras para volverlas a habitar.

A las afueras de Mosul está Al-Hamdaniya, un pueblo que fue destruido casi en su totalidad por el Estado Islámico en 2014. Ahora, un grupo de residentes resguarda las ruinas, y patrulla las calles con el objetivo de mantener alejados a los terroristas. Este pequeño grupo de hombres tiene la esperanza de que un día sus familias y sus vecinos regresen a salvo a casa.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Cuando EI avanzó a través de la región en agosto de 2014, los cristianos, que consideraban esta zona como su hogar, se vieron forzados a irse. Primero se fueron las mujeres y los niños, pero luego le siguieron los hombres que se habían quedado ahí, con la esperanza de que SIS no invadiera su pueblo.

La derrota más dura para ISIS no es Mosul ni Raqqa, se llama Dabiq y está a punto de suceder. Lee más aquí.

"Cuatro de mis hijos se querían quedar —todos son ingenieros—. Ellos dijeron 'no nos iremos porque tal vez EI nunca venga'", dijo Behanan Aboush, quien está guarecido en las instalaciones de las Unidades para la Protección de la Meseta de Nínive (NPU, por sus siglas en inglés) en Al-Hamdaniya.

Aboush es fundador y líder la NPU, una organización militar creada a inicios de 2015 por cristianos asirios para resistir contra las agresiones del EI que se expanden hacia las llanuras de Nínive. Aboush relata que los soldados del EI asesinan a quien les place y por la fuerza convierten al islam a minorías de otras religiones. Un estimado de 100.000 cristianos dejaron sus hogares.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Un día, a altas hora de una noche, Aboush recibió información de que el grupo Islamista se dirigía hacia el pueblo. Entonces llamó a sus hijos y les pidió que huyeran junto con quienes estuvieran cerca.

Las adolescentes londinenses que se unieron a ISIS y contrajeron matrimonio, ahora son viudas. Leer más aquí.

"Presencié el desastre que la gente estaba enfrentando en ese momento", dice Aboush. "Cuando vi todo eso, empecé a pensar, 'Tengo que hacer algo para proteger a mi gente y a esta región'".

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Alrededor de 50.000 personas vivían en Al-Hamdaniya, el más grande pueblo cristiano en Irak, pero los residentes huyeron al tiempo en que el EI se acercaba. Cuando llegaron los soldados, solamente quedaban 35 personas, de acuerdo con Aboush. Alguno de ellos, luego se las arreglaron para escapar, pero cuatro personas fueron asesinados durante la ocupación y otros cuatro todavía están desaparecidos.

Aboush, un ex soldado que formaba parte de la fuerza aérea iraquí, creó una defensa militar para proteger Al-Hamdniya y otras zonas cristianas cuando los ataques de EI comenzaron. Empezó apenas con 15 soldados, pero actualmente son alrededor de 500 hombres que han sido entrenados por los fuerzas iraquíes y estadounidenses.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

"La NPU es una apuesta por cuidar a nuestra gente. Estamos haciendo lo mejor que podemos para protegerlos y ayudarlos. Vimos lo que les pasó a los yazidíes y ni siquiera las grandes fuerzas pudieron ayudarlos. Sentimos mucha pena por los yazidíes", dice Aboush.

El pueblo fue liberado el 21 de octubre de 2016, luego de dos años de que el Estado Islámico lo invadiera. Cuando VICE News visitó el pueblo en mayo, nadie había podido regresar a sus hogares. Gran parte de la zona fue destruída —alrededor del 75 por ciento de los edificios fue severamente dañado— antes de que el grupo terrorista se replegara de Mosul. La reconstrucción costará millones de dólares, y el proceso podría tomar años.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

El gobierno iraquí les paga 400 dólares al mes a los soldados de NPU. Se trata de hombres ordinarios que alguna vez trabajaron en fábricas y tenían pequeños negocios, pero que ahora patrullan la zona con licencia para matar.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Hoy, Al-Hamdaniya es un pueblo fantasma, desértico, donde el desastre producido por el EI es evidente. Destruyeron todo en su retirada. Atacaron y quemaron también la antigua Iglesia Católica Siria de Mar Behnam, profanando su altar y destruyendo su campanario.

Hay graffiti negro esparcido en todos lados, pues el EI marcó casas cristianas con la letra "N" en su equivalente árabe para denostar el término "Nazareno".

El Estado Islámico está desarrollando sus propias redes sociales. Leer más aquí.

El NPU ha instalado un punto de vigilancia armado con una ametralladora que fue hecha en Rusia –una Dushka—. También han construido una trinchera en el perímetro del pueblo para protegerse en caso de que los extremistas regresen.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

"Nuestro entrenamiento duró seis meses", dijo Amar Yashuh, quien fue policía en el pueblo. Su casa fue completamente destruida, igual que la casa de otro soldado llamado Saddam, quien dijo que su esposa y cuatro hijos están viviendo en la ciudad kurda de Erbil.

Las casas que fueron ocupadas por los soldados del EI siguen de pie, llenas de mantas y bolsas de dormir. En una casa, hay una botella de shampoo y un par de shorts de mezclilla. En el suelo está tirado un teléfono celular roto.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Los soldados ignoran lo que el futuro le depara al pueblo de Al-Hamdaniya. Sólo quieren que la paz regrese, pero una vez que Mosul sea liberada del EI, AL-Hamdaniya tendrá otros retos, pues la tensión entre kurdos e iraquíes por la disputa de las tierras es una burbuja que explotará tarde o temprano.

¿Por qué el Estado Islámico eligió Londres para su más reciente acto terrorista? Lee más aquí.

(Imagen vía Angela Catlin/VICE News)

Aboush es consciente de este problema, y dice que deberá ser decidido por la gente.

"Me gustaría que la gente (residentes del pueblo) tuviera un voto en el futuro. Ya sea para ser parte de Irak o parte de la tierra controlada por el Gobierno Regional Kurdo, y que la gente respete ese voto", dice. "Más que nada, queremos tener nuestra seguridad en nuestras manos".

***Billy Briggs es un periodista freelance premiado, que ha trabajado para medios como The Guardian, The Times, Al Jazeera, y la BBC. Angela Catlin es una fotógrafa freelance interesada en los problemas humanitarios y sociales.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs