Publicidad
Drogas

Uno de los cárteles más grandes de México está tratando de controlar el oeste del país

En un cambio en la guerra contra las drogas, el Cártel de Jalisco Nueva Generación se enfrenta a rivales en el suroeste de México y lucha contra el gobierno.

por Deborah Bonello; traducido por Daniela Silva
05 Junio 2019, 11:30pm

Un miembro de un grupo de autodefensa en Michoacán en 2014. Algunos de estos grupos están acusados de ser leales a las bandas de narcotraficantes. Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

En un video circulando por internet, dos docenas de camionetas y autos se alinean uno detrás del otro en una carretera rural, con los motores en marcha. En la parte de atrás de las camionetas se encuentran hombres armados hasta el cuello, con sus caras ocultas con bufandas adornadas con calaveras. Otros hombres, también armados, están en la carretera, las puertas de sus autos se abren cuando el chico que está grabando les ordena que entren. Cierran las puertas de golpe, se dan la vuelta y alguien grita, "¡Viva la Nueva Generación!".

A los costados de casi todos los vehículos están impresas las letras CJNG: Cártel de Jalisco Nueva Generación, uno de los dos cárteles de drogas más poderosos de México. La descarada demostración de fuerza y el impulso de las redes sociales es parte de la última oferta del cártel por un nuevo territorio a lo largo de la costa suroeste de México: el estado natal del cártel de Jalisco y otros territorios al norte de Michoacán, que ahora también quiere dominar. Como resultado, se están desatando batallas con armas de fuego entre bandos criminales y atentados contra policías y patrullas militares, casi todos los días.

"Este es un desafío para el nuevo gobierno [del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador]", dijo Ricardo Raphael, autor, periodista y analista de seguridad.



El video surgió horas antes de un tiroteo en la ciudad de Zamora, en el estado sureño de Michoacán. En las primeras horas del domingo, 26 de mayo, cuatro policías fueron asesinados y nueve más fueron hospitalizados cuando fueron emboscados por lo que los medios locales denominaron como "civiles armados" en unas 30 camionetas marcadas con las siglas CJNG. Un mes antes, el jefe de la policía local fue asesinado a tiros en la misma ciudad, y el 22 de mayo, unas nueve personas murieron durante un tiroteo, supuestamente entre bandas de delincuentes rivales, en la ciudad de Uruapan, a dos horas en coche. Otros informes surgieron la semana pasada sobre enfrentamientos armados entre el CJNG y un grupo llamado Las Viagras que dejó más muertos en ambos lados.

En la misma semana, un grupo de soldados fue atacado por hombres armados en un pueblo llamado La Huacana. Los informes de prensa dijeron que los agresores armados (presuntos integrantes de bandos criminales) huyeron después de intentar ahuyentar a los soldados, pero que los lugareños que actuaban en defensa de los mafiosos detuvieron a los soldados y sus armas durante unas horas. El evento fue capturado en un video de celular. Desarmar a los soldados en México es muy raro, y el incidente es un ejemplo de cómo el crimen organizado está incorporado y es apoyado por algunas comunidades rurales, y de la falta del imperio de la ley.

Michoacán es uno de los estados más problemáticos de México en el contexto de la guerra contra el narcotráfico que duró más de una década en el país. Los campos de aguacate coexisten con plantaciones de amapola clandestina y marihuana. Laboratorios de metanfetamina, y cada vez más laboratorios de fentanilo, abarcan las colinas en estas tierras húmedas. Los levantamientos civiles aparecieron en los titulares en 2013 y 2014, cuando los grupos de autodefensa tomaron las armas en lo que consideraron una ausencia de protección estatal adecuada para defenderse contra los violentos y represivos cárteles de la droga que extorsionaban, violaban, saqueaban y mataban a la población local. Sin embargo, muchos miembros del cártel a menudo provenían de las mismas comunidades que se levantaron contra ellos, lo que a veces creaba alianzas sombrías entre las dos partes.

El movimiento de autodefensa a gran escala en Michoacán, que fue uno de los focos del documental nominado al Oscar Cartel Land, finalmente se derrumbó después de que fuera apropiado por el gobierno, pero continúan existiendo pequeños grupos de autodefensa. Hipólito Mora, quien fundó uno de los grupos más destacados de autodefensa en 2013, dijo que muchos fueron elegidos y financiados por los cárteles y que funcionaron como alas armadas de las células criminales locales. La organización de narcotraficantes del CJNG está en el proceso de intimidar y combatir a los grupos locales de trata de personas más pequeños, como Las Viagras, para que tomen el control, según Mora, por eso quieren tener tantos aliados armados como puedan. Las alianzas entre los diferentes sindicatos criminales que existieron durante y hasta la fecha, ahora están siendo declarados como terminados por los últimos ataques acreditados al CJNG.

"Estamos viviendo niveles de violencia que nunca hemos visto", le dijo Mora a VICE desde su ciudad natal de La Ruana en Michoacán. "Más que nada, se debe a la debilidad del gobierno aquí abajo. Necesitan hacer más".

Michoacán ha sido durante mucho tiempo un territorio disputado en las guerras criminales del país. Además de ser una importante zona de producción y cultivo de drogas, el estado alberga el puerto marítimo internacional de Lázaro Cárdenas, un punto clave de llegada de los químicos enviados desde Asia para producir metanfetamina y fentanilo. Pero los eventos recientes sugieren que el CJNG –el cual el gobierno de Estados Unidos declaró enemigo público en octubre del año pasado– está expandiendo aún más su organización a lo largo de la costa occidental de México, donde ya domina en estados igualmente productivos de drogas como Colima, Nayarit y Jalisco. La organización criminal es considerada por la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos como una amenaza tan poderosa como el Cártel de Sinaloa de Joaquín "el Chapo" Guzmán.

"El mensaje de esta semana del CJNG [a las pandillas rivales] es que 'somos mucho más poderosos y tenemos más control y armamento, así que no se metan con nosotros' ', dijo Raphael." El mensaje también es para el gobierno federal".

Falco Ernst, investigador principal del International Crisis Group en México, ha pasado un tiempo en Michoacán haciendo trabajo de campo sobre los cárteles y su impacto en los civiles. Dijo que las células locales y criminales pueden no estar tan dispuestas a darse la vuelta cuando se enfrentan con el CJNG, para los que Michoacán no es su casa.

"No me gustaría morir sin ver un gobierno fuerte, inteligente y dedicado a darnos la paz que necesitamos"

"Los grupos locales están profundamente arraigados en sus propias comunidades y tienen su propia inteligencia", dijo Ernst. "Ha habido intentos de apoderarse de los territorios e ingresar a esa zona, pero tanto la geografía del estado es muy accidentada y está vinculada a las poblaciones locales han hecho eso imposible de lograr eso".

Eso puede ser, pero el CJNG parece estar preparado para una pelea. Rafael anticipa que el cártel logrará una regla hegemónica –antes que compartir el poder– sobre Michoacán y dice que los otros grupos más pequeños no poseen los hombres o las armas para ahuyentarlos. "El CJNG quiere llegar a un acuerdo para controlar la zona por completo", dijo. "Son expertos en el control territorial y esa es su forma de expulsar a sus rivales".

El gobierno federal no proporcionó una entrevista sobre el futuro de la seguridad en Michoacán cuando fue contactado por VICE. El ministro de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, ha dicho públicamente que la nueva fuerza policial de élite, la Guardia Nacional, no se enviará al asediado estado mexicano hasta julio, dejando a los ciudadanos con la idea de que tienen que valerse por sí mismos, al menos hasta entonces. El gobernador del estado, Silvano Aureoles, anunció un nuevo impulso de seguridad en la ciudad de Zamora luego del enfrentamiento violento, pero también solicitó más apoyo de las fuerzas federales.

Pero mientras el gobierno se pone de acuerdo, ¿podría el estado ver un resurgimiento de los grupos armados civiles que mataron estas tierras hace cinco años? El analista de seguridad Jaime López espera que no: "Tener personas con armas fuera de la ley que deambulan por su comunidad siempre conduce a problemas con el tiempo".

Hasta el momento, Mora no tiene intención de volver a reunir a sus tropas civiles, aunque un pequeño número de otros sí lo han hecho. Esta vez, está apostando al gobierno, a pesar de su reacción tardía ante el nuevo aumento de la violencia.

"No me gustaría morir sin ver a un gobierno fuerte, inteligente y dedicado a darnos la paz que necesitamos", dijo Mora.

Sigue a Deborah Bonello en Twitter.