Fotos de las macrodiscotecas de Ibiza preparándose para la temporada más intensa

Quisimos saber qué aspecto tenían los clubes mientras se preparan para las hordas de turistas y juerguistas.

|
18 junio 2015, 3:00pm

Las discotecas son a Ibiza lo que los cruasanes a París. Desde finales de los ochenta, la isla es conocida como la meca del house, el trance y el hedonismo nocturno, lo que resulta bastante apropiado, ya que su nombre viene de Bes, la deidad egipcia de la música y el baile. Desde finales de mayo hasta los últimos días de septiembre, gente de todas partes acude a Ibiza en peregrinación para entregarse a sesiones maratónicas de alcohol, drogas y baile en las muchas macrodiscotecas de la isla.

Pero no siempre ha sido así: en los sesenta, Ibiza era un sitio hippie, hogar de europeos con melenas que abrazaban un estilo de vida muy liberal. En 1976 abrió sus puertas la discoteca Taller del Olvido. Poco después el local se rebautizó como Amnesia y se introdujeron nuevos sonidos y sustancias que no tardaron en extenderse por el resto de Europa.


Relacionado: Ibiza se veía igual de loco antes de que llegaran los ravers


Hoy hay más de 30 clubes abiertos durante el verano, muchos de ellos con DJ residentes tan famosos como David Guetta, Axwell Ʌ Ingrosso y Carl Cox. Estos días el lugar es un mar de luces, carne joven y vasos de plástico llenos de alcohol, un paraíso de la fiesta que funciona de forma ininterrumpida durante cinco meses al año.

Pero, ¿qué ocurre durante los otros siete? Quisimos saber qué aspecto tenían los clubes mientras se preparan para las hordas de turistas y juerguistas, así que enviamos al fotógrafo Alexander Coggin a cuatro de ellos —Ushuaïa, Sankeys, Summum y Swag— para que retratara la calma que precede a la tormenta.

Ushuaïa

Web: ushuaiabeachhotel.com

Año de apertura: 2011 (antes se llamaba Fiesta Club Playa d'en Bossa).

Cupo: 5,000.

Los DJ más populares que han tocado aquí: David Guetta, Avicii, Armin van Buuren, Axwell Ʌ Ingrosso.

Entrada mínima: de 35 euros en adelante, depende del evento.

Precio de una cerveza en la barra: 16 euros.

Número de seguidores en Facebook: más de 523,000.

Lo más extraño que noté mientras hacía fotos: la increíble cantidad de trabajadores haciendo tareas de mantenimiento y la cantidad de veces que me pararon para que les enseñara el pase de prensa.

Sankeys

Web: sankeysibiza.info

Año de apertura: 2011.

Aforo: 3,000.

Los DJ más populares que han tocado aquí: Luciano, Ricardo Villalobos, Solomun, Jeff Mills, Derrick Carter.

Entrada mínima: entre 35 y 40 euros.

Precio de una cerveza en la barra: 9 euros.

Número de seguidores en Facebook: más de 6,500.

Lo más extraño que noté mientras hacía fotos: lo increíblemente pegajoso que estaba el suelo y el falso grafiti en los lavabos.

Summum

Web: summumibiza.com

Nota: actualmente, esta discoteca está cerrada al público y solo abre para fiestas privadas y visitas guiadas.

Año de apertura: 1979. Diseñada por el famoso artista catalán Lluís Güell, conocido por conceptualizar muchos lugares emblemáticos de Ibiza.

Aforo: 400.

Los DJ famosos que han pasado por el club: Tony Hadley (de Spandau Balley), Jimmy Somerville, Twice as Nice, Artful Dodger.

Entrada mínima: 13 euros.

Precio de una cerveza en la barra: 4,50 euros.

Número de seguidores en Facebook: 335.

Lo más extraño que noté mientras hacía fotos: cucarachas y un olor terrible en el lavabo de señoras. También las increíbles esculturas de mármol de dentro, aunque había infinidad de esculturas impresionantes.

Swag

Web: swagclubibiza.com/

Año de apertura: 2014.

Aforo: 1,200.

Los DJ más populares que han pinchado aquí: DMX, DJ Irwan (Holland), DJ KC (Bélgica) y apariciones de celebridades como Nas y Justin Bieber.

Entrada mínima: 30 euros.

Precio de una cerveza en la barra: 4,50 euros.

Número de seguidores en Facebook: más de 8,300.

Lo más extraño que noté mientras hacía fotos: las lámparas, los sofás y las llamativas botellas de vodka en la repisa superior.

Si quieres ver más fotos de Alexander, puedes visitar su página web.

Más VICE
Canales de VICE