Cote Foncea: Una vida dedicada a la música
Fotos tomadas del Facebook oficial de Cote Foncea

Cote Foncea: Una vida dedicada a la música

Cote es un músico clave en la industria de la música chilena, con más de dos décadas tocando la batería. Lo buscamos para charlar sobre su vida, la gira de Lucybell y otros temas.
19 Diciembre 2016, 3:50pm

En la industria musical a veces uno se encuentra con personajes interesantes y multifacéticos. Artistas que cumplen mas de un rol en esta escena que es muy amplia, músicos que tienen varios proyectos que además de tocar, cumplen el rol de productores musicales, o  se han dedicado al área de promoción y booking. Uno de ellos es Cote Foncea, un músico que  ha logrado el éxito como baterista de las bandas  Lucybell, Dracma, y De kiruza, miembro del proyecto The Alain Johannes Band, músico sesionista, productor de eventos y productor musical de películas, series, comerciales y del programa The Voice Chile.

Cote Foncea es parte importante de la industria musical. Con Lucybell ha girado por todo el continente y algunos países de Europa y se han logrado posicionar como una de las bandas mas grandes del rock chileno y pieza fundamental del rock latinoamericano. Actualmente se encuentran celebrando con una gira los 20 años de su disco Viajar (1996).

Nos pusimos en contacto con Cote para que nos cuente con más detalles sobre su historia y sus proyectos.

Noisey: ¿Cómo es tu entrada a Lucybell?
Cote: Con Lucybell nuestras carreras siempre estuvieron medianamente conectadas, desde nuestros inicios musicales, incluso antes de que se llamaran Lucybell. Ya después, cuando yo estaba en Dracma coincidimos en varias fechas y giras, pero fue en el 2005 cuando estaba a punto de ir a trabajar como Roadie de Mauricio Claveria (baterista de La Ley) , por cosas de la vida, la primera fecha que teníamos programada en Venezuela no se dio y esa misma semana me llaman Eduardo y Claudio por separado y me preguntan si quería tocar, yo me acuerdo que estaba sentado en la cama y me di media vuelta en U y ese fue el tiempo que me tomo para pensarlo, acepté y en menos de una semana estaba en Los Ángeles para los primeros ensayos y  de ahí viajar para debutar en el salón 21 en México. A partir de ese momento la historia se ha ido escribiendo hasta ahora.

¿Qué se siente celebrar los 20 años del disco Viajar?
Creo que festejar un aniversario de un disco para cualquier banda es como un premio y celebrarlo con una gira y además música nueva -porque estamos trabajando en nuevas canciones-, se forma un circulo muy completo para nosotros. En lo personal, lo más significativo es que una banda que viene con un poco mas de 20 años de historia, siga haciendo discos con propuestas y estética nueva y con producciones de calidad, es lo que define una carrera muy exitosa.

¿Qué nos puedes adelantar del nuevo disco de Lucybell?
Este disco esta hecho de una manera distinta a como hemos trabajado los  anteriores. Nos tomamos un tiempo para componer cada uno por separado, trabajamos de manera O_nline_ mandándonos ideas de melodías, baterías y líneas de bajo, y el otro las trabajaba, ya en el estudio cada uno fue aportando sus ideas y así fueron quedando canciones. El estudio está seteado para que yo tenga mi batería y atrás mi set electrónico y bajos, Eduardo sus bajos, cajas de ritmo y sintetizadores y Claudio con sus guitarras y sus teclados, entonces si alguno tiene una idea, la toca ese rato sin tener que moverse, así se forma un Workflow muy bueno. En ningún tema yo empecé en la batería, sino que nos pusimos a jamear con la guitarra y empezar a realizar melodías, ya en la sala de control nos pusimos a escuchar las canciones y nos dimos cuenta que teníamos algo nuevo, antes sonábamos a Power Trio, por mas lento que fuera el tema, esta vez logramos dejar de lado esa formula y empezamos a crear temas de una manera distinta.

Cuéntanos sobre el Proyecto The Alain Johannes Band.
Con Alain tenemos una relación de amistad y admiración desde hace muchos años; hicimos una conexión muy buena desde que nos conocimos, intercambiamos música y colaboramos juntos. En 2012 me invitó a hacer parte del proyecto, entonces conformamos una banda con Felo Foncea, Roberto Trujillo y Diego Ili y empezamos a trabajar en mi estudio, al mismo tiempo Alain avanzaba en Los Ángeles. Cuando nos juntamos fue una combustión instantánea, algo que solo se da con la música y con gente que tiene cierta sinergia.

¿Cómo ha sido tu experiencia con tus proyectos en esta industria?
Esta es una mesa de cuatro patas, mis proyectos son de estilos muy distintos. De kiruza y Dracma fueron mi primera escuela, con ellos aprendí a cómo hacer las cosas, cómo no hacerlas y cómo funciona esta industria. Con Lucybell seguimos vigentes en nuestro estilo,  logramos hacer una mutación constante de rock alternativo -que ahora el rock alternativo es mainsteram, antes no lo era ,y con Alain que es una enciclopedia musical, que va desde el rock hasta lo oriental aprendí que este negocio era vender casettes, de ahí cds y de ahí música digital, cruzamos todo el espectro de la industria, desde haber surfeado las olas mas grandes, de estar con contratos discográficos, hasta volvernos independientes y hacernos cargo de nuestro negocio. Al final, la música es música, la industria y los soportes han cambiado, pero la manera de crearla y conceptuarla no ha cambiado, la música es el valor, los conciertos nunca van a ser reproducibles. Nuestra música se adapta a estos nuevos soportes, porque queremos seguir tocando en vivo y vivir de esto, pero sin tranzar en la forma de componer, el hit es una consecuencia de la sumatoria de las cosas que se hacen bien y no comprometer la calidad. Hay publico para todo, hay que ser inteligente, saber promocionar bien tu música y ser fiel a tu publico, porque si quieres competir Lucybell con Daddy Yankee, estás perdido, Lucybell con Bon Jovi, estás perdido. En cambio si compites Lucybell con Lucybell y cada vez haces mejores discos y ofreces buena música, creo que ahí logras la diferencia. Así siempre he manejado mis proyectos y mi forma de producir a otros artistas también.

¿Cómo se da  lo de ser el productor musical de The Voice Chile?
Para mí fue una experiencia súper nueva y un orgullo que canal 13 me tome en cuenta para hacerme cargo de tremendo buque. Desde el minuto uno yo supe que esto no era un trabajo de una persona, es humanamente imposible que uno solo pueda  producir 400 canciones en la cantidad de tiempo que te dan y no tranzar la calidad. Mi objetivo era humanizar un programa que es humano en su concepto, trate de usar lo menos posible de programaciones y realizar pre producciones, esos fueron los primeros topes a la hora de trabajar, pero nos fuimos adaptando y trabajamos con el equipo del canal que fue muy condescendiente con nosotros y nos escucho cuando teníamos alguna emergencia. En el estudio uní fuerzas con los productores Nicolás Quiroga y Chris Cuevas y entre los tres formamos el esqueleto del programa, fue un trabajo duro y estuvimos apunto de tirar la toalla muchas veces, pero lo logramos. Para la segunda temporada del programa, ya con lo aprendido de la primera, se trabajo muy bien y fue un paraíso, adelantamos trabajo previo, yo trabaje en el control room del estudio en lugar de tocar y los resultados fueron notorios, la pasamos muy bien, yo aprendí mucho y ahora me encanta producir esta música a pedido, es un desafío grande, hay que fusionar varios estilos y  esa es la clase de retos que me gustan.

¿Cómo se perfila el 2017 con todo tus proyectos?
Quiero que sea mas ordenado que este, organizarme bien para poder lanzar el disco de Lucybell y hacer promo, ordenar los horarios con la banda y con The Voice y ver si se podría terminar un proyecto que tenemos con Dracma, al mismo tiempo seguir con mi estudio y  productora de eventos que manejo con mi esposa y que nos ha ido muy bien, creo que como buen año impar va a ser poderoso.