Publicidad
Cultura

Conoce a las parejas kinky a las que les excita tatuarse entre sí

No conformes con dejar moretones o marcas de ataduras en las muñecas, algunos miembros de la comunidad BDSM se están iniciando en el mundo del tatuaje.

por Sophie Saint Thomas
13 Enero 2017, 2:00pm

Ilustración de Lia Kantrowitz.

Todos los que aman el pervertido invariablemente terminan con "heridas de batalla", por así decirlo.

Marcas en las muñecas si lo tuyo es el juego de las ataduras, moretones si te gusta la flagelación, heridas en la piel si a ti y a tu pareja les gustan actos más extremos de BDSM, como el body branding, la escarificación u otra modificación en el cuerpo. La mayoría de estas lesiones se desvanecen, pero algunas personas buscan algo un poco más permanente para su vida sexual, y por eso han optado por los tatuajes.

"Es muy excitante tatuar a mi gatita", dijo Allan Crowder, un hombre de 33 años de edad que le ha hecho varios tatuajes a su esposa (de 24 años) en la cama como parte de su ritual previo al sexo.  "Verla tan indefensa y tan fuerte al mismo tiempo, su respiración, sus gemidos de dolor y placer...es lo que más me prende". Virginia dice que dejarse tatuar por Allan los unió más como pareja. "Siento que esto fortalece mi confianza con él en nuestro juego. Mi corazón se hincha de felicidad por el amor que compartimos", explica.

Cualquier persona con tinta en la piel puede confirmar la sensualidad de tatuarse. Ser penetrado por una aguja es una experiencia intensa gracias a las endorfinas, ya que el "dolor" o el factor miedo pueden resultar emocionantes e incluso eróticos. Pero en una relación de dominante/sumiso, la excitación de ser tatuado por el dominante va más allá de la sensación física. "Les gusta la interacción", dijo Dulcinea Pitagora, una terapeuta experta en fetiches. "Les gusta la intimidad de esa experiencia, otra razón podría ser lo permanente de la misma, el aspecto vinculante en términos de hacer un compromiso a largo plazo". Según Pitagora, hoy en día, el tatuaje es la forma "más común" de un dominante para marcar a un sumiso, con la "escarificación" en segundo lugar.

"Con suerte, la persona que tatúa ama el juego del tatuaje y la sensación de penetrar la piel de su pareja".

"No hay nada mejor que cuando mi "Daddy" me tatúa", dijo Candie, una mujer de 38 años que se identifica como dominatrix y sumisa, una categoría que también se conoce como "switch". Hace cinco años, el hombre con el que tiene una relación desde hace muchos años le tatuó unas cerezas y la frase "Daddy's Girl" en la parte posterior de sus muslos. Desde entonces, "Daddy" le ha hecho varios tatuajes, incluyendo la palabra "puta" justo arriba de la entrepierna.

Este tipo de juego con tinta está fuera de lo tradicional pero tal vez no sea tan raro como piensas. En las relaciones dominante / sumiso, a veces el sumiso dice sentirse "poseído" por su pareja. Un tatuaje, una modificación no permanente del cuerpo o un collar simboliza este acuerdo de posesión. "El deseo de convertirme en un lienzo para mi dominante fue el resultado de un largo y emotivo viaje de autoexploración", dice Cynthia, una estudiante de 24 años con quien me mandaba mails. Para ella, el deseo de ser tatuada se entrelaza con el deseo de pertenecerle a alguien en una relación. Ahora busca una pareja mujer, una amante, que esté dispuesta a tatuarla.

Jugar a ser lienzo tampoco es una experiencia unilateral de excitación. "Con suerte la persona que tatúa disfruta mucho el juego del tatuaje y la sensación de penetrar la piel de su pareja. Se siente cómo la aguja penetrar en la piel, se siente un pequeño pop", dijo Pitagora. "Probablemente también haya sangre... así que estas personas se podrían excitar por el juego de la sangre".

No todos los amantes de la tinta tienen acceso a máquinas para tatuar de calidad comercial o la habilidad para usar el equipo en su pareja. Algunos compran en línea máquinas más rudimentarias para tatuar o hacen tatuajes casero. Wolf es una chica de 22 años de edad que recibió una máquina para tatuar como regalo de Navidad y actualmente está aprendiendo a usarla. "Un amigo me enseñó cómo encenderla", dice. "Casi siempre practico con fruta pero ya llevo tres tatuajes y hay una chica que quiere venir a visitarme desde Cali y me ofreció todo su cuerpo como lienzo".

Por supuesto, ese tipo de devoción y sumisión no es para todos. Pero la sociedad cada vez tolera más los tatuajes y otras formas convencionales de modificación corporal, como la cirugía plástica. Y, claro, cambiar la apariencia de uno por el bien de una relación sexual no es nada nuevo.

"Las personas que se dejan modificar corporalmente por su pareja, o que se aumentan el busto, están tomando la decisión de alterar permanentemente su cuerpo por razones sexuales o románticas", dije Pitagora. "Lo Kink no tiende a ser más conscientemente e intencionalmente ritualista...pero el mundo fetiche no es realmente tan diferente del resto del mundo".

Pero espera, ¿qué pasa cuando estas parejas se separan?

"No me preocuparía ningún tatuaje que me haya hecho un dominante si nos separáramos", dijo Chloe, una sumisa de 41 años. "Lo guardaría como un recuerdo o simplemente me lo quitaría".

Sigue a Sophie Saint Thomas en Twitter.