guerras y conflictos

Putin retira el grueso de sus tropas en Siria tras ‘haber conseguido sus objetivos’

Rusia había desplegado un poderoso contingente en suelo sirio. Cazas, barcos y el enorme equipamiento militar destacado empiezan a emprender hoy el camino a casa. Al menos, así se lo ha dicho Putin a su homólogo sirio, el dictador Bashar al-Assad.
15 Marzo 2016, 11:40am
Deux avions de chasse russes Su-25 décollent de la base aérienne de Hmeynim, où les avions russes sont stationnés en Syrie, le 4 octobre 2015. Photo du service de presse du ministère de la Défense russe/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente de Rusia Vladimir Putin ordenó anoche a su ejército que es hora de arrancar la retirada de la mayoría de su contingente militar en Siria. El líder del Kremlin ha asegurado que la intervención de su país ya ha conseguido todos los objetivos que se había propuesto.

Putin anunció su decisión durante una reunión con sus ministros de Interior y de Defensa, en la que afirmó que la retirada se hará efectiva a partir de hoy mismo.

Putin anunció, igualmente, que Rusia participará activamente en el proceso de paz que pretende terminar con cinco años de muerte y destrucción en el país de Oriente Medio. Según ha informado el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, Putin habría llamado al presidente sirio Bashar Al-Assad, para comunicarle su decisión.

Según los análisis publicados poco después de que Rusia decidiera intervenir en Rusia a principios de septiembre del año pasado, el grueso de la expedición rusa estaría integrado por 34 cazabombarderos. Todos ellos regresarán a casa en las próximas semanas, a excepción del avión abatido por las Fuerzas Aéreas turcas por una presunta violación de su espacio aéreo hace ya cuatro meses.

EXCLUSIVA: Cómo explosivos 'Marca España' pudieron acabar en manos de yihadistas sirios. Leer más aquí.

"La retirada ha sido ordenada una vez que nuestro Ministerio de Defensa y nuestras fuerzas armadas han cumplido con la misión que les había sido encomendada. De tal manera, esperamos retirar la mayor parte de nuestro contingente de la república árabe de Siria, a partir de mañana", proclamó ayer Putin durante una intervención televisiva.

"El efectivo trabajo de nuestros militares ha creado las condiciones necesarias para que se pueda emprender el proceso de paz", lee el comunicado de Putin.

Putin insistió que la intervención rusa ha "revertido profundamente la situación" a favor de Assad, y que el presidente sirio habría aplaudido "el profesionalismo, el coraje y el heroísmo de la armada rusa". Según Putin, sus tropas habrían conseguido "desmembrar e infligir daños irreparables a las infraestructuras yihadistas".

Putin también comentó que Assad le estaría profundamente agradecido a Rusia. Y no solo por su asistencia militar, sino por "haber suministrado ayuda humanitaria a la población siria".

El Kremlin planea mantener su base aérea militar en Hmeynim, en la provincia de Latakia, muy cerca de la frontera turca y de su base naval en Tartus.

La implicación rusa en la guerra civil en Siria se ha visto permanentemente envuelta en la controversia. Varias organizaciones humanitarias y civiles sobre el terreno han denunciado repetidamente que las fuerzas de Putin habrían provocado auténticas carnicerías en suelo sirio. Lo peor del caso es que la mayoría de sus víctimas habrían sido los mismos civiles a los que el líder ruso presumiría ahora de haber ayudado.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una organización humanitaria radicada en Londres, publicó un informe en enero en que concluía que los bombardeos rusos se habrían cobrado la vida de 4.000 civiles, de los cuales, más de 300, serían niños.

Solo un mes antes, en diciembre, Amnistía Internacional publicó otro informe en que afirmaba que los bombardeos rusos estaban masacrando a civiles indiscriminadamente y que lo estaban haciendo hasta tal punto, que habría que contemplar sus constantes matanzas como crímenes de guerra.

"Las Fuerzas Armadas rusas han atacado contra civiles directamente. Sus ofensivas en áreas residenciales donde no existe ningún rastro de presencia militar así lo concluyen. Los bombarderos rusos han atacado, además, instalaciones hospitalarias y centros médicos, de manera reiterativa, provocando las muertes de decenas de civiles y dejando centenares de heridos a su paso", lee el informe. "En otros casos registrados, las fuerzas aéreas rusas habrían atacado objetivos militares y civiles indistintamente, y también habrían provocado la innecesaria destrucción de asentamientos civiles durante sus ofensivas contra objetivos militares. Semejantes atrocidades son constitutivas de crímenes de guerra".

Arges Artiaga: Un español contra Estado Islámico. Mira el documental aquí.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES

Publicidad