FYI.

This story is over 5 years old.

Política

Una mujer pide al movimiento pro-vida un millón de dólares para prevenir su aborto

La autora de una web de crowdfunding que asegura estar embarazada pretende ilustrar que los promotores de las campañas pro-vida no harán todo lo necesario para detener un aborto.
02 Julio 2015, 3:15pm
Imagen por Tom Williams/Getty Images

Los defensores de los movimientos pro-life (a favor de la vida) y pro-choices (a favor de la libertad de elección) alzaron sus voces contra una nueva página web. La plataforma fue recientemente estrenada por una mujer que dice estar embarazada de siete semanas y que exige 1 millón de dólares a los partidarios de pro-life a cambio de no abortar.

La página web se llama prolifeantiwoman.com (pro-vida y anti-mujer) y se pregunta con un enorme rótulo: "¿Cuánto pagarías para detener un aborto?"

"Estoy completamente decidida a abortar", escribe la mujer anónimamente en un texto colgado en la web. "Pero te ofrezco la posibilidad de que lo impidas".

En el texto la embarazada se describe a sí misma como una joven de 26 años y universitaria. Vive en un estado norteamericano que acaba de aprobar una ley que establece que aquellas mujeres que quieran abortar deberán esperar a que pasen 72 horas desde su consulta con su médico para hacerlo. El mes pasado, Carolina del Norte se convirtió en el cuarto estado de Estados Unidos — después de Missouri, Dakota del Sur y Utah — en adoptar semejante ley.

El templo satánico denuncia al estado de Missouri por su ley del aborto. Leer más aquí.

A partir del 7 de julio, la mujer concederá a los defensores de pro-life un plazo de 72 horas para que realicen sus donaciones. Si alcanza el millón de dólares, dice que se compromete a tener el bebé, a darlo en adopción y a meter el dinero en una cuenta de ahorros para el recién nacido. Si no se alcanza la cifra, entonces devolverá las donaciones y se someterá al aborto que ya tiene programado para el día 10 de julio.

La autora de la web no parece muy confiada en recaudar el millón de dólares. Lo que pretende es ilustrar ante el público que los defensores de pro-life no harán, en realidad, todo lo que esté en su mano para prevenir un aborto.

"Al movimiento pro-vida le preocupa muy poco lo de salvar vidas. Lo que le preocupa de verdad es controlar a las mujeres a costa de minimizar sus opciones de muchas maneras distintas", suscribe la responsable, "sin que ninguna de ellas consista en poner inmediatamente a su disposición la asistencia médica necesaria".

Según afirmó, los 157 millones de estadounidenses que presumen de ser pro-life, apenas invierten menos de un céntimo por cabeza para prevenir el aborto — pese a que no queda claro si la página web aceptaría donaciones de menos de un céntimo.

"Espero darle al público norteamericano un ejemplo que demuestre que a la derecha conservadora de Estados Unidos no le importa realmente la vida de un bebé. Lo que les importa es controlar las vidas y las elecciones de las mujeres", asegura el texto. "Es algo que hemos comprobado y que tenemos que detener".

La redactora dijo que su intención era permanecer en el anonimato durante todo el proceso.

'Convertir a alguien en un rehén de esta manera es casi un acto de terrorismo'

Los partidarios de pro-life declararon ayer a VICE News que los líderes del movimiento ya habían consensuado no hacer donación alguna al proyecto.

"Se trata de un caso flagrante de extorsión y de artimaña mediática", dijo a VICE News Troy Newman, presidente del grupo pro-vida Operación Rescate. "No hay nadie que vaya a aceptar este ridículo sinsentido que nos están intentando vender como un ultimátum".

Su opinión fue apoyada por la de Eric Scheidler, director ejecutivo de la liga Pro-life.

"Una cosa es ser una mujer desesperada en busca de un aborto. Y otra muy distinta es explotar la situación, convertir a un hijo que todavía no ha nacido en un rehén por un millón de dólares", señaló. "Convertir a alguien en un rehén de esta manera es casi un acto de terrorismo".

Newman y Scheidler proclamaron que los grupos pro-vida apoyan a las mujeres embarazadas con dinero y recursos por todo el país, en un esfuerzo por prevenir los abortos — y se hace lo mismo en los centros de asistencia para embarazadas, donde el personal intenta, a menudo, disuadir a las mujeres de que interrumpan su embarazo — pero que su inclinación a hacerlo queda muy lejos de participar en esta especie de crowdfunding.

"Hemos defendido desde hace muchos años que no negociaremos con terroristas", dijo Newman. "¿Por qué detenerla a ella o a otras miles de mujeres de quedarse embarazadas cuando esperan que el movimiento pro-life les de un millón de dólares? Esa es precisamente la razón por la que no aceptaremos ni la extorsión ni las amenazas".

"Estamos rezando", añadió. "Ayer sostuve una larga teleconferencia y todos rezamos para que esta mujer cambie de opinión. Para que vea el error en su forma de proceder, sienta la proximidad del bebé y cambie de parecer.

Joyce Arthur, directora ejecutiva de la Coalición por el derecho al aborto de Canadá, señaló que pese a que la autora de la web esgrime argumentos válidos, no cree que "la artimaña propagandística" vaya a funcionar porque no cree que cumpla el objetivo que se propone. "Quiere demostrar la hipocresía del movimiento pro-vida y provocar que asuman sus responsabilidades, pero no creo que vaya a funcionar. El movimiento lo verá desde otro punto de vista. Dirán que se trata de una extorsión… O algo así".

Pese a todo, Arthur está de acuerdo con la autora de la web en que a los seguidores del movimiento pro-vida no les importan realmente ni los bebés ni sus madres.

"Es algo que ya se ha demostrado en otras manifestaciones de esta cultura. Un ejemplo clave son los centros de asistencia para embarazadas. Están liderados por gente contraria al aborto que aseguran que ayudarán a la mujer", afirmó. "Pero en realidad no lo hacen. Te dan una ayuda mínima, cuatro pañales y clases para padres y madres. Pero no preparan a las mujeres ni para el monumental trabajo ni para los gastos que acarrea educar a un niño a una niña"

Arthur sugirió que su comportamiento es comparable a abandonar a las madres embarazadas que necesitan ayuda.

"Tanto yo como otros defensores de la libertad de elección estamos convencidos de quienes defienden la no elección lo hacen antes por castigar a las mujeres por haber tenido sexo que para salvar a su descendencia", subrayó.

_Sigue a Colleen Curry en Twitter: _@currycolleen