Publicidad
mexico

Un fotoperiodista escapa de Veracruz por amenazas pero es asesinado en México DF

Rubén Espinosa fue encontrado el viernes por la noche atado, golpeado y baleado, junto a cuatro mujeres, en un apartamento de Ciudad de México. El reportero gráfico centraba su trabajo en documentar los movimientos sociales del estado de Veracruz.

por Daniel Hernandez
03 Agosto 2015, 10:20am

Photo via EPA

Un fotoperiodista mexicano que había huido bajo amenazas del estado más peligroso del país para los periodistas fue encontrado atado y muerto a tiros la noche del viernes en un apartamento de Ciudad de México, junto con otras cuatro personas.

La muerte de Rubén Espinosa, de 31 años de edad, es el séptimo asesinato de un periodista en lo que va de año en México.

Según el grupo pro libertad de prensa Artículo 19, los familiares de Espinosa identificaron su cuerpo el sábado . Su desaparición había sido reportada desde las 2 pm del día anterior cuando envió un mensaje de texto diciendo que se dirigía a casa. Los reporteros que se enfrentan a amenazas o que trabajan en regiones peligrosas en México a menudo practican un "protocolo de seguridad" que implica enviarse mensajes con colegas o seres queridos cada pocas horas.

Cuando Espinosa dejó de comunicarse, su familia denunció su desaparición a las autoridades locales y federales.

El fotógrafo denunció públicamente las amenazas el pasado 9 de julio en la televisión por internet Rompeviento TV. Espinosa fue una de las cinco víctimas del homicidio que se encontraron en la noche del viernes en un apartamento en Narvarte, un barrio de clase media de Ciudad de México.

Los informes de prensa dijeron que el resto eran mujeres, tres de las cuales fueron identificadas como compañeras de apartamento, y una cuarta, identificada como la mujer de la limpieza. Espinosa había sido atado, mostraba signos de golpes, y recibió dos disparos, según se informó.

Las otras víctimas no fueron identificadas hasta la madrugada del domingo.

Los siete meses que llevamos de 2015, ya han sido más mortales para los periodistas en México que todo el 2014, en el que cinco periodistas fueron asesinados en el país. México está en el puesto 148 de 180 países en el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2015 publicado por Reporteros sin Fronteras, por debajo de Honduras, Myanmar y Venezuela.

Ruben Espinosa, a la derecha, dijo que hombres desconocidos comenzaron a seguirle y le esperaron fuera de su casa en Xalapa, Veracruz. (Captura de pantalla)

La tasa de asesinatos de periodistas de este año está aumentando cada vez más a pesar de los desesperados llamados de alarma entre los defensores de la libertad de prensa sobre el clima de violencia instalado contra los periodistas en México.

La mayoría de los homicidios están, principalmente, concentrados en el estado de Veracruz, emplazamiento de varios puertos orientales claves y un epicentro del tráfico drogas y la trata de personas. Desde que en diciembre de 2010 el gobernador actual, Javier Duarte, asumiera el cargo, 14 periodistas que trabajaban en el Estado han sido asesinados o desaparecidos. Cuatro han sido asesinados este año.

Las cuentas difieren debido a que los grupos que lo monitorizan tienen diferentes parámetros para contabilizar los asesinatos de periodistas. A principios de mayo, por ejemplo, el reportero Armando Saldaña Morales fue baleado cuatro veces fuera de su casa en el vecino Oaxaca, aunque presentaba un programa de noticias en una emisora de radio en la frontera del estado de Veracruz.

Espinosa es ahora el segundo periodista de Veracruz rastreado y asesinado fuera del estado este año, y el primero en ser asesinado en Ciudad de México, convirtiéndose en el primer periodista "desplazado interno" asesinado dentro del Distrito Federal.

La capital de México está considerada una zona segura para periodistas, activistas y mercaderes desconocidos que huyen de las amenazas de muerte o de la extorsión en los estados periféricos. "Artículo 19 ve con gran preocupación que Ciudad de México pudiera dejar de ser el refugio seguro que alberga decenas de periodistas desplazados", dijo el grupo en una declaración.

'Pórtense bien' dice el gobernador de Veracruz tras los asesinatos a periodistas. Leer más aquí.

Javier Duarte, miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha tratado de restar importancia a los asesinatos o de culpar a otros factores relacionados con la vida de la víctima o por su trabajo. El 1 de julio, un mes antes de la muerte de Espinosa, advirtió en una reunión con periodistas que debían "comportarse", sugiriendo que muchos profesionales de la información en el Estado tienen vínculos con grupos del crimen organizado.

"Cuídense de verdad, no anden en malos pasos. Es atractivo, es seductor, en muchos casos, tener la primicia, tener la nota que uno de estos grupos nos dé para poder publicarla, para ganar la nota y poder figurar en la noticia. Pero creanme que quien se mete con esta gente termina mal. Háganlo por ustedes, y háganlo por mi, porque si algo les pasa su familia la va a pasar muy mal, y al que van a crucificar es a mí, cuando yo ni vela en el entierro tengo", dijo Duarte de acuerdo con una grabación de su discurso .

Espinosa trabajó para la revista nacional Proceso y las agencias de fotoperiodismo Cuartoscuro AVC, entre otras. Él no cubría crímenes o el narcotráfico: decía que se centraba en los movimientos sociales. Contó a Rompeviento TV que una vez había sido llamado "fotógrafo anarquista" por otros fotoperiodistas locales.

"Así es Veracruz ahora: los medios de comunicación están al servicio del dinero y de la corrupción, y no sólo los directores. También las personas que se presentan como reporteros y fotógrafos", dijo Rubén Espinosa. "Es una prostitución de la información que es devastadora para la sociedad."

Según una biografía publicada por un grupo de periodistas en Facebook, Espinosa había ilustrado la portada de una edición de febrero 2014 de Proceso que mostraba un retrato poco favorecedor de Duarte con el siguiente titular: "Veracruz, Estado Sin Ley". Se dijo que la edición enfureció especialmente a Duarte: una compra masiva del número siguió rápidamente a su publicación, que es otra herramienta que se utiliza para suprimir la difusión de la prensa en México.

Otros colegas afirmaron que también trabajó brevemente para Duarte en 2009, cuando Duarte fue candidato a gobernador.

A principios de junio, hombres no identificados empezaron a aparecer cerca de su casa o a seguirlo. En un incidente, tres hombres que lo observaban desde un taxi en espera, mientras que uno de ellos fotografiaba a Espinosa.

Rubén Espinosa pertenecía a un grupo de periodistas que se organizaron por el derecho a la libertad de expresión en Veracruz. El 1 de mayo, ayudó a colocar una placa en honor a una periodista de Proceso asesinada, Regina Martínez, en una plaza de la capital del estado de Xalapa. Para el 9 de junio, según dijo, las amenazas en su contra le obligaron a huir.

"No hay estado de derecho, no hay justicia para un solo colega asesinado", dijo Espinosa a Rompeviento menos de un mes antes de su asesinato.

 Los cuerpos hallados en fosas comunes no pertenecen a los 43 estudiantes desaparecidos. Leer más aquí.

Sigue a Daniel Hernández en Twitter: @longdrivesouth

Tagged:
VICE News
México DF
Veracruz
Ciudad de México
Ruben Espinosa
periodismo
narcoguerra
libertad de prensa
reporteros sin fronteras
asesinato fotoperiodista