Publicidad

Conoce el primer cine porno de realidad 5D del mundo

"Cada vez que uno de los actores en la película eyacula, me cae en la cara algo que solo espero que sea agua".

por Djanlissa Pringels; traducido por Laura Castro
10 Abril 2019, 2:00am

Kim Holland (al centro) con sus coestrellas (Todas las fotos son de la autora).

Artículo publicado originalmente por VICE Países Bajos.

La estrella porno Kim Holland me susurra al oído mientras me da masaje en los hombros. "Vas a tener toda la experiencia", me asegura. "Sólo siéntate y disfruta".

Es viernes por la noche y estoy en el primer cine para adultos de realidad 5D del mundo, que se inauguró este mes en Ámsterdam. Conmigo están Kim Holland y cinco de sus colegas, todas estrellas del cine para adultos que la ayudaron a crear esta sexperiencia en 5D.

La película en sí está filmada en 3D, así que tengo que usar unos lentes especiales, lo cual es bastante útil porque durante la película, la audiencia es rociada con algunas sustancias que bien pueden terminar en su cara. Los líquidos salen de las butacas especiales en las que estamos sentados, las cuales también liberan olores particulares según lo que va sucediendo en la pantalla, y además giran y vibran en sincronía con la acción.

1554197188199-DSC01225

La ubicación es el antiguo cine erótico Sex Cinema Venus. Fundado en la década de 1970, fue el lugar para ver porno de alta calidad durante décadas. Pero el lugar fue cerrado hace diez años en uno de los muchos intentos de la ciudad por limpiar el Barrio Rojo. Así que no es una sorpresa que en un momento en que Ámsterdam está tratando de evitar que el centro de la ciudad se convierta en un simple parque de atracciones turísticas, algunos políticos locales no se sintieran muy complacidos cuando Kim Holland anunció sus planes de abrir un cine porno de realidad 5D. Sin embargo, nadie pudo detenerla: al parecer, el concepto de proyectar en la pantalla a las personas cogiendo en cinco dimensiones, de hecho, encaja perfectamente en el plan de clasificación del edificio.

Tomo asiento en una pequeña habitación en la que apenas caben 12 butacas. Holland se sienta justo detrás de mí, y me susurra al oído lo emocionada que está de que yo esté a punto de presenciar esta magnificencia. La película comienza con una toma de Holland y sus amigos, alineados como superhéroes. Luego, la cámara nos lleva al exterior, en el Barrio Rojo, donde vemos a un hombre fumando un porro. A partir de ahí, la historia va más o menos así: el coge con algunas mujeres, le roban su bicicleta, choca con un turista, le hacen sexo oral en un tour en bote por el canal, hace un trío en un jacuzzi, se come una banana que está en la vagina de una de las chicas del famoso Banana Bar de Ámsterdam, le practica sexo oral a alguien y finalmente es castigado por una dominatriz.

A lo largo de la película, las sillas giran y vibran en sincronía con la acción. Cuando nuestro héroe llega al jacuzzi, empiezan a flotar burbujas de verdad en la sala, y cada vez que uno de los actores en la película eyacula, me cae en la cara algo que solo espero que sea agua. Mientras tanto, las tomas cambian cada tres segundos, por lo que la experiencia se convierte rápidamente en una verdadera montaña rusa para los sentidos. La película es una oda a la lujuria, con la sutileza de la iluminación estroboscópica.

Durante la película, las sillas emiten un zumbido constante, pero después de un rato, el sonido se mezcla y confunde con el fondo, en gran parte gracias a los gritos de los actores sentados detrás de mí. Aunque esta es la tercera vez que ven la película, todavía no superan la locura de los asientos vibradores o el látigo 3D que casi alcanza a golpear a la audiencia. También se apoyan mutuamente cada vez que uno de ellos aparece en pantalla.

Todo termina después de unos diez minutos, y me quedo charlando con Holland y dos de sus compañeras de reparto, Nora y Mandy, sobre qué demonios es lo que acabo de presenciar.

Están realmente orgullosas del trabajo que han hecho al crear la primera sala de cine porno en 5D del mundo. "Fue muy divertido", me dice Nora. "Aparte de tener una cámara adicional en el set, realmente no hubo una gran diferencia con la forma en que normalmente trabajamos".

Les digo lo aliviada que me siento de que no hayamos tenido que soportar el olor a semen durante la proyección. "Lo consideramos", revela Holland. "Pero los olores son muy subjetivos: una persona puede disfrutarlos, mientras que otra puede pensar que son asquerosos". Eso no encajaría con el ambiente que buscaban crear, porque Holland dice que la idea era crear una experiencia agradable para todos. Pensó que el aroma floral proveniente de las burbujas del jacuzzi ofrecía una mejor manera de introducir la sensación olfativa en la experiencia porno.

Y aunque algunas personas, sin duda, intentarán tener sexo en el cine, mantener el equilibrio en una butaca vibradora con todos estos líquidos salpicando y las burbujas flotando en el aire implicará todo un desafío. "Esa no es la experiencia que estamos buscando", dice Holland. "Solo queremos introducir una manera divertida y contemporánea de disfrutar el erotismo. Además, una vez que sales de este espacio, hay muchos lugares en la zona donde puedes ir a coger o a masturbarte".

"Esto es más como una atracción de entretenimiento", dice Nora. "Cuando vienes a Ámsterdam como turista, por ejemplo, sabes que estás en un lugar sin inhibiciones. Los turistas nunca han visto algo así en sus países de origen". Holland se apresura a agregar que la Pornografía en 5D no es solo para turistas, sino que también es una "visita obligada" para los lugareños.

Si bien un cine de películas pornográficas en 5D podría no ser el primer lugar al que iría para ponerme en ánimo lujurioso, sí es algo bueno que exista. No solo porque las mujeres que lo crearon están muy orgullosas de su trabajo, sino también porque, intencionalmente o no, esta atracción sexual es una buena respuesta ante los esfuerzos por eliminar del Barrio Rojo todo aquello que huela a sexo o parezca divertido.