Noticias

¿Qué tienen las heladeras de los argentinos?

Menos frías que la economía del país, investigamos qué compran los argentinos, qué guardan adentro durante años, qué pegan en sus puertas
01 Junio 2018, 4:00pm
Heladera de Adriana

Artículo publicado por VICE Argentina

Ordenadas, hechas un caos, llenas, o tristemente vacías… Las heladeras de la clase media argentina dicen algo de sus dueños, y otro tanto de la economía del país (mucho más fría que el interior de este electrodoméstico).

Según el último informe del INDEC, publicado el 22 de mayo, una familia de cuatro miembros necesitó al rededor de 19 mil pesos para superar el umbral de pobreza en abril de 2018. Y al parecer, solo hay tres tipos de hogares, todos comandados por “jefes” o “jefas", heterosexuales, y que han conformado una familia (incluso si esta se ha desmembrado) antes de los 35 años:

HOGAR 1: 3 miembros. Una jefa de 35 años, su hijo de 18 años, y su madre de 61 años. Canasta Básica alimentaria: 5.678

HOGAR 2: 4 miembros. Un jefe varón de 35 años, su esposa de 31, un hijo de 6 años y una hija de 8. Canasta Básica alimentaria: 7.132

HOGAR 3: 5 miembros. Un matrimonio, ambos de 30 años, tres hijos de 5, 3, y 1 año. Canasta Básica alimentaria: 7.501

Pero por fuera de tanta estadística, las heladeras podrían revelar TOCS, costumbres extrañas, vicios y pasiones.

En VICE abrimos algunas heladeras, y esto fue lo que encontramos:

A prueba de malos olores

Heladera de Merdeces

Mercedes, 36 años

VICE: ¿Cuánta plata gastás en llenar tu heladera?

Mercerdes: No la lleno. Compro Finlandia, que no me puede faltar, y cerveza. Nací sin olfato. Es muy difícil la vida del que no huele. Miles de veces me pasó de abrir la heladera y que me dijeran “Che, hay olor a podrido”, y entonces empezar a sacar todo, y que la persona me fuera ayudando a tratar de ubicar qué era lo que se había echado a perder. O directamente tener que tirar todo, por las dudas. Cuando convivía con una pareja, él se encargaba de evitar este problema. Hoy día esto de las cosas pudriéndose es una paranoia, por eso la tengo bastante vacía. Y mi freezer básicamente es Ushuaia: me olvido de descongelarlo.


Relacionados: Le preguntamos a jóvenes veganos por qué eligieron este estilo de vida


¿Qué es lo más extraño que guardás dentro?

Un café italiano, que es una especie de reliquia. Y unas mascarillas de una tienda naturista, que me regaló la novia de un amigo durante un viaje que hice a España. Como están hechas con productos naturales (café, menta) deben estar vencidas ya, pero no creo que generen mal olor, así que las sigo guardando ahí. Ocupan casi todo un estante.

¿Y afuera de la heladera?

Rosario Central. Para mí es importantísimo que mi heladera se identifique como una heladera “Canalla”. Tengo también un dibujo de mi gata que me hizo una amiga, un soporte de diseño donde guardo folletos, y algo muy lindo para mí: parte del plan de rodaje de una película en la que trabajé transformado en imán, a modo de recuerdo.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Que no tengo olfato. Que soy una colgada. Y que no me gusta cocinar. Igual, la quiero. Es una heladera chica. La elegí en función del espacio que tenía para ubicarla, y como no era de una marca conocida, y era muy barata, no le tenía fe, pero hasta ahora no me ha fallado.

Fé en el caos

Dámaris, 30 años

¿Cuánto gastas en llenar tu heladera?

No tengo la menor idea, porque en general no logro llenarla. Siempre hay sobras de lo que va quedando de alguna comida.

¿Qué es lo más raro que guardás?

Un broche, ni idea de por qué está en la heladera. Después, cosas vencidas que van quedando por ahí. Y tengo regalos: un dulce de leche que me trajo mi hermano de Uruguay, y un frasco de Nutella enorme, regalo de mis viejos, que increíblemente está casi lleno. Varias leches, y tortas de cumpleaños de hace mil años. También remedios, porque tengo dos hijos. Así que mi heladera es como un botiquín.


Relacionados: Comimos comida inteligente


¿Qué tiene por fuera?

Papeles con listas de pendientes, deliverys, imanes que me traigo de viajes o que me regalan. Fotos de mis abuelos, de mis hijos, de amigos. Y dos pizarras: una para las cosas urgentes, y otra que es como un organizador mensual al que no uso demasiado.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Que soy un caos, pero lo intento.

Orden y aprendizajes

Heladera de Leandro

Leandro, 38 años

¿Cuánto gastas en llenar tu heladera?

Más de 3.000 pesos seguro, y eso que vivo solo.

¿Cada cuánto la llenás?

Desde 2016 que no la lleno. Vivo la semana, y a lo sumo compro lo congelados planificando un poco el mes, que son los que te permiten zafar si en algún momento no sabes qué comer. Pero no pienso la heladera por mes. Compro por día, a lo sumo por semana.

¿Qué guardas?

Sobras. Si son pocas en la parte de abajo, si son muchas en el freezer. Y chocolates que me regala gente a la que le hago algún favor. Como no me gustan, los meto en la heladera y mueren ahí, o los ofrezco cuando me vienen a visitar.

¿Cómo la ordenas?

El orden sí me parece algo muy importante. En el freezer, todo: hamburguesas, milanesas de pollo, de carne, pastas, ravioles, salsas que me van sobrando. En la heladera: quesos y fiambres, arriba. Sobras y bebidas, abajo. En el cajón de las verduras trato de separar las cítricas de las que no lo son, para que no se contaminen y se pudran más rápido. Tengo un toc con eso. Y en la puerta, por mi familia, me acostumbre a no poner bebidas o cosas pesadas para que no se desvencije. Ahí guardo huevos, calditos, y los sobrecitos de mostaza, kétchup, mayonesa.

¿Cómo es por afuera?

Tengo un toc con las cosas que me compro, las compro pensando que en algún momento las voy a vender. Por eso, mi heladera aún tiene el plástico que la recubre, el que viene cuando la compras.

Pegados en la puerta, tengo alguna receta del odontólogo, algún turno, imanes, y cosas pendientes: el ticket del laverap, las expensas, o algún calendario. Es como una suerte de agenda.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Que aprendí mucho. Mi heladera cambió desde que dejé de convivir. Antes, todo lo que sobraba iba a la heladera y al poco tiempo ésta era más un tacho de basura que otra cosa. Todo moría en la heladera. Hoy que vivo sólo, me ocupo de mantenerla limpia. No se parece en nada a la de mis padres que era un quilombo, explotada de cosas. Cuando los visito y abro la de ellos, me deprimo de sólo verla.

S.O.S

Heladera de Cristina

Cristina, 32 años, española viviendo en Buenos Aires

¿Cuánto dinero gastás en llenar tu heladera?

Entre 2.000 y 2.300 pesos al mes.

¿Cada cuánto la llenás?

Cada quince días hago las compras grandes, y durante la semana hago compras pequeñas en la verdulería, y caprichos varios. algunas galletitas o papas de bolsa que son ricas.

¿Qué es lo más extraño que guardas adentro?

Un gel para masaje corporal que dice: “ Alivio inmediato de las molestias por cualquier actividad y esfuerzo”. Me lo dió mi madre en mi última visita a Barcelona. Por lo visto, me dolía algo. Muy bueno, por cierto. Es del herbolario de la esquina de su casa.

¿Qué no te puede faltar?

Algún queso, si son varios, mejor. Agua fresca, tomates.

Siendo extranjera, ¿Hay algo que te hagas traer especialmente de tu país, o algo que extrañes que no encuentres acá?

Siempre hago que me traigan Nocilla que es la Nutella española, ¡un sacrilegio! Seguro que la Nutella es mil veces mejor, pero yo soy Nocilla forever. Y ya no sé si es por nostalgia, o porque realmente me gusta más. Eso sí, tiene que ser la de “dos colores”: la de chocolate blanco y negro. Otro capricho, made in Spain, son las olivas rellenas de anchoa. Me pierden. Y por último, y no menos importante, las pipas sabor tijuana. ¡Un vicio! Y alguna que otra cosa más que no consigo aquí.


Relacionados: Comer en Constitución: el mestizaje porteño comienza por la boca


¿Cuál es el alimento que más te gusta, que haya en Argentina y, no en España?

Las facturas. El cañoncito de dulce de leche es mi preferido, y así me puse los primeros meses de vivir aquí. Ahora sólo lo como de vez en cuando. ¡Y el choripan! Soy muy feliz con un chori y una birra, la verdad que sí. ¡Y las bebidas de pomelo! No sé ahora, pero en España no era muy común encontrar de esas. Teníamos Fanta de limón, pero no de pomelo. Igual, yo soy más de Paso de los Toros.

¿Tenés cosas pegadas fuera de la heladera?

¡Sí! La tengo llena de cosas. Es el lugar de mi casa dónde más recuerdos tengo. Es como el lugar de reencuentro con los míos. Mi pequeño santuario retro-hogareño.

El cuelgue

Heladera de Adriana

Adriana, 40 años

¿Cuánto gastas en llenar tu heladera?

No la suelo llenar, voy comprando de a poco lo que necesito. Por cuestiones de dinero disponible, y porque, al vivir sola, muchas veces termino tirando cosas que no consumo. Por cada compra puedo gastar alrededor de 500 pesos, en cosas básicas.

¿Qué es lo más raro que guardás adentro?

Lo más extraño que tengo ahí adentro es un frasco de Kefir, recién adquirido, que me regalaron. Es lo más preciado de mi colección de salsas picantes mexicanas.

¿Qué tiene por fuera tu heladera?

Mis postales viejas, y cosas de ese estilo.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Creo que mi heladera generalmente dice: “Jodete, te colgaste y ahora solo hay un huevo y un tomate viejo”.

A base de Agua

Heladera de Silvia

Silvia, 60 años

¿Cuánto gastas en llenar tu heladera?

En llenarla como me gustaría gasto entre 5.000 y 6.000 pesos.

¿Cada cuánto la llenás?

Logro llenarla una vez al mes.

¿Qué es lo más raro que guardás adentro?

Lo más extraño que guardo son cáscaras de naranja, y de limón. Rollos fotográficos, y una lata de película 35mm, con el cortometraje de una de mis hijas.

¿Qué tiene por fuera tu heladera?

Afuera tengo un cronograma semanal que nunca uso, imanes de distintos lugares de comida y de farmacias, fotos de familiares, y dibujos de mi otra hija.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Definitivamente, que no me gusta cocinar. Y aparentemente, que vivo a base de agua.

Viviendo el presente

Heladera de Karina

Karina, 39 años

¿Cuánto gastas en llenar tu heladera?

Somos cuatro en la familia, así que gasto bastante. Entre 400, y 500 pesos por día.

¿Cada cuánto la llenás?

No hago compras grandes. Voy todos los días a la carnicería y a la verdulería.

¿Qué es lo más raro que guardás adentro?

Lo más raro que guardo es un Amoxidal Respiratorio (creo que está vencido).

¿Qué tiene por fuera tu heladera?

Stickers, los horarios de las actividades de mi hija más chica, y un dibujo.

¿Qué dice tu heladera de vos?

Que no me gusta mucho cocinar. Y que no soy de planificar, vivo el día a día.