Dinero por VICE

No importa que se te quede la billetera: el pago electrónico soluciona tus problemas

Un economista nos explicó las virtudes de esta forma de pago, que cada vez impulsan más bancos, entidades comerciales y financieras.

por Santiago Cembrano; ilustración de Natalia Barragán
10 Diciembre 2019, 4:28pm

Ilustraciones por Natalia Barragán

Contenido co-creado con Bancolombia.

El año pasado viajé a China y vi de todo: sánduches de burro, niños orinando en la calle a través de un orificio en su pantalón, edificios y autopistas descomunales, gente entusiasmada de vernos que nos pedían fotos. Pero no vi efectivo: todo se hacía a través del pago electrónico. Volví a Colombia pensando que, como una de las principales economías del mundo me lo mostraba enfáticamente, el efectivo iba perdiendo lugar frente a la practicidad del pago electrónico.

Y tiene sentido: desde hace siglos hemos ido buscando formas de hacer transacciones eficientes y sencillas. Del trueque pasamos a los metales, de allí al efectivo y luego a las tarjetas de crédito y débito. Y así vamos: buscando un método sencillo, rápido, seguro. El pago electrónico cumple con todas esas características, por lo que tanto usuarios como bancos y establecimientos comerciales han intensificado su uso recientemente. Por eso, a diario siguen surgiendo herramientas que amplían el repertorio del pago electrónico.

pago electronico

Para entender qué es y por qué es importante hablé con Julián Mesa, economista con experiencia en el sector bancario. Mesa me explicó que el pago electrónico es algo que se está incentivando por varias razones. “En primer lugar, por cuestiones de legalidad. Se ha evidenciado que la mayor parte del dinero en efectivo que circula en la calle es proveniente de alguna actividad ilegal y hace parte del ciclo de lavado de activos. En cambio, una vez que el dinero es bancarizado, los controles son muchísimo más altos y se pueden prevenir este tipo de delitos”, afirma.

Por eso es por lo que distintas entidades abogan por el pago electrónico –que implica el compromiso de empresas y usuarios–, para controlar el origen y la circulación de los recursos y “poder luchar contra el lavado de activos y el terrorismo y su financiamiento. Si entendemos que la lucha contra estos delitos no es sólo del gobierno o de las entidades financieras sino de todos los colombianos, esto se vuelve un beneficio para todos”, añade Mesa.

Adicionalmente, las plataformas de pago electrónico hacen más eficiente la transferencia de recursos entre los actores, lo que reduce los costos para las entidades bancarias y comerciales; así pues, es mucho más sencillo y barato para las entidades financieras transferir recursos de forma virtual que de forma física. Y esto también aplica para los consumidores. Según Mesa, “es mucho más sencillo tener un chip en su teléfono que solo tiene que acercar a un datáfono para realizar una transacción que hacer un retiro de efectivo, exponerse a los riesgos que implica movilizarse con una suma de efectivo por la ciudad, y luego si poder realizar el consumo”.

PAGO_ELECTRONICO

Finalmente, un factor fundamental en la campaña por el pago electrónico es la seguridad, campo en la que esta forma de pago derrota el intercambio físico de dinero e incluso el pago con tarjeta, tanto para personas naturales como para comercios y bancos. Mesa lo resume así: “Mejora la seguridad en las calles, mejor la seguridad para las entidades, y con cada avance tecnológico, por ejemplo, pasar de las tarjetas con banda a las tarjetas con chip, se adoptan mayores medidas de seguridad que reducen los robos de identidad, la clonación de tarjetas y el fleteo, entre otras”.

Para entender mejor el pago electrónico, profundicemos en las dos opciones principales:

Código QR

Este código de respuesta rápida es una herramienta eficiente y veloz tanto para empresas como para compradores al hacer transacciones: la tienda dispone del código y el cliente lo escanea a través de su celular, nada más. Así el pago es mucho más fácil, las filas se reducen, etc. Esta facilidad ha llevado a que los bancos y las empresas se interesen por promover este mecanismo de pago. Como ventaja también destaca la seguridad, al no haber efectivo ni tarjetas involucradas. Es importante que a la hora de pagar se verifique el monto es correcto y tener habilitada la opción de usar la cámara desde la aplicación. Y no hay que tener un gran celular para esta transacción, pues la mayoría de los smartphones soportan el pago por código QR.

Pago sin contacto

Sin entregar billetes ni insertar tarjetas: acá está el pago sin contacto, para agilizar las compras. La forma más difundida de pago sin contacto es la manilla, que está asociada con la cuenta de ahorros. Este producto, adicional a la tarjeta de crédito, permite hacer compras en negocios que cuenten con la tecnología NFC. Ya no hay que cargar efectivo, pero tampoco celular ni tarjetas: la manilla se encarga de todo. Y el trámite es rápido, cuestión de segundos. La manilla es un dispositivo de plástico que, al acercarse al datáfono, realizará el pago. Otra forma de pago sin contacto es el sticker, que suele pegarse bajo el celular, y funciona igual que la manilla.

El tiempo es dinero, y ahorrar tiempo en lo que tiene que ver con dinero es aún más valioso. Por eso, desde VICE y Bancolombia quisimos explicarles las bondades del pago electrónico, una forma de pago que además de ser más sencilla y rápida fortalece la seguridad financiera, una de nuestras preocupaciones en este proyecto. Con este artículo buscamos aumentar la información para que ustedes puedan decidir y elegir la opción que más les convenga.

Tagged:
Patrocinado
seguridad
Finanzas personales
bolsillo
Bancolombia