Oaxaca arde: chocan policías y maestros en México, hay varios muertos y heridos

Hasta el momento se han reportado seis muertos y 94 heridos. Son el saldo de una batalla que se prolongó por horas en diferentes partes del estado, en la que las fuerzas de seguridad utilizaron armas de fuego contra profesores disidentes.

|
20 junio 2016, 1:30pm

Imagen por Manuel Velasquez/Getty Images.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El día de ayer se vivió una autentica batalla en Oaxaca, uno de los estados más pobres de México, cuando cientos de policías federales se enfrentaron contra maestros disientes y ciudadanos que los apoyan, en diferentes puntos cercanos a la capital del estado.

Durante horas, los gases lacrimógenos de la policía, las piedras de los maestros, las bombas molotov y los cohetones se mezclaron para conformar uno de los capítulos más intensos en la historia de choques entre inconformes radicales y fuerzas de seguridad en el país. El resultado: al menos seis muertos y 94 personas heridas, según reportó el gobierno estatal.

Todo comenzó la mañana de este domingo cuando los policías empezaron a avanzar hacia la capital del estado. Habían llegado el lunes 13 de junio para desalojar el plantón que los profesores mantienen en la ciudad, pero desde ese día, los pobladores de la comunidad de Nochixtlán, ubicada a unas dos horas de ahí, les cerró el paso mediante un bloqueo carretero.

El avance de los agentes policiacos detonó la repuesta de maestros y pobladores que pretendían impedir su paso. Inmediatamente de un lado y de otro comenzaron a atacarse. Los policías con escudos, equipo antimotines y gas lacrimógeno, y los inconformes con palos, capuchas y barricadas improvisadas. En ocasiones un helicóptero con elementos federales abordo, lanzaba las bombas de gas directo a las personas.

'Se oyeron tres disparos, que les dieron a dos jóvenes en las piernas'.

Además de pobladores, a los maestros los acompañaban miembros de organizaciones civiles, activistas de derechos humanos, estudiantes, colectivos anarquistas, amas de casa y comerciantes.

Ahí, durante ocho horas de enfrentamiento, se registraron seis personas muertas — algunos reportados como estudiantes y otros como maestros — y decenas de heridos y detenidos, y del otro lado, la policía confirmó a 21 de sus elementos lesionados.

Maestros mexicanos aumentan protestas antigubernamentales. Leer más aquí.

Mediante un comunicado, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la organización sindical a la que están adheridos los profesores disidentes, informó que cinco de los muertos eran gente cercana a ellos y eran: Anselmo Cruz de 33 años, Jesús cadena de 19, Iralvín Jiménez de 29, Óscar Nicolás de 22, Omar González de 22 y Óscar Luna o Andrés Aguilar de 23 años.

El reportero Elpidio Ramos, quien cubría para el diario local El Sur el desalojo de maestros en un bloqueo del municipio de Juchitán, también resultó muerto. Fue baleado por hombres armados que saqueaban comercios, según informaron medios locales.

Aunque la Policía Federal en un principio negó mediante un comunicado el uso de armas de fuego, horas después, y ante evidencia fotográfica de agencias como Xinhua, reconoció que al final del enfrentamiento sí hicieron uso de ellas, debido a la presunta presencia de gente armada.

"Había personas vestidas de civil armadas, ya no era un enfrentamiento ya era gente cometiendo delitos. Muy al final del proceso llegó un grupo de la Policía Federal que portaba sus armas de cargo", explicó Enrique Galindo, comisionado de la Policía Federal, en conferencia de prensa.

Las fotografías difundidas también por Associated Press, muestran a policías federales portando armas largas tipo R-15, pero en ninguna se observa a algún grupo de civiles con armas de fuego.

Después del enfrentamiento en Nochixtlán la policía continuó su avance hacia el centro del estado, pero en la caseta de cobro de Huitzo, se volvieron a enfrentar con pobladores y maestros por un lapso de dos horas.

Una vez pasado ese punto, volvieron a chocar policías federales e inconformes, ahora a la altura de la comunidad de Hacienda Blanca, ubicada a unos 15 minutos de la capital.

'Nosotros tratábamos de bloquearlos con bombas molotov y cohetones'.

Ahí, varios pobladores hicieron una transmisión en tiempo real de lo que estaba pasando a través de Periscope. En ésta se veía a decenas de personas, algunas portando piedras y otras palos, que trataban de colocar barricadas para impedir el paso de la policía, mientras un helicóptero les arrojaba gases lacrimógenos.

Ricardo Guerrero, estudiante de licenciatura, participó en ese enfrentamiento, en entrevista telefónica con VICE News señala que ante la cantidad de gases lanzados desde el helicóptero por la policía, la gente se replegó hacia varios puntos, incluso en sus casas, de las que salía gente con sus bebés que habían sufrido los estragos del gas al interior de su domicilio.

"La gente de las colonias cercanas nos daban Coca Cola y vinagre para rociarlos en nuestros rostros y contrarrestar el efecto del gas. Nosotros tratábamos de bloquearlos con bombas molotov y cohetones, pero con el tiempo se nos fueron acabando y sólo nos quedaban las piedras. Se oyeron tres disparos, que les dieron a dos jóvenes en las piernas, ahí nos replegamos mientras otros cuidaban a los heridos. Los policías se retiraron porque ya estaban muy cansados, pero nosotros también ya no teníamos con que enfrentarlos, después de tantas horas", dice el joven oaxaqueño.

—¿Por qué salir a enfrentar a la policía en un momento así?

—Por solidaridad y por defender nuestros espacios que son violentados con la presencia policial como las plazas y los pueblos. También porque vivimos en un estado en donde a muchas comunidades no llegan los servicios básicos, y los únicos que llegan son los profesores, por eso tienen tanto apoyo. Además hay una tradición de lucha que tiene décadas, hay muchos maestros marxistas pero también anarquistas y con estos últimos nos identificamos más los jóvenes y trabajamos de la mano con ellos para resistir y construir nuevos procesos de organización.

En un video difundido en las Facebook por un medio comunitario de izquierdas llamado Avispa Midia se ve a policías portando armas largas durante el enfrentamiento y en otro se ve a un joven en estado inconsciente herido en el abdomen. Asimismo, en Radio Tlayuda, una radio comunitaria que retoma su nombre de un platillo típico de la famosa gastronomía del estado, ciudadanos reportaron que la policía había llegado a los hospitales cercanos de los lugares de los enfrentamientos para impedir que fueran atendidos los heridos.

ATENCIÓN: el vídeo puede contener imágenes que hieran la sensibilidad.

Incluso, médicos y estudiantes de medicina, denunciaron en la radio que los agentes federales trataron de ingresar a una escuela primaria improvisada como hospital, para detener a los heridos.

De acuerdo con medios locales, la policía se encuentra en las inmediaciones de la ciudad, pero hasta el momento no han intentado ingresar al centro de la capital.

Las causas

Los maestros de la CNTE buscan echar abajo la reforma educativa del gobierno federal. Esta reforma los obliga a una evaluación periódica para que puedan obtener y conservar su trabajo, además les prohíbe heredar su plaza laboral a algún familiar cuando se jubilen.

En varias conferencias de prensa los profesores disidentes han señalado que la reforma no tiene un carácter educativo, sino laboral, ya que puede ser usada como una herramienta para controlar a aquellos que denuncian bajos salarios o falta de presupuesto en las escuelas públicas.

También la rechazan porque consideran que no resuelve de fondo el problema de la infraestructura educativa, y deben trabajar en centros educativos que no cuentan con los equipamiento básicos para su funcionamiento, como agua potable, drenaje o techos firmes en las aulas.

No sólo en Oaxaca, sino también en otros estados como Guerrero, Michoacán o Chiapas, todos ubicados en el pacifico mexicano y con altos niveles de pobreza, los profesores se han manifestado contra las leyes gubernamentales recién aprobadas.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en los últimos ocho meses han sido despedidos 9.709 maestros. Algunos de ellos por ausentarse por más de tres días a su trabajo mientras realizan acciones de resistencia, y otros por negarse a ser evaluados.

Diez años y no hay culpables de la brutal represión a un poblado campesino de México. Leer más aquí.

Por su parte, Aurelio Nuño, titular de la SEP ha declarado en varias ocasiones que las protestas de la CNTE sólo buscan mantener los privilegios que tienen algunos lideres sindicales. Los ha acusado de delincuentes y de que venden plazas laborales, es decir de ceder su puesto de trabajo a cambio de un intercambio monetario.

En ese sentido, Rubén Núñez y Francisco Villalobos, ambos dirigentes de la CNTE, fueron detenidos a inicios de la semana pasada por un supuesto desvío de 132 millones de pesos, unos 7,3 millones de dólares.

Hasta el momento Nuño no se ha reunido a negociar con los inconformes y en su cuenta de Twitter ha dicho que no lo hará hasta que acepten la reforma educativa.

'Salía gente con sus bebés que habían sufrido los estragos del gas al interior de su domicilio'.

Finalmente la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que envió a un número importante de sus elementos a Oaxaca para verificar la situación y emitir informes sobre lo que acontece, así como revisar la oportuna atención medica de los heridos por los hechos e instar a las partes a privilegiar el diálogo para resolver el conflicto.

La CNDH "insiste, tanto a los integrantes de la CNTE y organizaciones afines, así como a las autoridades del gobierno federal y estatal, a que privilegien el diálogo, y que el actuar de unos y otros, se dé dentro del marco de la legalidad, exhortando a que cualquier diferencia o exigencia se resuelva conforme a estos principios".

Por los hechos ocurridos este domingo, los maestros disidentes y sus simpatizantes han anunciado acciones en los próximos días en varios estados del país, como Chihuahua, Guerrero, Chiapas y la Ciudad de México, entre otros.

Hasta el momento, no hay responsables por los muertos y heridos en Oaxaca.

Sigue a Rogelio Velázquez en Twitter: @roger_velav

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Más VICE
Canales de VICE