Publicidad
americas

El gobernador de Veracruz testificará en el caso del reportero asesinado Rubén Espinosa

El anuncio es la primera señal de que el gobernador podría enfrentar presión judicial desde el exterior de su estado por las alegaciones de los reporteros en Veracruz de que su administración es responsable de los asesinatos a periodistas.

por Daniel Hernandez
12 Agosto 2015, 8:20am

Imagen por Katherine Corcoran/AP

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, será interrogado por el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa y por las amenazas que el periodista dijo recibir por el trabajo que realizaba en el estado.

En una breve declaración, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal dijo que consideran que Duarte es un "testigo" y que los investigadores "recabará[n] la declaración del gobernador de Veracruz en su calidad de testigo, derivado de la línea de investigación de la actividad profesional y el activismo de dos de las cinco" víctimas, entre ellos Espinosa, quien fue hallado con marcas de tortura y un tiro de gracia en un departamento en la Ciudad de México el pasado 31 de julio.

Nadia Vera, otra de las víctimas del asesinato múltiple, era una estudiante y activista quién había dicho unos meses antes de su muerte que "si algo le pasaba", el responsable sería Duarte. Antes de morir, Espinosa también dijo que Duarte había mandado a su secuaces para amenazarlo.

Nadia Vera, asesinada en México DF: 'Si algo me pasa', fue el gobernador de Veracruz. Leer más aquí.

Un portavoz de la Procuraduría de México DF dijo a VICE News que sus superiores no revelaron cuándo investigarían el testimonio de Duarte. Por otro lado, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dijo que los investigadores viajarán hoy a Veracruz.

Sin embargo, el anuncio es la primera señal de que el gobernador podría enfrentar presión judicial desde el exterior de su estado por las alegaciones de los periodistas en Veracruz de que su administración es responsable, hasta cierto punto, de las amenazas o asesinatos sin resolver de los periodistas en el territorio que él gobierna.

El lunes, Duarte dio una conferencia de prensa para defenderse a sí mismo en la que se lo podía ver nervioso, y donde aseguró que su administración busca proteger la libertad de expresión en Veracruz.

Al menos 13 periodistas — según otras cuentas 14 — han sido asesinados en su estado desde que Duarte accedió al poder en diciembre de 2010. Uno de los casos más emblemáticos fue el asesinato de la periodista Regina Martínez en Xalapa en 2012.

Un fotoperiodista escapa de Veracruz por amenazas pero es asesinado en México DF. Leer más aquí.

Duarte ha mostrado bastante indiferencia ante estos homicidios e incluso ha responsabilizado frecuentemente a otros factores de la vida de las víctimas como la razón de los asesinatos en desmedro de la profesión que ejercían. El primero de julio — Día de la Libertad de Expresión en Veracruz — Duarte dio un escalofriante discurso frente a periodistas en el que advirtió a los presentes diciéndoles que se "portaran bien".

"Vamos a sacudir el árbol y van a caer muchas manzanas podridas", dijo Duarte, según las grabaciones. "Se los digo por ustedes, por sus familias, y también por mí y por mi familia".

Los periodistas y defensores de la libertad de prensa dijeron que el discurso de Duarte del primero de julio constituía una amenaza para todas las personas que trabajan en los medios de comunicación en Veracruz.

El gobernador se refirió a periodistas que "tienen una vinculación" con el crimen organizado de Veracruz, una red de tráfico de drogas y de personas que se cree estar bajo el control del cártel de los Zetas. Varios grupos a favor de los derechos de prensa dicen que algunos reporteros en México son forzados a aceptar sobornos o a enfrentar amenazas por parte del crimen organizado.

'Todo indica que la colombiana será el chivo expiatorio de este crimen horrendo'.

Sin embargo, han habido nuevos detalles en la investigación de los recientes homicidios. La colombiana asesinada cuya identidad fue reservada durante días y a quien se le denominó "Nicole", fue identificada como Mile Virginia Martin, de 31 años.

Martin, quien nació en Bogotá, se mudó a Ciudad de México en 2010 para comenzar una carrera como modelo. No veía a su familia desde 2012, cuando viajó a Colombia por última vez. Según los reportes, Martin llevaba viviendo en el departamento donde ocurrieron los crímenes menos de dos meses cuando fue asesinada junto con Espinosa, Vera, Yesenia Quiroz, de 18 años, y Alejandra Negrete, de 40.

Hasta ahora las autoridades capitalinas han arrestado a uno de los tres supuestos asesinos, Daniel Pacheco Gutiérrez, un hombre que ya había sido encarcelado por violación y robo.

Nuevo episodio de violencia contra la prensa mexicana: ataque a un diario en Veracruz. Leer más aquí.

El gobernador de Veracruz Javier Duarte. (Imagen vía Gobierno de Veracruz)

Tanto en una carta en respuesta como en su primera conferencia tras el multihomicidio, Duarte dijo que el caso era "atroz" y que merecía justicia.

Afirmó que iba a cooperar y añadió que el gobierno de Veracruz no tiene nada que ver con el caso porque no ocurrió dentro del estado. También se retractó de su comentario polémico de "pórtense bien" y dijo que fue utilizado fuera de contexto.

"Somos respetuosos de la manifestación libre de ideas, de la libertad de manifestarse y de todas las expresiones sociales que se dan en el Estado", dijo Duarte y explicó que el comentario de "pórtense bien" estaba dirigido hacia los habitantes de Poza Rica, donde tuvo lugar el discurso.

El cuerpo de Mile Virginia Martin fue el que tenía las peores heridas, con marcas de estrangulamiento y violación. Según la Procuraduría, Martin trató de defenderse de los agresores y éstos la golpearon en respuesta. Pacheco dijo a los investigadores que no participó en las violaciones pero que sí vio cómo sus dos compañeros violaron a Martin. Los investigadores insisten en que el móvil de los asesinatos fue un robo.

Según la declaración de Pacheco, los otros dos presuntos criminales eran un "viene viene" [persona que cuida los automóviles y ayuda al conductor que quiere estacionar o salir de su lugar, a cambio de una propina] presuntamente ex policía y un malabarista llamado "Omar". Según las autoridades, los dos hombres siguen sueltos. Pacheco enfrenta cargos por feminicidio, asesinato y robo agravado.

La indignación por los asesinatos en la Ciudad de México se ha extendido más allá de las fronteras. Se han organizado manifestaciones en Buenos Aires, Londres, Madrid y Barcelona y en varias ciudades de México. El lunes pasado, cerca de mil manifestantes se reunieron frente a la casa de Duarte en el centro de Xalapa, la capital del estado, con letreros que decían "¡Fuiste tú!".

Los manifestantes también protestaron contra la forma en que las autoridades están manejando la identidad de la víctima colombiana.

"Todo indica que la colombiana será el chivo expiatorio de este crimen horrendo", escribió la columnista Catalina Ruiz-Navarro en El Espectador, un periódico de Bogotá. "Ya se oye decir que 'fue por drogas'. De hecho, la palabra 'colombiana' está usándose como eufemismo de prostituta".

Mientras tanto, el gobierno del DF anunció que implementaría una ordenanza en la ciudad para proteger a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas. Si un activista o un reportero pide ayuda al gobierno, las autoridades deberán ofrecer entrenamiento para defensa propia y servicios de reubicación o proporcionarles vigilancia.

El estado de Veracruz tiene una ley similar pero los periodistas siguen muriendo.

Las mujeres asesinadas junto al fotoperiodista mexicano fueron torturadas y violadas. Leer más aquí.

Gabriela Gorbea ha contribuído con este artículo.

Sigue a Daniel Hernandez en Twitter: @longdrivesouth

Tagged:
VICE News
Veracruz
Derechos Humanos
tortura
violación
abuso sexual
activistas
libertad de expresión
robo
colombiana
Ruben Espinosa
periodismo
fotoperiodista
javier duarte
libertad de prensa
Nadia Vera
Regina Martínez
autocensura
autoridades
fotoperiodista asesinado
multihomicidio
DDHH
mile virginia martin
homicidio múltiple