Publicidad
Estado Islámico

Siguiente objetivo de Estado Islámico: el petróleo de Libia

Expertos en geopolítica aseguran que el petróleo de Libia es clave en los planes de Estado Islámico para ganar el control del país y convertirlo en una base para futuros objetivos en África y Europa.

por John Dyer
07 Enero 2016, 1:08pm

Une milice libyenne affronte des rivaux près de Bir al-Ghanam, à 90 kilomètres au nord de Tripoli, en mars 2015. (Photo via EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Combatientes de Estado Islámico (EI) y fuerzas libias se enzarzaron en una batalla campal el miércoles en una violenta puja por las terminales petroleras costeras que, según algunos expertos, son claves en la lucha de los extremistas islámicos por hacerse con el control del país y convertirlo en una base para futuros ataques en África y Europa.

Cinco tanques de petróleo situados en las ciudades libias de Es Sider y Ras Lanuf ardieron en llamas el miércoles tras los bombardeos de combatientes de EI, según informó Reuters.  Mustafa Sanalla, presidente de la empresa estatal de libia Oil Corporation, emitió un comunicado instando a las distintas facciones de combatientes a que no respondan al ataque de EI de forma unilateral.

"Espero que esta violencia atroz conduzca a los líderes políticos de todos los bandos en Libia a entender la magnitud de la amenaza que enfrentamos", expresó Sanalla. "Yo les animo a que hagan a un lado sus diferencias. Tenemos que unirnos contra este enemigo común, no mañana o la próxima semana, sino ya mismo".

Los gobiernos rivales de Trípoli y Tobruk, una coalición de yihadistas llamada Consejo de la Shura de los Revolucionarios de Benghazi, y Estado Islámico, han estado compitiendo por el control de Libia desde el frustrado acuerdo de paz al que se llegó tras el asesinato del ex dictador Muammar Gaddafi.

Humillados y ofendidos: amazigh, los 'otros' libios. Leer más aquí.

Distintos expertos consultados por VICE News aseguran que hay dos aspectos que están juego en esta guerra.

En 2014, EI declara que su califato gobierna en tres provincias del país, con la ciudad de Sirte como capital de facto del grupo terrorista.

Si EI obtiene el control de la industria petrolera de Libia, tendrá suficientes ingresos — a pesar de que probablemente sólo vendería el petróleo dentro del país — para consolidar su poder, dice William Braniff, director ejecutivo del Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y Respuestas al Terrorismo en la Universidad de Maryland.

"Esta puede ser la maniobra económica que convierta Estado Islámico en un problema persistente para Libia", explica Braniff. "El escenario cambia cuando una organización se autofinancia, controla el territorio, y es capaz de subyugar a la población. Lo estamos viendo en Irak y Siria. Una presencia enraizada en un territorio es difícil de combatir".

Mira el documental de VICE News en Español 'Libia: un estado fallido' (pronto con subtítulos en español):

Actualmente, las Naciones Unidas están haciendo de broker en las negociaciones entre las tres facciones desvinculadas de EI y que combaten en la guerra civil de Libia con la esperanza de formar un gobierno de unidad que pueda traer paz y estabilidad en el país. Esas conversaciones han desembocado en un acuerdo para compartir el poder mediante un gobierno de unidad que debería constituirse en cuestión de semanas. Una pieza clave de ese acuerdo es cómo las distintas facciones se repartirán los ingresos generados por el petróleo. Libia tiene las mayores reservas de petróleo del continente africano.

Al destruir o paralizar la industria petrolera de Libia, EI podría echar por tierra el acuerdo para hacer realidad el citado gobierno de unidad.

"Esto silencia el acuerdo entre los grupos rivales", opina Martin Reardon, vicepresidente senior del Grupo Soufan, una consultoría de seguridad e inteligencia. "Socava la posibilidad de formar un gobierno conjunto limitando las probabilidades de tejer una alianza entre estos grupos militantes y rivales de Estado Islámico".

Narcos y Al-Qaeda: el camino de la cocaína desde Latinoamérica a Europa vía África. Leer más aquí.

El Reino Unido ha enviado, según informes, 1.000 soldados de las fuerzas especiales a Libia para ayudar a detener a EI en el país. Si el acuerdo para compartir el poder se convierte en una realidad, Gran Bretaña, Italia y otros países europeos podrían enviar otros 5.000 soldados al país para colaborar y apoyar al nuevo gobierno.

A Estado Islámico, opina Reardon, le gustaría tener la oportunidad de matar a tropas europeas en un país musulmán. Sin embargo, si el acuerdo patrocinado por la ONU para formar una coalición fracasa y mantiene a los europeos lejos, eso equivaldría a facilitar la creación de un gobierno basado en una interpretación ultra-ortodoxa de la sharia.

Sea como sea, el resultado será el mismo: Estado Islámico se tornará amo de un país que se encuentra a solo 480 kilómetros de Sicilia — una distancia que refugiados desesperados ajenos a la riqueza petrolera recorren continuamente. Libia también se encuentra junto a Túnez, un país árabe democrático, algo poco usual en la zona, y a Egipto, el país árabe más poblado y que está bajo el poder de un gobierno militar relativamente estable.

"La comunidad internacional debe hacer lo posible por evitarlo", advierte Braniff.

Sigue a John Dyer en Twitter: @johnjdyerjr

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
africa
VICE News
tripoli
Sirte
Tobruk
Libia
oriente medio
guerras y conflictos
consejo de la shura de los revolucionarios de benghazi
estado islámico en libia
estado islámico petróleo libia
financiamiento de estado islámico
muamar el gadafi
petrolera estatal
petróleo de estado islámico
petróleo estado islámico libia