Publicidad
Ucrania

El ejército adolescente de Putin: nos adentramos en un campamento en Donetsk

VICE News visita un campo de juventud patriótica en Amvrosiesvka, en el este de Ucrania, donde los adolescentes aprenden a controlar las armas y entrenarse en luchas de cuchillos y combates en la escuela local.

por Veronika Silchenko
10 Junio 2015, 7:20am

Imagen por Veronica Silchenko y Roman Stepanovych/VICE News

Amvrosievka es una pequeña ciudad situada en el este de Ucrania a unas 40 millas de Donetsk y sólo a 12 millas de la frontera con Rusia. Sin embargo, el conflicto que se ha estado librando en esta región durante el último año sólo ha implicado a la región de Amvrosievka en una ocasión, el 15 de junio de 2014. Las fuerzas del gobierno de Ucrania y los rebeldes pro-rusos aún se siguen culpando entre ellos sobre quién de los dos bandos fue el responsable de los bombardeos de aquella noche.

Desde entonces, la mayor parte de la población solo se informa a través de la televisión rusa. Los vehículos militares que se dirigen hacia el frente creen, también, que son rusos.

VICE News se trasladó hasta Amvrosievka para conocer a algunos de los adolescentes que forman parte del club de las juventudes patrióticas — un club que conocimos durante el desfile del aniversario de la República Popular de Donetsk (DNR) a principios de este año —. Las jóvenes que participaban en la marcha lo hacían uniformados al estilo paracaidista y agitando una gran bandera del DNR. 

Durante los últimos cinco años, estos muchachos se han instruido en el manejo de armas en la escuela local de Amvrosieskva, y también se les forma en luchas de cuchillos y combates cuerpo a cuerpo. Nos invitaron a asistir a la competición regional "Futuro guerrero", en la que participaban. 

[ooyalacontent_id="VlYnhodTrGZSDVDoBETIgAo5z5w046Xf"player_id="YjMwNmI4YjU2MGM5ZWRjMzRmMjljMjc5" auto_play="1" skip_ads="0"]

El hecho de que estas materias formen parte de su plan de estudios puede resultar extraño para los occidentales, pero en Ucrania y Rusia es una herencia que arrastran desde hace años. Durante los años de la Unión Soviética, se suponía que cada ciudadano estaba "preparado" para enfrentarse a un ataque nuclear y proteger a la patria en caso de que fuera necesario.

Durante los últimos 25 años, la lecciones de patriotismo fueron desapareciendo poco a poco, pero parece que el conflicto con el este de Ucrania está revitalizando estas viejas costumbres. 

"Muchas cosas han cambiado desde que Amvrosievka pasó a formar parte de la autoproclamada República Popular de Donetsk el año pasado", asegura la directora de la escuela a VICE News. "Siempre nos hemos sentido más rusos, así que esto solo hace las cosas más fáciles", me lo dice sonriéndome, porque sabe que soy ruso. 

Iglesias protestantes y clandestinas en Donetsk: guerra religiosa en Ucrania. Ver vídeo aquí.

Le pregunto sobre la educación en lengua ucraniana y, dándome la espalda, me asegura que ninguno de los padres quería que sus hijos estudiara ucraniano. "Con la geografía ucraniana hemos hecho lo mismo, en su lugar enseñamos la geografía de Donbass", afirma. Y luego sonríe: "Son nuestras fronteras, nuestra región tal y como solía ser". 

"Por supuesto que nuestro objetivo principal era instalar una idea de patriotismo entre los más pequeños, porque es necesario una generación joven", afirma Nataliya, quien antes impartía clases de historia. "Debemos educar a las generación jóvenes a partir de ejemplos heroicos. ¡Cada historia humana es un gran ejemplo! Alrededor de 150 personas han pasado por nuestro club en estos cinco años, y muchos de ellos acaban siendo soldados", añade con orgullo. 

En el club se canta una canción, que dice algo así: "¿Qué es un paracaidista soviético? ¡Un paracaidista soviético es el poder, la belleza y el honor!". Las niñas muestran, entonces, su destreza militar al mismo tiempo que Nataliya muestra un libro colorido lleno de fotos de soldados sujetando a bebés, abrazando a sus esposas, o recibiendo flores de gente a su alrededor. Le pregunto si existe peligro de idealizar la guerra, sobre todo ahora, cuando las calles de Donbass están llenas de soldados y armas. 

Entonces, parece confundida. "Siempre hemos necesitado patriotismo. No solo ahora. Amar a tu patria es algo que siempre existió y siempre existirá. ¡Es algo sagrado lo que estamos haciendo!".

Y, sin embargo, me pregunto si a los niños se les enseñó previamente a ser patrióticos también respecto a Ucrania. "Oh, claro…", afirma Nataliya, con decepción. Después de una pausa, continúa: "Algunos de los chicos a los que enseñábamos están sirviendo a la armada de la Federación Rusa. Estamos orgullosos de nuestros antiguos alumnos. Sus carreras militares nos hacen sentir que no estamos viviendo para nada, que tenemos una generación continuista"

Antes de marchar de Amvrosiesvka, Nataliya me muestra un vídeo que ella y Oleg han hecho junto a los jóvenes. En una de las escenas, los chicos permanecen de pie, sujetando flores, cerca de un monumento dedicado al Holodomor, la hambruna que asoló la nación ucraniana entre 1932 y 1933 — y que Rusia jamás ha reconocido del todo. Le pregunto a Nataliya cómo explica ella la probable desaparición del Holodomor de los futuros libros de historia.

"Los libros de texto rusos hablan algo de eso", responde Nataliya. "Sé que no todo es perfecto, pero vamos en la buena dirección", me responde, antes de cambiar de tema. 

En imágenes: la formación de la República Popular de Donetsk un año después

Tagged:
VICE News
Vladimir Putin
Donetsk
Donbass
Europa
Rusia
Republica Popular de Donetsk
guerras y conflictos
Defensa y seguridad