Publicidad
Food by VICE

Gerente de Burger King acepta disculpas de mujeres que le dijeron que "volviera a México"

Ricardo Castillo, que es puertorriqueño, no solo las perdonó, sino que dijo que esperaba que alguien estableciera un GoFundMe para las mujeres que lo reprendieron.

por Jelisa Castrodale; traducido por Álvaro García
03 Agosto 2019, 3:00pm

Foto: Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

A veces parece que los restaurantes pueden sacar lo peor de la gente. La semana pasada, Nancy Goodman interrumpió la comida de un grupo de mujeres negras en un Bonefish Grill en Raleigh, Carolina del Norte, para decirles que estaban siendo groseras y usó un insulto racial. Y unos días antes de eso, dos mujeres mayores fueron captadas por la cámara de un Burger King de Florida regañando al gerente de la tienda por hablar español.

"Sí, sí, vuelve a México si quieres seguir hablando español. Vuelve a tu país mexicano, tu estado, tu país", dijo una de las mujeres a Ricardo Castillo. También le dijeron que "hablara 'mexicano' en casa".

"Adivine qué, señora", respondió Castillo. "No soy mexicano. Pero está siendo muy prejuiciosa y la quiero fuera de mi restaurante ahora mismo". (También dijo que estaban siendo "ignorantes e irrespetuosas".

Aunque Castillo amenazó con llamar a la policía, las mujeres finalmente recogieron su basura, una de ellas tomó su bastón y las dos se abrieron paso por la puerta. Castillo, quien es originario del territorio estadounidense de Puerto Rico, incluso les dijo que tuvieran un buen día.

"No fui irrespetuoso en ningún momento, pero les dije que tenían que abandonar el restaurante", contó al Daily Commercial. "La única pareja que estaba sentada en el restaurante era una mujer puertorriqueña y un chico mexicano, quienes después me dijeron: 'Nos sentimos ofendidos'. Lo mejor que podía hacer era sacar a esas personas del restaurante".

Castillo dijo que llamaría a la policía si regresaban las mujeres, pero eso fue antes de recibir una carta de disculpa. Poco después de que se sus acciones tuvieran alcance viral, enviaron una carta a Burger King, dirigida a Castillo. En la carta explicaron que no estaban actuando con normalidad ese día, debido a que una de ellas "se había quedado viuda la semana pasada", y ambas tenían el corazón "en carne viva", y estaban ansiosas por estar desempleadas. Además, señalaron repetidamente que eran "ciudadanas mayores" y "que se acercaban a los 80 años de edad".

"Es con sincero remordimiento que mi hermana y yo escribimos para disculparnos por nuestro pésimo comportamiento en su restaurante el 6 de julio. Nuestro comportamiento, calificado por otros como 'racista, detestable, ignorante y prejuicioso' nos hizo quedar mal, y les provocó reacciones negativas a ustedes y a la comunidad de habla hispana de una manera fuera de lo común para nosotras", escribieron. "Como cristianas, nuestra naturaleza amorosa chocó contra un muro emocional". Después de citar a Efesios, firmaron la carta como "Dos señoras viejas pero mucho más sabias de Eustis, Florida".

A pesar del hecho de que estas mujeres pasaron dos largos párrafos convirtiéndose en víctimas de la situación: pérdida, desamor y cuentas de banco, Castillo aceptó sus disculpas, porque aparentemente es mucho más indulgente que la persona promedio que es innecesariamente atacada por racistas. En una publicación de Facebook, no solo dijo que estaba satisfecho con esta respuesta, sino que también esperaba que alguien ESTABLECIERA UN GOFUNDME PARA AYUDARLAS A MANTENERSE. (Aunque los comentarios sobre la publicación de Castillo elogian casi universalmente su amable corazón y su capacidad de perdonar, no todos estuvieron de acuerdo. Según Yahoo, GoFundMe negó su solicitud de comenzar una recaudación de fondos para las dos mujeres).

Nancy Goodman, por otro lado, no está interesada en escribir una disculpa. Después de ser identificada como la "Racista de Bonefish", escribió su propia publicación en Facebook advirtiendo a sus amigos y familiares que iba a aparecer en un segmento de WRAL sobre el incidente. También se refirió a los clientes que insultó como "tres mujeres negras groseras y desagradables", y pareció culpar a la "ansiedad" de su uso de un insulto racial.

Cuando habló con la estación de noticias, ni siquiera estaba dispuesta a disculparse. "No voy a decir que lo siento, porque siguieron presionándome", dijo. "Se los diría nuevamente. Son las personas más groseras que he visto".

Tenemos la sensación de que ella tampoco recibirá un GoFundMe.