Publicidad
Noticias

La guía para hacerte tatuajes caseros

Una descripción paso a paso para que tus tatuajes caseros no apesten.

por María Rivas y Christina Gómez
18 Septiembre 2015, 3:00pm

Juan Echeverri se hizo su primer tatuaje en la escuela, a los 10 años. Su pasión durante esa época era dibujar. A los 13 años vino a México, donde se topó con los grandes de modificación corporal y cuando volvió a Colombia empezó la carrera de Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Colombia. Ahora, a punto de graduarse, decidió mostrar de nuevo su poco ortodoxo proceso de tatuaje, con un taller de tatuajes caseros.

Juan Echeverri, sus medias coloridas y sus tatuajes.

Después de ir a su taller, nos sentamos en una cafetería para hablar de lo que hoy se conoce como tatuaje casero. Juan, que hoy suma en total unos cuarenta tatuajes regados por su cuerpo, nos explica cómo el tatuaje casero se ha convertido en una tendencia cada vez más fuerte. Revive la técnica más antigua de la historia de los tatuajes: el Stick and Poke. Las tribus indígenas usan y han usado durante siglos esta técnica que significa, literalmente, "palito y pinchazo". Se trata de cualquier objeto afilado que pueda entrar a la piel y dar un pinchazo con tinta para generar un dibujo permanente.

"Yo nunca fui parte del proceso normal por el cual se forman los tatuadores", nos dice Juan. Mejor dicho, nunca tuvo que entrenar en la piel de un cerdo o encima de frutas mientras perfeccionaba la técnica, sino que hizo sus primeros tatuajes en seres humanos, que ahora tienen que vivir y lidiar con ellos por siempre.

Para él, la escena del tatuaje casero está tomando cada vez más fuerza. Además, "en relación con el tatuaje de estudio —nos dice—, esta alternativa no representa una amenaza, pues está haciendo crecer el medio".


Relacionado: Qué dicen esos lamentables tatuajes sobre ti


Por eso, el tatuaje se está empezando a hacer de maneras distintas y con otros estilos: no siempre busca lo mismo que el tatuaje tradicional o de estudio. Según él, este método retoma técnicas de los primeros tatuajes y los trae a la actualidad. "Cuando estoy afuera no me fijo en los tatuajes de estudio ni en lo que se considera un 'buen' tatuaje, sino que me fijo en habitantes de calle y en sus tatuajes, que están hechos de manera muy rústica y tienen un carisma muy particular", nos cuenta Juan.

Tatuados como HTML Flowers, Fuzi UVTPK, Chris Magnusson, Jeremy Merreighn, Spider Sinclaire y Pete Corrie son algunas de las influencias en el trabajo de Juan. Cada vez son más. Con esto en mente, Juan ha querido espacir la voz y el conocimiento acerca del tatuaje casero y "hazlo tú mismo", para poder enseñarlos a cualquiera dispuesto a tatuar su propia piel. Nos dice que hace poco encontró el trabajo de un graffitero bogotano llamado Crudo, que está en un punto medio entre el tatuaje hecho a máquina y el casero: "Crudo hace tatuajes a mano, de Stick and Poke, pero con un estilo que parece estar hecho con máquina, lo cual me llama mucho la atención", afirma. Otra tatuadora colombiana que ha sido una gran influencia en Juan es Valerie Giraldo, y finalmente Tupac Cruz, su tatuador favorito y el responsable de sus últimos tatuajes.

Les mostramos una pequeña guía para rayarse la piel.

Juan Echeverri instruyendo a uno de sus estudiantes en este taller. Fotos por Christina Gómez Echavarría.

ELEMENTOs

1. Agujas para tatuar, aunque una aguja de coser esterilizada o desinfectada sirve perfectamente bien. (Las agujas especializadas para máquina consisten en una sola soldadura de una o más agujas, que van añadidas a una varilla que están especialmente diseñada para la máquina de tatuajes).

2. Tapas para tinta. Puede ser cualquier recipiente, siempre y cuando sea alto y delgado, así se puede sumergir la aguja en él, y asegurarse de que esté muy limpio.

3. Tinta. La tinta china funciona muy bien, aunque diga explícitamente en el empaque que no es para hacer tatuajes.

Tapita con tinta y aguja

4. Soporte. Las agujas son bastante delgadas (imagina escribir con una mina de un lápiz). El soporte puede ser un lápiz donde pegas la aguja con cinta para generar mejor agarre. Otra alternativa para esto es enrollar la aguja con cinta aislante para darle grosor.

Enrollando la aguja en cinta para lograr un mejor agarre.

5. Un dibujo guía de lo que te quieres tatuar. Es opcional: si quieres puedes tatuar algo directamente sobre la piel.

6. Vaselina puede hacer las cosas mucho más útiles, para que no se riegue la tinta en tu piel.

7. Guantes de latex o nitrilo para evitar el contacto con los fluidos.

8. Papel de cocina para ir limpiando la piel.

9. Vinilpel (un plástico de cocina que se usa para envolver sándwiches). Es la mejor opción para mantener la higiene del espacio y además si no quieres manchar para siempre tu escritorio/comedor o cualquier otra superficie donde vas a poner todos los elementos.

Los pasos para hacerte un tatuaje a ti mismo:

1. Lo primero es preparar la estación. Pega el vinipel a la mesa y asegúrate de que ahí vas a trabajar sin salirte de sus bordes.

Juan Echeverri preparando la estación de trabajo.

2. Prepara los elementos. Pon una cantidad suficiente de vaselina sobre el vinilpel para tu uso personal como se ve en la fotografía de abajo. Usa esa misma vaselina para asegurar la tapa de tinta encima de ella (así no se te cae ni se riega la tinta cada vez que le metes la aguja en la tapa).

3. Abre una aguja ya esterilizada o desinféctala con fuego.

4. La aguja ya debe tener el soporte. Como dijimos, es más cómodo sentir que estás cogiendo una pluma o un lápiz. Es importante dejarle a la aguja uno o dos milímetros de espacio libre.

5. Ponte unos guantes.

6. Prepara tu diseño. Lo puedes hacer directamente en tu piel o utilizar papel hectográfico. Este papel funciona de la siguiente manera: es como papel carbón de color morado. Pones un papel blanco encima de él. Repasas o dibujas tu diseño sobre el papel blanco. Por un lado quedará el dibujo, y por el otro el pigmento del esténcil. Recortas el pedazo de papel blanco que contiene tu diseño para tener un pedazo más manejable y lo pegas en tu piel.

Si el esténcil es la manera como vas a transferir tu diseño a la piel, ponte una crema para esténcil (puedes crear una mezclando alcohol con jabón de manos) sobre el lugar deseado, no solamente donde va a estar el tatuaje, sino también a los alrededores. Después pégate el esténcil (el papel blanco que describimos anteriormente, con el pigmento del esténcil boca abajo). Presiona para que se transfiera el esténcil y quede bien puesto. Si lo vas a hacer en una parte peluda del cuerpo, asegurarte de afeitarla y de que quede limpia para tener mejores resultados.

Aplicando el esténcil.

7. Aplica vaselina sobre el diseño ya transferido. La vaselina ayuda a lubricar la piel e impide que se te manches de tinta. Con cada punto que vas haciendo, la tinta se riega por tu piel. La vaselina evita que te manches y, mientras te tatúas, puedes limpiar y ver cómo está quedando el rayón. De otra manera la piel se va a manchar y llegará a un punto donde no sabes qué parte es esténcil y qué parte ya tatuaste.

8. Sumerge la aguja en la tinta.

9. Estira la piel para que sea más fácil y para que el tatuaje quede mejor.

10. Empieza a hacer las perforaciones sobre tu piel, punto por punto. No debes pasar más allá de un milímetro de profundidad o puedes generarte filtraciones. (Estas filtraciones suceden cuando la tinta pasa más allá de la capa de piel y se empieza a esparcir en el tejido graso. Termina viéndose como un morado).

Piensa en este método como arte de puntillismo. Según el diseño que tengas, debes ir haciendo puntos para crear el efecto y el dibujo que quieres lograr.

11. Perfora continuamente a aproximadamente 45º para tener mejor resultado. Este es el mejor ángulo en el que puede entrar la aguja. Ve limpiando la superficie de la piel para ver qué estás haciendo.

12. Cuando termines, limpia bien y aplica más vaselina sobre el tatuaje. Necesita de una buena limpieza e hidratación constante para evitar que se irrite la piel o se infecte.

13. Derrama la tinta restante sobre un papel desechable para que absorba. Clava la aguja dentro de la tapita de tinta para asegurarte de que nadie más se vaya a picar con la aguja. Envuelve todo en el vinilpel y tíralo en una basura. De esta manera generas una envoltura con todos los materiales.




Consejos y cosas que debes saber

Este tipo de tatuajes no tienen muchas sombras, generalmente no tienen muchos rellenos y se basan más que todo en líneas negras. Mantenlo simple, especialmente si estás empezando.

Según el lugar donde te quieras tatuar y la sensibilidad de la piel va a ser más difícil o más posible tener filtraciones. También, dependiendo del lugar, dolerá más. Por ejemplo, en el torso encima de las costillas, el antebrazo, el empeine del pie, o realmente cualquier parte que toque un hueso.

Cuando pasas por el mismo lugar muchas veces, es decir, cuando picas el mismo pedazo de piel en más de un intento, más grande será la herida y más fácilmente se podrá infectar.

Tatuarse a uno mismo tiene una dificultad adicional: tener que pasar un límite personal que te invita a parar. Hay un impulso natural que te dice que te estás hiriendo. Hay que luchar contra esa voz y seguir. Por eso los tatuajes han sido tan importantes en los ritos de iniciación: porque necesita que controles tu dolor.

Aquí hay algunos de los tatuajes que resultaron del taller de Juan Echeverri:

Uno de los participantes del evento tenía este tatuaje hecho por Juan Echeverri en otro evento anterior.

Para conocer más acerca del trabajo de Juan Echeverri, haz click aquí.