tatuajes

Este colectivo de tatuadores da prioridad al dolor sobre la estética

Brutal Black describe su acercamiento ritual a la aguja como una manera de oponerse a la cultura del tatuaje corporativo sin alma.

por Fareed Kaviani; traducido por Álvaro García
25 Abril 2017, 6:23pm

Este artículo fue publicado originalmente en VICE Nueva Zelanda.

Los tatuajes duelen, pero para la mayoría de la gente el dolor es sólo un medio para llegar a un fin. Y los tatuadores por lo general son conscientes del umbral de dolor de sus clientes; dan pausas y mitigan cualquier brutalidad innecesaria. No es normal inmovilizar a alguien mientras se está tatuando, o que se intente erguir en agonía para escapar de las penetraciones incesantes de la aguja. Tampoco es muy común ver el regocijo sádico en las caras de múltiples tatuadores mientras infligen líneas anormalmente largas, gruesas y poco profundas, aparentemente sin pausa, como si estuvieran tallando madera resistente.

Aquí es donde entra Brutal Black. Es el proyecto donde los mandalas vienen a morir. Donde aprendes que tu tatuaje tribal japonés neo-tradicional no es más que una linda declaración de moda. Valerio Cancellier, Cammy Stewart y Phillip "3Kreuze", los tres tatuadores detrás del proyecto colaborativo, quieren devolverle el aspecto ritual y de renacimiento al tatuaje. Lo que idearon para este fin es una de las experiencias más brutales que uno pueda imaginarse; orgullosamente afirman que es una experiencia que "arruinará tu vida".

Me puse en contacto con ellos para saber más sobre por qué demonios alguien querría hacerse esto.

VICE: ¿Qué tan diferente es Brutal Black de una sesión de tatuaje normal?
Cammy: Con mi trabajo normal, lo más importante es el resultado final. Pero esto es algo completamente diferente para mí. No estoy diciendo que este tipo de tatuaje sea adecuado para todo el mundo, pero este concepto despedaza aquello en lo que el tatuaje se ha convertido hoy en día: plástico, sin alma, desgastado por la moda, los medios de comunicación y la cultura popular. Para mí esto es una manera de decirle 'jódete' a lo que la mayoría de la gente piensa sobre los tatuajes.
Valerio: Hoy en día el mundo del tatuaje es la investigación continua de un producto artesanal excepcional, al que muy a menudo se refieren como arte; hay un rechazo del aspecto ritual. Brutal Black Project no quiere conformarse con compromisos. Su elemento fundamental es experimentar el ritual.
Phillip: En mi trabajo cotidiano como tatuador, sigo siendo brutal, áspero y duro, y cubro una gran cantidad de piel en el tiempo más corto, pero presto más atención al cliente y a su cuerpo. En este proyecto no hay compasión, ni escrúpulos, ni sentido de empatía. Fue un poco extraño comportarse así. Pero es muy enfermizo matar a estas personas durante la sesión. Ver el dolor en sus ojos, sus cuerpos sacudiéndose y el caos. Me hace sentir orgulloso de que estoy logrando metas junto con mis clientes. No tiene que ver con una manga completa o una pieza de gran tamaño, sino con romper la propia voluntad e ir al extremo. Cuando tienes problemas para caminar después de la sesión, lo has hecho bien. ¡El dolor es perecedero, el orgullo es eterno!


Relacionados: Todo lo que quieres saber sobre los tatuajes de pene


Entonces, ¿cómo empezó todo esto?
Cammy: Conocí a Valerio en línea a través de Facebook. Había tatuado el rostro de alguien, me gustó el tatuaje y quise hablar con él. Después de unos cuantos correos electrónicos, decidimos trabajar juntos en un proyecto a gran escala de tinta negra en Italia. Funcionó bien y nuestros estilos de tatuaje parecían complementarse, así que continuamos trabajando juntos tan a menudo como el tiempo nos lo permitía, por lo general dos veces al año. Hemos hecho tres proyectos juntos hasta ahora. El último proyecto fue en Alemania, que es cuando Phillip se unió, sin embargo, no fui capaz de llegar debido a problemas con los vuelos.
Phillip: Hubo problemas con Cammy a su llegada a Escocia gracias a su apariencia y a unas cuantas esvásticas tatuadas, así que la policía le hizo algunas preguntas adicionales, lo que lo hizo perder su avión. Así que el proyecto entero tuvo que ocurrir bajo nuevas condiciones. La planeación ya llevaba varios meses y nuestro cliente, un buen amigo mío, estaba listo para empezar. Franky sabía que algo muy primitivo y brutal estaba a punto de sucederle. La sesión duró alrededor de cinco horas en dos días, lo más rápido posible, pero con pausas para vomitar y llorar.

¿En qué momento te diste cuenta de que el proyecto Brutal Black era más que sólo algo estético?
Cammy: Las cosas empezaron a cambiar en mi cabeza cuando vi las reacciones de los clientes durante el proceso de tatuaje. El proyecto no siempre se trata del resultado, sino del proceso. Regresar a lo primitivo, al rito de paso. Empujar los límites de tu ser interior. ¿Qué tanto deseas algo? ¿Puedes llegar hasta el final? Las marcas que deja el tatuaje son solamente un recordatorio de lo que aprendiste durante el proceso. Para mí, las marcas en la piel son menos importantes que las marcas en tu mente.
Valerio: No teníamos nada definido, ni planeado, ni forzado. En un inicio no estaba claro qué íbamos a hacer, pero había una idea. Brutal Black te lleva a la brutalidad primitiva que fue destruida por la modernidad. Hay muchos otros rituales tribales violentos que también podrían describirse como pruebas de supervivencia. Aunque el proyecto no es un homenaje a los rituales tribales, su energía tiene el mismo tipo de origen.


Relacionados: Desde un Randy Marsh hasta un Drake llorando: algunas personas nos platican sobre sus tatuajes más ridículos


¿Cuál es la motivación de alguien que se hace un tatuaje como éste?
Cammy: Sólo puedo hablar por mí mismo aquí, ya que imagino que todos tienen sus propias motivaciones para ser parte de esto. Básicamente, me gusta la energía que comparten los clientes y los tatuadores, es muy intenso para todos, pero de una buena manera. A veces es bueno ir un poco más lejos de lo que tenías pensado, como artista y en lo que respecta a la resistencia y la determinación del cliente. No hay objetivo final, la vida es una serie de eventos y este es sólo uno de ellos. Tatuarte puede ayudarte a encontrar tus raíces y aprender que el dolor, como el placer, se puede procesar en cualquier forma que desees. No es más que un momento intenso en una vida llena de sentimientos que pueden ser fácilmente olvidados. Cuando lo reducimos a un aspecto tribal, recuerdas que alguna vez fuiste un guerrero. Recuérdalo. Es fácil convertirse en un robot en el mundo insulso en el que estamos obligados a existir.
Valerio: Todo el mundo es libre de vivir la experiencia a su manera. También podría ser una prueba para nosotros mismos o contra nosotros mismos. Puede ser difícil de creer, pero no hay negatividad en ella, ni odio, ni sadismo. De todos modos, yo sólo soy el vehículo, el verdugo, el carnicero. El cuerpo puede soportar este tipo de ritual, pero es necesario tener una mente muy fuerte.

¿Cuándo es el próximo proyecto de Brutal Black?
Phillip: A finales de este año en Italia, que hará que nuestra reunión de dos días con Frankie parezca un juego de niños. ¡Esperemos que nadie muera!

Sigue a Fareed en Twitter