Publicidad
Asia y Pacífico

La bolsa china se vuelve a desplomar y nadie sabe qué es lo que va a hacer el gobierno

Los parqués chinos se han vuelto a estabilizar después de otro escarpado derrumbe. Sin embargo, los analistas apuntan a que el repentino vuelco ha sido motivado por una intervención muy poco ortodoxa de Pekín.

por Samuel Oakford
28 Julio 2015, 1:31pm

Imagen por Woo He/EPA

Después de tres semanas sometida a la fuerte intervención de Pekín, los mercados chinos volvieron a derrumbarse el lunes. El índice de Shanghái llegó a caer un 8.5 por ciento — el declive más afilado desde 2007 y la cota más baja alcanzada en un solo día de toda su historia.

Otro de los parqués más pesados, el tecnológico Shenzhen cayó casi tan estrepitosamente — 7 por ciento — y es muy probable que la caída hubiese sido mucho peor de no haber sido por la variación máxima del 10 por ciento que impone la normativa bursátil china para la subida o el descenso de sus acciones en un solo día.Más de la mitad de todos los valores del índice de Shanghái alcanzaron su límite de caída, entre ellas algunas de las compañías más punteras del país, como China Life Insurance o China Shenhua Energy. El gigante petrolífero PetroChina, la compañía que más cotiza en el índice de Shanghái, cayó un 9.6 por ciento.

Los parqués chinos se habían recuperado en las últimas semanas después de haberse desplomado gravísimamente. La acciones del índice de Shanghái llegaron a perder el 32 por ciento de su valor respecto a sus cotas de junio hace apenas dos meses. Su caída se llevó por delante nada menos que casi 2 billones de euros. Antes del monumental recorte, los mercados chinos habían subido casi un 150 por ciento, y el índice de Shenzhen llegó a triplicarse solo durante el año pasado. A pesar de que tales incrementos habían sido vinculados, inicialmente, al aumento de la renta variable, un fenómeno desatado después de que 90 millones de chinos — entre ellos muchos que nunca habían cotizado en bolsa y que ignoraban por completo el funcionamiento del mercado — invirtieran sus ahorros en la bolsa para aprovecharse de la tendencia al alza. A pesar de que muchos economistas se refirieron al exorbitante aumento de las acciones como a una burbuja, los medios de comunicación del gobierno continuaron incitando durante meses a sus ciudadanos a que invirtieran en el mercado de valores.

Mientras los precios se iban estabilizando a lo largo de este mes, los analistas advirtieron que la drástica recuperación, había sido provocada, en gran medida, por las incontables intervenciones del gobierno de Pekín y de su banco central, muchas de las cuales habrían sido muy poco ortodoxas. Otros han cuestionado que la fiabilidad del mercado sea perdurable, debido a las excesivas valoraciones de muchas empresas. Incluso durante el breve periodo de recuperación, cientos de compañías han mantenido sus participaciones congeladas — una alternativa que brinda Pekín, pero que ha prevenido a los inversores de vaciar y aprovecharse de sus inversiones en esas compañías.

China está a punto de quitarle el puesto a EEUU como mayor causante del cambio climático. Leer más aquí.

Cuando los parqués chinos registraron recientemente su punto más bajo, las autoridades del partido comunista dictaminaron que los accionistas, los ejecutivos y los directores que poseyeran más del cinco por ciento de las acciones de cualquier compañía pública no podrían vender ninguna de sus existencias durante 6 meses. El gobierno cortó la relación de compañías que pudieran cotizar en bolsa y prometió inyecciones de capital a las agencias de corredores, como parte de un esfuerzo por equilibrar los valores. Se desconoce cual ha sido el total de dinero invertido para balancear el mercado, pero se presume de que la campaña habrá costado miles de millones de dólares.

Los reguladores chinos y los medios del estado denunciaron la existencia de vendedores "maliciosos" que estaban intentando manipular el mercado y amenazaron con perseguirlos legalmente. Sin embargo, no llegó a aclararse qué significaba la manipulación en la práctica — algunos apuntaron a que podía tratarse de que alguien estuviera vendiendo mientras los precios se desplomaban —, sin embargo la Comisión Reguladora del Mercado de Valores invitó el lunes a los ciudadanos a llamar a una línea de atención al cliente para denunciar semejantes prácticas.

'En el futuro ya no se tratará de un mercado, sino de un grupo de personas especulando contra la voluntad del gobierno de rescatarles'

"La estabilización del mercado se produjo por una única razón: por la fuerte intervención del gobierno", aseguraba a VICE News Patrick Chovanec, director de Silvercrest Asset Management y antiguo profesor de la universidad de Tsinghua en Pekín. "Estoy seguro de que muchos inversores domésticos dijeron o 'compraré' o 'no venderé porque seguro que el gobierno se encargará de que los valores suben'. Y durante todo ese proceso no dejaron de proclamar sus estridentes noticias sobre los supuestos vendedores perversos, lo cual provocó cierta inquietud entre la gente".

El lunes también se publicaron algunas decepcionantes informaciones sobre los beneficios industriales y sobre la debilidad del sector de la manufacturación. Sin embargo, numerosos analistas mostraron su preocupación porque el gobierno chino se estuviese preparando para retirar su apoyo a los mercados como causa de la caída. De hecho, la mayoría de las caídas del día sucedieron por la tarde, horas después de la publicación de los indicadores económicos.

China tiene un nuevo planeador hipersónico con misiles nucleares, pero ¿pueden conducirlo?. Leer más aquí.

"La estabilización del mercado se produjo por una única razón: por la fuerte intervención del gobierno", aseguraba a VICE News Patrick Chovanec, director de Silvercrest Asset Management y antiguo profesor de la universidad de Tsinghua en Pekín. "Estoy seguro de que muchos inversores domésticos dijeron o 'compraré' o 'no venderé porque seguro que el gobierno se encargará de que los valores suben'. Y durante todo ese proceso no dejaron de proclamar sus estridentes noticias sobre los supuestos vendedores perversos, lo cual provocó cierta inquietud entre la gente".

El lunes también se publicaron algunas decepcionantes informaciones sobre los beneficios industriales y sobre la debilidad del sector de la manufacturación. Sin embargo, numerosos analistas mostraron su preocupación porque el gobierno chino se estuviese preparando para retirar su apoyo a los mercados como causa de la caída. De hecho, la mayoría de las caídas del día sucedieron por la tarde, horas después de la publicación de los indicadores económicos.

"Después de tres semanas la gente empezaba a tener algunas preguntas sobre si el gobierno iba a dejar de comparar o sobre si iban a ser ellos quienes iban a dejar de comprar. Se preguntaban si había llegado el momento de abandonar el barco, o sea de la liquidación", contó Chovanec.

Si el rebote del parqué estaba siendo conducido fundamentalmente por las políticas de emergencia activadas por Pekín y por la nebulosa amenaza de una persecución legal, habrá que seguir de cerca los próximos pasos del gobierno, puesto estos podrían determinar cómo se enfrentará el ejecutivo chino a los mercados en el futuro.

"Si intervienen y, sencillamente, se hacen con el mercado, que es la única manera de detener [el colapso], entonces se hundirán a largo plazo porque todo el mundo empieza a pensar que eso es lo que hará el gobierno cada vez que se compliquen las cosas: rescatar la bolsa", declaró a VICE News Dwight Perkins, profesor de política económica en la universidad de Harvard y experto en economía china. "Por lo tanto, ya no se tratará de un mercado, sino de un grupo de personas especulando contra la voluntad del gobierno de rescatarles".

Perkins señaló que no tiene ninguna duda de que la economía china podría aguantar sin problema un cambio hacia valoraciones de mercado más razonables, sin embargo las perspectivas del colapso — y no necesariamente el peaje financiero subyacente — es probable que sigan dirigiendo la política de decisiones de Pekín.

"En estos momentos todo depende un juicio más político que económico", aseguró Perkins.

La lucha de China contra las drogas se está convirtiendo en una guerra sin cuartel. Leer más aquí. 

Incluso aunque fuese llevado a cabo de un modo fortuito, el movimiento impulsado por el gobierno chino para que más de sus ciudadanos inviertan sus ahorros en el mercado de valores, no tiene nada de aleatorio. A pesar de que el mercado de valores sigue estando lejos de ser ninguno de los más transparentes entre las mayores economías del planeta, se considera que es menos opaco que la emisión de deuda en las que las empresas chinas se han amparado desde hace mucho tiempo para financiar sus actividades, además de los préstamos empleados por los inversores para comprar propiedades. Hasta ahora, muchos chinos consideraban el deficitario mercado inmobiliario como el mejor medio para garantizar valores seguros.

A pesar de que el uso de la renta variable puede significar que muchos de aquellos que compraron acciones en los últimos meses están con el agua al cuello, el índice de Shanghái todavía sigue un 15 por ciento por encima de lo que estaba a principios de año, y un 75 por ciento más alto que en todo el último año. Sin embargo los analistas señalan que eso significa que el precio de las acciones podía seguir cayendo, especialmente si Pekín es visto cada vez más, como un actor neutral.

Sigue Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford

Tagged:
VICE News
china
Shanghai
Política
economía
gobierno
Colapso
Pékin
finanzas
shenzhen
negocios
bolsa
inversión
acciones
inversores
partido comunista
derrumbamiento
reformas mercado