Publicidad
Estado Islámico

Las adolescentes londinenses que se unieron a ISIS y contrajeron matrimonio, ahora son viudas

Sus padres no saben nada de ellas desde diciembre, cuando las adolescentes les anunciaron que se habían casado. También les contaron que habían explotado bombas a 500 metros de distancia y que, quizás, las comunicaciones podrían verse interrumpidas.

por Ben Bryant
21 Enero 2016, 10:39am
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Las familias de tres estudiantes londinenses que aparecieron en un documental de VICE News después de dejar Gran Bretaña para unirse a Estado Islámico (EI) hace 11 meses aseguran que no saben nada de ellas desde mediados de diciembre. La falta de noticias sobre las tres chicas es un motivo de creciente preocupación para sus allegados que desconocen su situación y las razones por las que podría haberse cortado la comunicación.

Las adolescentes Amira Abase, Kadiza Sultana y Shamima Begum viajaron a Siria en febrero de 2015. La última vez que sus padres recibieron noticias suyas, las chicas les aseguraron que había habido una explosión cerca de donde se encontraban, que sus comunicaciones podrían verse interrumpidas durante un tiempo y que se iban a casar, de acuerdo con Tasnime Akunjee, un abogado que representa a dos de las familias.

"Ellas dijeron que estaban sanas y salvas y que las bombas rusas habían caído a 500 metros de donde se encontraban y les dijeron a sus padres que no debían preocuparse si perdían el contacto", explicó Akunjee a VICE News.

Mira el documental de VICE News, Las chicas británicas que se fugaron a Siria atraídas por Estado Islámico aquí:

Las tres chicas se casaron con hombres escogidos por Estado Islámico, y dos de ellas se convirtieron en viudas en cuestión de meses, contaron sus familias. Amira se casó con un yihadista de nacionalidad australiana que murió en combate y Kadiza también perdió a su marido poco después de contraer matrimonio. "Creemos que se casaron dos meses después de llegar" aseguró Akunjee.

Al menos dos de las adolescentes se habrían casado con hombres mayores que ellas, de unos 20 años, uno de los cuales es de nacionalidad canadiense.

Akunjee añadió que la comunicación con ellas desde Raqqa, la capital de facto de EI, no era sencilla porque el grupo había aprobado un edicto de acuerdo con el cual los móviles no debían contar con circuitos de GPS y la comunicación debía realizarse mediante el Wi-Fi de los cibercafés.

Sigue a Ben Bryant en Twitter: @benbryant

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs