Publicidad
guerras y conflictos

Las decenas de niños sirios asesinados: 'la vergüenza de nuestra generación'

La muerte de 22 menores y seis profesores en un ataque a una escuela en la ciudad siria de Idlib ha desatado la indignación de los altos mandos de la ONU y UNICEF, quienes piden a la Corte Penal Internacional actuar ante estos crímenes de guerra.

por David Gilbert
27 Octubre 2016, 5:25pm

Imagen por Mohammed Badar/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El día de ayer, 22 niños murieron después de que su escuela fue bombardeada en la ciudad de Idlib, Siria. De acuerdo con Independent, el ataque, en el que también murieron seis maestros, pudo haber sido realizado por Rusia o por el gobierno sirio.

Ante lo sucedido, la comunidad internacional reaccionó inmediatamente. Stephen O'Brien, subsecretario general de asuntos humanitarios del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), condenó los hechos así como la crisis humanitaria en la ciudad de Alepo.

El día de ayer O'Brien lanzó un duro ataque contra el propio Consejo —y particularmente a Rusia— por haber fracasado en prevenir las atrocidades que suceden en Alepo. O'Brien no se limitó en su crítica, afirmando que la respuesta del Consejo a la situación de Alepo es "la vergüenza de nuestra generación".

Los bombardeos están matando a decenas de niños en Alepo. Leer más aquí.

Las acusaciones fueron hechas ante el Consejo de Seguridad de la ONU el día de ayer, sólo unas horas después de que la escuela fuera atacada. Otro funcionario de la ONU describió el ataque como un ultraje. Este acto se ha unido a la serie de intensos choques en Alepo de esta semana, luego de que el cese al fuego unilateral de Rusia terminara la noche del sábado pasado.

"Es una tragedia, un ultraje. Y si fue hecho deliberado, es también un crimen de guerra", dijo Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, a través de un comunicado. "Este último acto atroz bien podría ser el ataque más mortífero a una escuela desde que comenzó la guerra hace más de cinco años".

Sin embargo, O'Brien no es el único alarmado. Los comentarios de ayer surgieron a pocos días de que Zeid Ra'ad al-Hussein, alto comisionado de derechos humanos de la ONU, pidiera a los altos mandos de la organización recurrir a la Corte Penal Internacional para que revise la situación de Alepo. Al-Hussein se refirió a los bombardeos en la ciudad como "crímenes de proporción histórica", y dijo que la "antigua ciudad" de ha convertido en un "matadero". Human Rights Watch dijo que la respuesta del Consejo de Seguridad a la situación de Alepo ha sido un "rotundo fracaso".

Rusia no tardó en responder a las críticas de O'Brien. El embajador Vitaly Churkin dijo que el reporte de O'Brien era "injusto y deshonesto", además de pedirle que dejase sus comentarios "para la novela que algún día escribirá".

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES