crimen y drogas

En los próximos días México actualizará la norma para usar marihuana con fines medicinales

El presidente Enrique Peña Nieto dijo, durante su participación en la UNGASS, que su gobierno busca atender el fenómeno de las drogas de manera más integral y sin criminalizar a los consumidores.
19 Abril 2016, 7:10pm
Imagen por Alejandro Bringas/Getty Images.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En la sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre las Drogas (UNGASS, por sus siglas en inglés), el presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció su autorización, para el uso de marihuana con fines médicos y científicos en el país, al tiempo que aseguró que la estrategia de su gobierno contra las drogas ha evitado un alza en la violencia.

Peña Nieto señaló que durante su administración "se ha buscado atender el fenómeno de las drogas de una forma más integral, con una estrategia que evita generar mayor violencia y en la que prácticamente participan todas las secretarías del gobierno".

De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, perteneciente al gobierno federal, durante los tres primeros años del sexenio se han registrado 100.328 asesinatos y 4.132 secuestros, aunque otros organismos gubernamentales como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) han señalado que cerca del 92 por ciento de todos los delitos en México no se denuncian.

'Como pocos, conocemos las limitaciones y las dolorosas implicaciones del paradigma eminentemente prohibicionista'.

Asimismo, el presidente mencionó que para reducir la oferta de drogas, se ha hecho frente al crimen organizado, con una mejor coordinación entre autoridades, el uso de sistemas de inteligencia y la desarticulación de sus estructuras operativas y financieras.

"Con ello, hemos logrado la detención de los principales líderes criminales y se ha acotado la violencia a regiones específicas del país, con una consecuente reducción en las tasas de incidencia delictiva", dijo.

Agregó que a pesar de los esfuerzos realizados y los resultados alcanzados, no estaremos totalmente libres de la amenaza criminal, mientras siga existiendo una creciente demanda internacional de estupefacientes. "Bajo el paradigma actual, es necesario que los países consumidores asuman un mayor compromiso, tanto en la reducción de su demanda, como en la lucha contra el crimen organizado transnacional".

Autoridades mexicanas decomisan un plantío de marihuana. (Imagen por Sarah L. Voisin/Getty Images).

Respecto al tema de la marihuana, Peña Nieto aseguró desde Nueva York: "Como presidente de México, en esta sesión especial doy voz a quienes expresaron la necesidad de actualizar el marco normativo para autorizar el uso de la marihuana con fines médicos y científicos (...) En próximos días, el gobierno de México expondrá las acciones específicas que se tomarán en esta dirección".

Hace apenas cinco meses — el 9 de noviembre de 2015 — el mandatario aseguró públicamente que para él no era "deseable" la legalización de la marihuana en el país. Sus dichos fueron una respuesta a una resolución histórica de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que otorgó un amparo a cuatro ciudadanos que solicitaron permisos federales para poder cultivar y consumir cannabis con fines recreativos.

Y aunque la postura del presidente mexicano ha sido invariablemente en contra de despenalizar la hierba, ese mismo día emitió una orden a la Secretaría de Gobernación para organizar una serie de paneles con expertos para definir la postura del Estado en el tema. De esas conclusiones ha salido el anuncio en la sede de las Naciones Unidas.

Michoacán: Origen y cronología de la guerra contra el narcotráfico en México. Leer más aquí.

Actualmente, en México no se sanciona a quien tenga 5 gramos de marihuana, o menos, para su uso personal. Quien porte más de esa cantidad puede enfrentar entre 10 meses y hasta 20 años de prisión.

En ese sentido, expresó que México forma parte de las naciones que han pagado un precio excesivo en términos de tranquilidad, sufrimiento y vidas humanas; vidas de niños, jóvenes, mujeres y adultos. "Como pocos, conocemos las limitaciones y las dolorosas implicaciones del paradigma eminentemente prohibicionista".

Finalmente, el presidente presentó 10 puntos generales para hacerle frete al problema de las drogas en el mundo. Entre éstos destaca reforzar un frente común ante la delincuencia organizada transnacional, para cerrar espacios a su operaciones financieras; una mayor coordinación y colaboración entre las propias agencias especializadas del sistema de Naciones Unidas, y atender el problema desde la perspectiva de los derechos humanos.

"Este cambio de fondo, implica modificar el enfoque eminentemente sancionador, para ubicar a las personas, sus derechos y su dignidad — no a las sustancias ni a los procesos judiciales — en el centro de nuestros esfuerzos".

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs