Publicidad
Drogas

Esto es lo que sucede cuando combinas MDMA y alcohol

Tomar MDMA y beber al mismo tiempo es como tirar de tu cuerpo en dos direcciones muy diferentes.

por Suzannah Weiss; traducido por Álvaro García
25 Julio 2018, 1:00pm

Universal History Archive / Cameron Whitman

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos.

En la mayoría de los festivales de música, clubes nocturnos y otros entornos con alto uso de MDMA, generalmente se consume otra droga: alcohol. La mezcla de alcohol y MDMA se ha vuelto más popular en los últimos años, dice Joseph J. Palamar, profesor asociado de salud poblacional del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. Pero cuando las personas toman pastillas con cocteles, es posible que no se den cuenta de que esta combinación las pone en mayor riesgo que si tomaran cada droga por separado.

Por un lado, ambas sustancias aumentan el riesgo de deshidratación, dice Tzvi Doron, médico radicado en la ciudad de Nueva York y director clínico de la app para la salud masculina Roman. El MDMA logra esto al aumentar la temperatura corporal, la actividad muscular y la sudoración, mientras que el alcohol hace que pierdas fluido al hacerte orinar más. Corres un riesgo aún mayor de deshidratación si está bailando en una multitud, como suele hacerse en festivales y clubes.

Cuando la deshidratación se agrava, puedes experimentar deshidratación del compartimento neuronal: una escasez del agua disponible en los nervios, dice James Giordano, profesor de neurología y bioquímica del Centro Médico de la Universidad de Georgetown. El líquido sale de las células de tu cerebro, lo que compromete tu capacidad de funcionamiento, lo que podría provocar insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria o coma.

Las propiedades diuréticas del alcohol —las que te obligan a orinar sin parar— también lo vuelven peligroso cuando se combina con el efecto secundario de la retención urinaria del MDMA. Produces más orina gracias al alcohol, pero debido al MDMA, no lo puedes liberar, lo que podría provocarte daños a los riñones o la vejiga y una mayor toxicidad de la urea en la sangre, dice Giordano. En casos severos, la toxicidad de la urea puede ponerte en coma.


Relacionados:



Además de eso, los efectos combinados del alcohol y el MDMA en el sistema nervioso autónomo podrían provocar arritmias cardíacas o un ritmo cardíaco anormal que puede alterar la circulación y poner a los órganos en riesgo de sufrir daño, señala Giordano.

Las dos drogas combinadas también pueden ser un doble golpe a tu juicio, dice Doron. Dado que el alcohol es un depresor, afecta tus capacidades motoras, lo que puede hacer que las tareas como conducir sean peligrosas. Pero el MDMA es un estimulante, que podría hacerte sentir alerta y capaz de realizar tales tareas, incluso si no puedes.

"Los efectos del alcohol en el juicio y la coordinación continúan incluso cuando se combinan con MDMA", explica Doron. "Esto puede crear una situación particularmente peligrosa en la que las personas se sienten menos afectadas de lo que realmente están". Drogas como el MDMA también pueden llevarte a juzgar mal la cantidad de alcohol que puedes tolerar y aumentar las posibilidades de que bebas demasiado, aclara Palamar.

Las consecuencias de combinar alcohol y MDMA pueden durar más que los efectos de las drogas. Las propiedades depresoras del alcohol pueden intensificar el temido bajón del MDMA al final de la noche, donde el suministro de serotonina desaparece y te sientes deprimido, ansioso o irritable, me cuenta Giordano. Y al día siguiente, podrías lidiar con dos resacas a la vez, como si el letargo y la irritabilidad de una resaca de MDMA no fueran suficientes.

Muchas personas tienen la falsa impresión de que el alcohol no es una droga —o al menos no una de las que debiéramos preocuparnos por consumir— lo que puede llevarlas a no fijarse con qué lo mezclan. Pero el alcohol interactúa con las drogas recreativas como cualquier otra sustancia. Y cuanto más fuerte sea el consumo de alcohol, mayores serán esos efectos no deseados, dice Giordano: "Cuanto mayor sea la prueba, mayor será la potencia". Y, por supuesto, cuanto cuanto más uses cada droga, mayor será el riesgo.

Obviamente, existe riesgo al consumir tanto alcohol como MDMA por sí solos. Pero si vas a usarlos, es más seguro consumir uno a la vez. Y ya sea que estés usando ambos o sólo uno, asegúrate de beber agua para evitar la deshidratación.