Creators

Kitagawa Utamaro: el japonés favorito de Baudelaire, Degas y Monet

Conoce al hombre que inspiró la fascinación a la mujer en el mundo Impresionista.

por Sergio Pérez Gavilán
24 Abril 2017, 6:23pm

Pocos maestros del retrato japonés consiguieron la notoriedad y admiración que Kitagawa Utamaro consiguió en vida. Nacido alrededor de 1753 en Edo (actual región de Tokio), el artista es uno de los más representativos del estilo Ukiyo-e, traducido como "imágenes del mundo flotante", conocido por combinar éste con el estilo Okubi-e, el cual se fijaba en hacer retratos que, usualmente, muestran sólo la cabeza y cuello del personaje representado. El ukiyo-e es un género de grabado en madera que llevaba más de un siglo en producción. Sin embargo, durante la vida de Kitagawa Utamaro y más maestros del género llegó a su punto más alto de popularidad en Japón, más allá de la ciudad en la que vivía (cosa que muy raramente ocurría con artistas), a finales del siglo XVIII.

Todas las imágenes forman parte del dominio público.

Utamaro empezó a resonar por el mundo japonés (y después en el occidental) debido a su intenso amor y fascinación por la figura femenina. Los rostros de mujeres hermosas, llenas de detalle, vida y realidad hablan por sí solas. Utamaro, como ninguno antes que él, le dio a la representación de la mujer el espacio atemporal del arte que añoraba en su época, siendo el primero en practicar el Okubi-e con los rostros alargados de mujeres hermosas.

Mujeres orando al sol naciente.

Atrapando mariposas.

Las mujeres de Utamaro, tanto en retrato como en escena de un acto sexual, desbordan dignidad. No importa si se trata de una prostituta o una mujer de alta alcurnia, se puede ver en el íntimo detalle que aquí está un artista que vio a las mujeres como un ser completo, complejo y diverso. Al mismo tiempo, debido al género que utilizaba, Utamaro convirtió lo cotidiano en sublime a través de trazos específicos e inocentes que deban un contexto robusto de la vida diaria en Japón. Esto, particularmente, después sería explorado con especial enfoque por los pintores europeos impresionistas y post-Impresionistas más de medio siglo después.

La fama de Utamaro y del género Ukiyo-e tomó por completo un giro en la vida artística de París. El movimiento conocido como Japonisme, surge a partir de la apertura mercantil de Japón al exterior del mundo en 1853. Dicho movimiento se basaba en la fascinación y búsqueda de imitación en la representación de la vida cotidiana, a su vez que los artefactos y costumbres comunes de Japón. La representación de la femineidad de Utamaro no pasó desapercibida. Poco después de que el comercio se abriera los coleccionistas y artistas empezaron a adquirir su trabajo y verse influenciados por él. Entre sus colectores se encontraban personas como Baudelaire, Edmond de Goncourt, Manet, Monet, Toulouse Lautrec, Mary Casatt y Degas, quien especialmente admiraba a Utamaro y compartía su fascinación por la figura femenina.

Gyozui.

En tanto al tema de la sexualidad y el erotismo, como era de esperarse, en la tradición japonesa del siglo XVIII su práctica y representación fue penada y extremadamente limitada, incluso varios artistas y productores de ukiyo-e llegaron a ser sancionados por ello. Utamaro, no obstante, hizo una rica producción erótica que muestra de manera sutil y certera la prostitución y sexualidad en su nación. Este género y estilo de representación erótica es conocido como Shunga, el cual significa "imágenes de primavera" y, a su vez, también goza de mucha popularidad en el mercado del arte desde el siglo XIX, inclusive se menciona que Picasso era un ávido colector de representaciones del tipo y las usó como fuente de inspiración durante la época final de su vida.

Utamaro murió en 1806 y su tumba quedó descuidada por prácticamente un siglo entero hasta que un grupo de fanáticos de principios del siglo XX rescató la tumba y le hizo honor al legado que construyó. "Utamaro creo un tipo completamente nuevo de la belleza femenina", comentó el historiador de arte Woldemar von Seidlitz en 1897. Actualmente, se puede decir que no creó un tipo nuevo, sino que revolucionó para siempre la representación de la mujer en el arte.

Puedes seguir a Sergio en Instagram, sube fotos chidas.

Tagged:
sexualidad
erotismo
ensayo
Perfil
Degas
baudelaire
modernidad
Monet
Ukiyo-e
Siglo XVIII
japonisme
Kitagawa Utamaro