Publicidad
crimen y drogas

Jóvenes y furiosos: cada año son asesinados 200.000 niños y jóvenes de entre 10 y 29 años

La Organización Mundial de la Salud calcula que del total de homicidios anuales en el mundo, el 43 por ciento de las víctimas son menores y adultos jóvenes. Este fenómeno se ha convertido en una emergencia de salud pública a nivel global.

por Martín Andrade
20 Agosto 2016, 1:12pm

Imagen por Yahya Arhab/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La violencia entre jóvenes de 10 a 29 años ya no es sólo un enredo judicial en el mundo. Ahora es un problema de salud global.

Cada año, se producen 200.000 asesinatos, cuyas víctimas son los niños y jóvenes de dicho rango de edad. Y esos crímenes representan el 43 por ciento del total de los homicidios anuales, según datos de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente (2016-2030).

El cálculo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que por "violencia juvenil" se entiende desde la intimidación, riñas y hasta el homicidio, pero también incluye las agresiones sexuales y físicas más graves.

Estos expandilleros luchan para mantener a los jóvenes mexicanos lejos de los cárteles. Leer más aquí.

Las tasas de homicidio son muy variables de un país a otro, pero entre el año 2000 y 2012 el número de asesinatos se redujo a nivel mundial, aunque el descenso ha sido mayor en los países con altos ingresos que en los países con bajos o medianos. Entre más pobre la nación, más jóvenes muertos.

A escala mundial, el 83 por ciento de los jóvenes víctimas de homicidio son hombres, además de que la mayoría de los homicidas también son del sexo masculino. Mientras que la tasa de ataques recibidos o hechos por mujeres son menores en, prácticamente, todas partes.

Después de los homicidios, otra de las agresiones más comunes es la violencia sexual que afecta a un gran número de jóvenes, sobre todo mujeres, de las cuales el 24 por ciento declaró que su primera experiencia sexual fue forzada.

La gran solución de las bandas callejeras para reducir el nivel de delincuencia. Leer más aquí.

Las consecuencias de la violencia juvenil no sólo atañe a víctimas y victimarios: en los países que la sufren, se registra el encarecimiento de los costos de servicios sanitarios, sociales y judiciales, además de reducir la productividad, diagnosticó la OMS.

Sigue a Martín Andrade en Twitter: @godomarto

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs