Lo que necesitas saber sobre combinar alcohol y cocaína

Si bien es común, la combinación de ambas drogas puede ser tóxica y altamente peligrosa.

por Julie Stewart; traducido por Laura Castro
|
nov. 8 2018, 12:30am

400tmax/Getty Images.

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos.

Los estudios sugieren que aproximadamente tres cuartos de los consumidores de cocaína también beben alcohol al mismo tiempo. Como la mayoría de las personas saben, la cocaína induce sentimientos de euforia que generalmente duran entre 5 y 30 minutos, y cuando la euforia se termina, por lo regular se presentan sentimientos de ansiedad. Del mismo modo, las personas que consumen cocaína suelen beber para ayudar a contrarrestar esa ansiedad, sugiere una investigación de Lori Knackstedt, profesora asociada de psicología en la Universidad de Florida.

Otras veces, las personas que consumen cocaína lo hacen para contrarrestar los efectos sedantes y reductores del rendimiento ocasionados por el alcohol; en otras palabras, quieren seguir la fiesta, sugiere una investigación de Stephen T. Higgins, director del Centro de Comportamiento y Salud en la Universidad de Vermont.

Sin importar cuál sea la motivación, combinar cocaína y alcohol puede conllevar serios riesgos. Por un lado, dice Higgins, "un inconveniente probable es que la cocaína te mantendrá despierto y esto permitirá que tengas un mayor consumo de alcohol sin compensar por completo los efectos del alcohol que disminuyen tus capacidades". Eso aumenta la probabilidad de que termines conduciendo en estado de ebriedad o que haya otras consecuencias negativas. Analizamos qué otros riesgos deberías conocer sobre la combinación de ambas drogas.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando combinas cocaína y alcohol?

Tanto el alcohol como la cocaína son nocivos para tu cuerpo, y la combinación de ambos es extremadamente peligrosa, incluso para un usuario ocasional. (Lo mismo ocurre con la combinación de alcohol y crack, la versión de la cocaína que se fuma). A medida que metabolizas la combinación de cocaína y alcohol, el hígado crea una sustancia tóxica llamada cocaetileno que viaja a través del torrente sanguíneo, lo que aumenta el riesgo de daño en el hígado, disfunción del sistema inmunológico, daño cardíaco y varios más. La cocaína también daña tu corazón porque acelera su ritmo cardíaco y eleva su presión arterial a niveles potencialmente peligrosos. Las investigaciones sugieren que la combinación de cocaína y alcohol es aún más cardiotóxica y puede elevar el ritmo cardíaco y la presión arterial más de lo que lo haría la cocaína por sí sola. Las consecuencias de esto podrían incluir un ataque al corazón o un paro cardíaco. La cocaína de alta pureza, que tiene menos ingredientes de relleno, brinda una dosis más alta de la droga en cada golpe, lo que aumenta los riesgos para tu cuerpo.

Para ser franco, la combinación de cocaína y alcohol te puede matar. En 2015, Tommy Hanson, exlanzador de los Atlanta Braves, murió a los 29 años de edad por complicaciones derivadas de la toxicidad de combinar alcohol y cocaína. En un estudio reciente, los pacientes de la sala de emergencias que combinaron alcohol y cocaína murieron con más frecuencia que los que consumieron solo cocaína. (La combinación de marihuana y cocaína o marihuana, cocaína y alcohol resultó incluso más letal).

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de combinar cocaína y alcohol?

Incluso si logras pasar la noche sin sufrir ninguna consecuencia de gravedad, tu cuerpo aún pagará el precio de combinar estas drogas. Las investigaciones sugieren que el consumo regular de cocaína puede dañar tu corazón, incluso si eres joven y estás sano.

Esta combinación de drogas también puede ser especialmente difícil de dejar. Según la investigación de Higgins, beber incluso cantidades moderadas de alcohol puede hacer que la cocaína sea más atractiva para los usuarios. "Esto puede socavar los esfuerzos por dejar el consumo de cocaína", dice. Incentivar a las personas a reducir su consumo de alcohol cuando reciben tratamiento ambulatorio por dependencia de la cocaína, hace que sea más probable que logren dejarla, sugiere su investigación.

Los estudios también descubrieron que las personas que son dependientes tanto del alcohol como de la cocaína experimentan más lesiones accidentales, violencia y sobredosis que las personas que dependen solo de la cocaína. Además, esta combinación podría tener un impacto de largo plazo en tu cerebro. En un estudio, los escáneres cerebrales revelaron que las personas dependientes tanto del alcohol como de la cocaína habían sufrido una reducción de la materia blanca en su cortex del cíngulo anterior, una región del cerebro que es responsable de la regulación emocional.

La conclusión

Incluso si alguien tiene experiencia con una de las dos drogas, dice Knackstedt, debe tener mucho cuidado al agregar la otra droga a la mezcla. Todavía se necesita hacer más investigación sobre cómo interactúan estas drogas, y otras, dice ella. “Históricamente, las drogas han sido estudiadas por sí mismas, y debido a que solo sabemos cómo actúan individualmente, basamos nuestros tratamientos en ello”, nos dice. Es posible que estemos frente a la evidencia de las limitaciones de ese enfoque: hasta ahora, los medicamentos probados para el tratamiento de la adicción a la cocaína han fracasado en los ensayos clínicos. Dicho esto, hay indicios alentadores de que esto podría cambiar: gracias a una nuevo financiamiento por parte de los Institutos Nacionales de la Salud, por ejemplo, Knackstedt ahora está investigando los efectos del alcohol y la cocaína en modelos animales para ayudar a aumentar nuestro conocimiento de cómo afectan las drogas a los humanos.

Más VICE
Canales de VICE