Publicidad
VICE News

Tráfico de drogas, sexo con menores e intentos de asesinato: esto sucede en la ONU

La organización internacional ha publicado su informe anual en materia de disciplina interna. En él, se detallan los casos en que su personal ha incurrido en distintos comportamientos criminales. Algunos incidentes sobrepasan el absurdo.

por Samuel Oakford
02 Noviembre 2015, 11:10am

Photo by Matt Campbell/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Miembros del personal de Naciones Unidos descargaron y compartieron porno infantil, transportaron alrededor de doscientos kilos de marihuana en un coche oficial, y llegaron a acusarse unos a otros, de manera sistemática, de asesinato. Así lo detalla el informe anual en materias disciplinarias y comisión de delitos que acaba de publicar la organización.

El informe, elaborado por la secretaría de la ONU, transcribe las infracciones registradas entre julio de 2014 y junio de 2015. Eso sí, no revela los nombres del personal implicado, no delata sus nacionalidades ni detalla en donde ser produjeron los comportamientos criminales.

Quizá lo más preocupante es que cuatro empleados de la ONU fueron destituidos después de recibir y almacenar pornografía infantil en sus computadoras oficiales, y distribuirla por las redes de la organización. Se desconoce si se han presentado cargos contra los cuatro criminales en sus países de origen. Un quinto sujeto que había archivado material pornográfico adulto en una computadora de la ONU, fue degradado profesionalmente y se la ha impedido la posibilidad de ascender de nuevo hasta dentro de dos años.

¿Debe el manga ser incluido dentro de la legislación regulatoria del porno infantil? Leer más aquí.

En otra parte del informe, se detalla el caso de un trabajador de la organización que fue despedido después de utilizar "un vehículo oficial para transportar, aproximadamente, 173 kilos de marihuana". En el súmmum de lo inexplicable, también se descubrió que otro empleado habría intentado introducir una motosierra en un vuelo de pasajeros de la ONU. Y, por si fuera poco, también se atrapó a un funcionario de seguridad que intentó sustraer 2.200 dólares de la maleta de un pasajero, mientras escaneaba su contenido.

Los investigadores aseguran que varios miembros del personal de la ONU habrían amenazado con violencia a sus compañeros de trabajo. Y, según descubre el inquietante informe, hay un caso registrado de un individuo que "amenaza constantemente con asesinar y que también sugiere un plan en el que varios trabajadores conspiren para matar al responsable de la Misión de la que forman parte.

En otra ocasión, un miembro del personal condujo un tractor hasta meterlo en la oficina de un compañero con la intención "de destrozar la oficina y lesionar al supervisor de personal de la misma". Los investigadores de la ONU achacan el incidente a "diferencias personales en el trabajo que llevan años produciéndose".

Otros epígrafes del informe relatan actividades más mundanas. Se relata cómo un empleado desmontó una alambrada sin autorización, cómo otro sustrajo gasolina de la organización, y cómo otros habrían falseado su historial académico ante sus superiores.

Príncipe saudí acusado de abusos sexuales a 2 empleadas cuando iba hasta arriba de coca. Leer más aquí.

La secretaría de la ONU cuenta con más de 41.000 empleados repartidos por todo el mundo. La organización ha explicado que cuando ha despedido a alguno de sus trabajadores, es el estado del que proviene aquel individuo el encargado de decidir si abre una investigación y presenta cargos en su contra. Se trata de una manera de proceder que ha despertado las críticas de quienes defienden que los trabajadores y los pacificadores de la ONU que incurren en delitos de violencia sexual, raramente son llevados ante la justicia de sus países — en el caso de que hayan sido denunciados.

En el informe que contempla las infracciones del año anterior — de julio de 2013 a junio de 2014 — al menos tres miembros del personal de la organización fueron absueltos después de haber practicado sexo con menores.

Sigue a Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford