La comunidad Bitcoin padece disensiones tras la introducción de un nuevo software

El nuevo software ha desencadenado una crisis entre la red de programadores y usuarios de la moneda digital. La cuestión que se plantea es cómo crecer sin dejar de permanecer fieles a las raíces democráticas de la comunidad.

|
ago. 21 2015, 1:18pm

Símbolo de Bitcoin en el vestíbulo de la sede de la oficina ANX en Hong Kong, China, 13 de marzo de 2014. (Jerome Favre / EPA)

Los usuarios de Bitcoin se han encontrado divididos esta semana sobre la manera en que la moneda digital debería diseñar su crecimiento en los próximos años. Dos miembros de la comunidad han actuado independientemente para plantear sus respectivas soluciones.

Los programadores de Bitcoin, Gavin Andresen y Mike Hearn, lanzaron una nueva versión del software de la moneda este fin de semana. Se llamará Bitcoin XT y será capaz de procesar más transacciones por segundo que la antigua herramienta.

Sin embargo, los programadores se exponen a padecer el revés de aquellos que se oponen a una división en la comunidad y de los usuarios que "extraen" las transacciones de Bitcoin — o que reciben dinero a cambio de explotarlas — y que, a su vez, se juegan algo más que un riesgo financiero con los cambios. Así lo ve Christian Catalini, de la escuela de Administración del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT).

"Es peligroso, porque no solo se trata de los programadores, sino también los extractores de dinero, quienes tienen un interés invertido, ya que realizan inversiones de capital, de manera que cualquier cambio en el protocolo puede significar que consigan menos beneficios de los que habían planeado obtener", explicó Catalini a VICE News.

La brecha abierta denota un punto de inflexión para la todavía reciente herramienta financiera online, que se ha visto atrapada entre su deseo de crecer y su compromiso con el sistema descentralizado, basado en un proceso completamente democratizado de participación entre sus accionistas.

Hablamos con uno de los mayores narcotraficantes de la deep web. Leer más aquí.

Catalini señaló que los debates y las divisiones entre las comunidades respecto al software abierto son muy parecidas, y el mismo tipo de debate se está produciendo entre los usuarios y los programadores de la comunidad Linux. La única diferencia aquí, explicó, es que, potencialmente, podría suponer una auténtica pérdida o ganancia de dinero.

"De manera que la tensión aquí está más extendida", continuó. "La red entera está buscando la manera de dar con el modelo adecuado para introducir cambios y mejoras que contemplen e incluyan a cada uno de sus accionistas".

Mark Williams, profesor de gestión de riesgos en la universidad de Boston considera que la división va más allá "de los típicos dolores que acompañan a todo crecimiento". No se trata de eso, sino del resultado de años de fricción entre la filosofía antisistema de la que nació Bitcoin, y la necesidad de monetizarla. Aquellos que empezaron con la militancia antisistema, con una idea experimental, creen ahora que monetizar Bitcoin es 'venderse", describió.

"Si se va a convertir en un sistema para las masas, entonces tiene que generar esas posibilidades", reflexionó Williams. "Ese es el desafío".

Por qué se está planeando lanzar satélites Bitcoin al espacio. Leer más aquí.

Los programadores esperan que en el futuro Bitcoin pueda ser utilizada no solo para realizar pagos online, si no como una aplicación que controle el sistema de pago. Así, uno de los objetivos sería desplegar los "contratos inteligentes", nuevas formas de propiedad intelectual y encontrar maneras de "revolucionar la contabilidad y el sistema financiero, con el objetivo de hacerlo más eficiente", comentó Catalini.

"No creo que sea importante para este debate encontrar una u otra solución, porque llegará un momento en que la gente querrá hacer las cosas según el actual modelo de Bitcoin", aseguró.

Al menos, para algunos observadores, el debate suscitado demuestra que Bitcoin sigue funcionando adecuadamente, intentando resolver los problemas de manera democrática y permaneciendo fiel a sus principios.

"Así que la red puede votar por mayoría si quiere la actualización o no", comentó.

"En última instancia, el actual debate sobre el tamaño óptimo de los bloques demuestra lo bien que funciona la comunidad Bitcoin, y la intención de sus mayores responsables, Adresen y Hearn, por promover un sistema de pago auténticamente descentralizado", declaró a VICE News William J. Luther, profesor de economía en la universidad de Kenyon, y asociado al Instituto Cato, una organización libertaria sin ánimo de lucro.

Luther también señaló que mientras la introducción de Bitcoin XT es ciertamente significativa, también es premonitoria; esto es, Bitcoin no necesita, de momento, incrementar su capacidad. Todavía no generan el volumen de transacciones suficiente como para aumentar el tamaño de las cadenas de bloques.

"La gente cree que será un problema en el futuro y, sinceramente, no es un mal problema al que enfrentarse. Además, ya desean enfrentarse a él a día de hoy. Poderlo prever les permitirá encontrar una solución que puedan ir introduciendo paulatinamente, después de haberla discutido y debatido de manera profusa", concluyó.

Más VICE
Canales de VICE