Fotografía de Guillermo Perea/cuartoscuro.com

Personas de Recursos Humanos nos dan consejos para conseguir trabajo

Prohibido stalkear a tu reclutador, escribirle con faltas de ortografía o llegar con las manos sudadas al primer encuentro.

|
14 Enero 2019, 4:06pm

Fotografía de Guillermo Perea/cuartoscuro.com

Artículo publicado por VICE México.

A todos nos ha quitado el sueño conseguir un empleo. Entre armar currículums vitae, contactar a los empleadores, prepararte para una entrevista y esperar a que te llamen, pueden pasar muchos días de incertidumbre y uñas mordidas. Hacerlo bien y salir airoso de todo esto, es un verdadero arte.

Pero no eres el único que sufre el proceso. Las personas que trabajan como reclutadores, o en el departamento de Recursos Humanos (RH) de cualquier empresa, la pasan igual o hasta peor.

Como a ellos les ha tocado ver casos de éxito y muchos otros que ni siquiera se pueden explicar —de tan fuera de lugar o inapropiados—, fuimos a preguntarles algunos consejos prácticos para que tú tengas claro que sí y que no deberías hacer para conseguir el empleo que quieres, y al mismo tiempo les hagas a ellos más fácil la elección.

Lee las recomendaciones abajo.



Cuida las formas

A menos que seas de la vieja guardia y vayas personalmente a entregar tu CV a una empresa, seguramente enviarás la solicitud por correo electrónico. Y aunque pudiera parecer un paso sin mucha importancia, no lo es. Lo que escribas en ese email le dará los primeros indicios de ti a quien lo lea.

Valeria Lagler trabaja en el departamento de RH de VICE en español y asegura que cada vez que le llegan correos bien estructurados, con los requisitos necesarios, lo agradece. “Algo básico es que en el asunto pongan la vacante para la cual quieren aplicar, previa revisión de la bolsa de trabajo del lugar. Otra cosa muy importante es que sean breves. A veces nos llegan hasta 100 solicitudes al día y es imposible leerlo todo”, asegura.

Con cuatro o cinco líneas es suficiente. Además, es importante que en el cuerpo del texto, además de tu CV, des muestras de que conoces lo mínimo indispensable de la empresa, y que te gusta. Las faltas de ortografía son inadmisibles, sin importar el perfil del puesto que solicites.

Tu currículum, máximo de una hoja

Quizá tengas muchas participaciones de las cuáles te enorgulleces en tu historias. Pero no todas sirven para estos fines. Los currículums de dos o tres hojas pueden ser soporíferos. Destaca sólo lo más importante.

Cuando Miriam Reyes, reclutadora del grupo Danzantes, analiza uno, generalmente se fija en que tenga los datos generales básicos, las fechas de los últimos trabajos del postulante, los puestos ocupados, así como las sus actividades más representativas.



“Deben hacer especial énfasis en destacar aptitudes y habilidades, así como en que si se presentan a una entrevista presencial, no entreguen el CV manchado de comida, ni arrugado. También es vital que lo tengan actualizado y no entreguen una versión anterior”, sugiere.

A su vez, Valeria recomienda que se tenga mucha consciencia de la vacante a las que se está postulando. Cada perfil tiene su tipo de CV ideal. “Yo creo que es bueno que se haga uno por cada puesto que se solicite. Si acabas de entrar al mundo laboral, sólo pon dónde hiciste prácticas profesionales y servicio social, así como tus intereses. Si tienes mucha experiencia, sólo haz referencia a tus empleos más trascendentales”, dice.

En la entrevista de trabajo, seguridad ante todo

Una de las cosas que más valoran los reclutadores es que los aspirantes no lleguen sudando, ni titubeando, a su primer encuentro. Si llegas y te ves seguro, les darás a ellos más confianza en tu carácter y tu desempeño.

Intenta hablar sin nervios, respondiendo claramente lo que se te pregunte. No te quedes callado ante ningún cuestionamiento. También se honesto y di la verdad sobre todo. Si te escogen para el puesto y se dan cuenta que mentiste en algo, darás una muy mala impresión.

Miriam Reyes recomienda llegar puntual a la cita, ser amable —pero no saludar de beso al entrevistador—, no hablar mal de empleos anteriores, tener bien claras tus virtudes y contestar sensatamente la pregunta sobre los defectos que se tienen, así como mostrar una actitud proactiva.



Para Valeria es esencial que el solicitante conozca bien la empresa y el puesto que solicita, así como que demuestre que se trata de una persona que sabe solucionar problemas, es puntual y sabe trabajar en equipo.

¿Cómo vestirse?

En esto no hay reglas. De lo que depende es del tipo de empresa y perfil que se solicite. “Si es una institución muy millenial, o se trata de una PyME, podrías ir hasta de jeans. Pero si se trata de algo más corporativo, no hay de otra: tendrás que ir de traje y zapatos formales”, advierte Valeria.

Justo ahí, coinciden ambas, pueden darse cuenta de qué tan informado estás sobre lo que solicitas, y sobre el funcionamiento general de la empresa.

Se paciente, pero no te pases

Una vez que hayas salido de la entrevista, dale seguimiento al estatus de tu solicitud hasta después de una semana del encuentro. Si al otro día marcas inmediatamente para saber si te eligieron, lo más seguro es que te digan que aún están valorando, y que les abrume un poco tu ansiedad.


Relacionado: Consumí LSD por primera vez y renuncié a mi trabajo.


Según Valeria, a veces están en muchos más procesos de selección al mismo tiempo y se les olvida marcarles. Por eso considera que es mejor si los aspirantes mandan un correo de vez en cuando para saber cuál es el avance. Prohibido conseguir el celular personal del reclutador, o estarle escribiendo por chats.

“Siempre nos interesa que ellos mismos estén interesados. Pero todo con medida. Si nos bombardean a cada rato con preguntas sobre el estatus de su pedido, probablemente nos cansemos. Muchas cosas son de sentido común, de comprensión mutua. Como ya se habrán dado cuenta, dedicarse a esto es también bastante difícil", concluyó Valeria.

Sigue a Ollin Velasco en Instagram y Twitter.