Festivales musicales: la mina de oro de los carteristas

Mientras decides a qué banda ver, ellos planean cómo robarte.

|
21 Noviembre 2018, 5:14pm

Foto por el autor.

El fin de semana pasado asistí al festival Corona Capital, en la Ciudad de México. Caminé rumbo al escenario principal, compré algunas cervezas, vi un par de bandas y al llegar al sanitario, me vi rodeado de un grupo de personas que llamó mi atención: habían cuatro mujeres y un grupo de hombres, con gorras, mochilas y mariconeras, que discutían sobre en qué shows se aglomera más gente.

En ese momento, el líder, quien portaba una gorra roja, señaló a un grupo de jóvenes que se dirigían a ver a The Chemical Brothers. Con señas le indicó a las demás personas que ellos serían los elegidos para despojarlos de sus pertenencias. Los jóvenes se metieron cada vez más entre la gente hasta llegar casi al escenario, mientras el grupo de carteristas los seguía.

Su forma de operar es la misma que en el transporte público, como el Metrobús o Metro: el grupo de personas se pone a tu alrededor y entre empujones, sacan tu celular o cartera y lo pasan entre ellos para poder despirtarte. Cuando les quieres reclamar, ellos niegan todo y comienzan a insultarte y a querer golpearte.

Con el show de The Chemical Brothers al fondo, uno de los jóvenes se percató de la acción y comenzó a tocar las bolsas de su pantalón para checar que aun tuviera su celular, pero no tuvo éxito. Su teléfono fue uno de los extraídos por los carteristas que se perdieron entre la multitud. Algo similar pasó con sus amigos. A todos los bolsearon al ritmo de “Galvanize”.

El grupo de jóvenes acudió con los elementos de seguridad que daban rondines en el festival. Uno de los policías les preguntó más detalles y características de los carteristas: “uno traía gorra y una bolsita pequeña”, dijeron, “alcancé a ver también que dos chavas traían pants y a un señor ya mayor, como de 50 años”, “también se nos hizo raro que ellos estaban muy cerca de nosotros y que eran los únicos que no disfrutaban del show, ni siquiera bailaban”. El policía sólo se limitó a decirles que cuidaran más sus pertenencias y que darían aviso a sus compañeros para reforzar los rondines.

En ese momento los jóvenes supieron que recuperar sus cosas sería imposible.

Otro de los casos fue el de Yahir, quien fue víctima de los carteristas durante el segundo día del festival. “Iba a ver a New Order. Me robaron dos morras. Cambiaron de dirección frente a mí, cuando me di cuenta e iba a reclamar, llegó un tercero y me dijo que un morro encontró un celular, entonces, muy pendejamente, le creí y perdí a la morra a la que le había reclamado”, me cuenta.

Este año, el festival desplegó un operativo de seguridad con 1500 agentes para resguardar la seguridad de 86 mil 500 asistentes en dos días de concierto. A pesar de esto, las denuncias en redes por el robo de carteras y celulares fue bastante alta, tal es el caso de Yadira, la mujer a la que le encontraron 19 celulares robados dentro del festival. Al ser detenida, mencionó que muchos de estos dispositivos son vendidos a través de redes sociales y ocupan las ganancias para comprar boletos de otros eventos y continuar con los robos.

Se ha intentado resolver el problema, pero sólo son advertencias sobre cuidar tus pertenencias, se han dado bolsas de seguridad para meter el celular y tu dinero, así como utilizar pulseras cashless para evitar traer efectivo, sin embargo, los carteristas siguen operando.

Uno de los jóvenes, a quien le quitaron un iPhone X, se limitó a decirme: “Siempre hay que estar alertas, porque es terrible que vienes a un concierto a pasarla chido con tus amigos y pasa algo así... me voy un poco decepcionado”.