Publicidad

Por qué los hombres gays suelen tener fetiches con hombres heterosexuales

'Hombres heterosexuales' fue la categoría más vista en el sitio web de Pornhub en 2018. Aquí hay algunas teorías de expertos que explican por qué.

por Justin Lehmiller, PhD
26 Febrero 2019, 2:00am

Pekis / Getty

Artículo publicado originalmente por TONIC Estados Unidos.

¿Qué tipo de porno ven los hombres gays con más frecuencia? De acuerdo a las estadísticas de Pornhub del año pasado, "hombres heterosexuales" fue la categoría más vista en su sitio gay. La palabra "hetero" también estuvo entre las cinco búsquedas más realizadas por los visitantes. Hablando en términos generales, el porno que han buscado es una mezcla de hombres heterosexuales teniendo sexo con otros hombres, y hombres heterosexuales masturbándose.

Ahora, esto no sugiere que a todos los hombres que tienen sexo con hombres les gustan los hombres hetero. Por más tentadoras y provocativas que sean las estadísticas anuales de Pornhub, no deberíamos llegar a conclusiones sobre lo que quiere cualquier tipo de personas con base en lo que pasa en un solo sitio web de porno.

Dicho eso, estas estadísticas sí nos dicen que muchos hombres gays parecen erotizar a los hombres heterosexuales. ¿Entonces por qué pasa eso? Aquí revisamos algunas de las teorías más importantes.

La atracción a la masculinidad

Investigaciones sobre las preferencias amorosas de hombres gays sugieren que, en promedio, suelen ser atraídos hacia la masculinidad. Por ejemplo, los hombres gays suelen sentirse atraídos a rostros que se ven masculinos y a otros signos de la masculinidad, como la musculatura. Los hombres gays también califican a parejas potenciales que se describen a sí mismos como masculinos con mayor favorabilidad frente a quienes se describen como femeninos. Esta preferencia por la masculinidad es más fuerte entre los hombres gays que se identifican también como masculinos. Esto ayuda a explicar por qué "Masc4Masc" (algo así como la negación de la feminidad en la comunidad gay, o gente masculina buscando gente masculina) es un término tan común en los sitios gays de citas.

Estudios tras estudios han encontrado que en promedio los hombres gays son menos conformes al género que los hombres hetero, lo que significa que son menos propensos a adherirse a ideas estrictas de la forma en que "se supone" que los chicos y los hombres deberían actuar. Para ser claros, existe una gran variabilidad individual, pero si los hombres gays suelen sentirse atraídos a la masculinidad y los hombres heterosexuales como grupo son más propensos a conformarse con los roles de género, entonces no es difícil ver por qué tantos hombres gays buscan por porno que presente a heterosexuales.

"Los hombres gays han fetichizado a los hombres heterosexuales hasta cierto punto por verlos como más masculinos", dice Joe Kort, un psicoterapeuta gay de sexo y relaciones que trabaja principalmente con una clientela LGBTQ+.

Algunos psicólogos creen que la aparente atracción de los hombres gays hacia la masculinidad deriva de una tendencia general de las personas a erotizar rasgos que son diferentes a los propios; lo que se conoce como la teoría de "lo exótico como erótico". La idea básica es que las personas frente a las que uno se siente más diferente desde la niñez se convierten en el objeto de las atracciones sexuales posteriores, con los no conformes de género propendiendo a las atracciones hacia el mismo sexo y los conformes de género propendiendo a las atracciones al sexo opuesto.

Sin embargo, la evidencia de esto ha sido elusiva. Además, existen otras explicaciones posibles. Por ejemplo, tal vez las preferencias de los hombres gays hacia la masculinidad evidencian una devaluación societaria general de la feminidad u homofobia interiorizada.

"Dado que muchos hombres gays crecieron en lugares donde el afeminamiento era devaluado y la masculinidad era privilegiada, puede volverse casi instintivo sentir aversión o asco hacia las muestras de afeminamiento", dice Zach Rawlings, un terapeuta sexual radicado en Nueva York quien también se identifica como gay y trabaja con miembros de la comunidad LGBTQ+.

Esta explicación tiene sentido a la luz del descubrimiento de que la atracción hacia la masculinidad es más fuerte entre hombres gays que se ven a sí mismos como masculinos —muchos de los cuales también describen que interpretan "actuaciones heterosexuales". Esto sugiere que algunos de estos hombres no están del todo cómodos con su propia sexualidad.

La atracción al BDSM

Yo encuesté a más de 4.000 estadounidenses sobre sus fantasías sexuales para mi libro Tell Me What You Want, y una de las cosas que descubrí fue que los miembros de la comunidad LGBTQ fantaseaban más frecuentemente con el BDSM que las personas heterosexuales. Este interés intensificado en las dinámicas de dominancia-sumisión podría explicar, en parte, el atractivo del porno de "hombres heterosexuales", porque este género presenta muchos temas del BDSM.

Algunos de estos vídeos presentan hombres heterosexuales en papeles muy dominantes donde, por ejemplo, puede que tengan sexo agresivo con otro hombre, o sean masturbados o reciban sexo oral de una pareja masculina sumisa. En cambio, otros vídeos muestran a hombres heterosexuales asumiendo papeles sumisos, donde el sexo puede ser forzado en ellos de parte de otro hombre y, a veces, son atados y/o humillados en el proceso.

Ver hombres heterosexuales en papeles sumisos también puede ser atractivo porque ofrece a algunos hombres gays la oportunidad de "superar su sentimiento de carecer poder y de deseo ante los hombres hetero", dice Kort. "Puede que les permita sentirse poderosos sobre los hombres heterosexuales".

Desde esta perspectiva, el atractivo del porno de "hombres heterosexuales" podría no ser sobre la forma en que los hombres gays ven a los heterosexuales como inherentemente eróticos, sino más bien puede que derive del hecho de que este tipo de porno usualmente termina siendo de poder y control. Esto también puede ayudar a explicar por qué "daddy" (papi en inglés) fue la tercera categoría más vista en el sitio gay de Pornhub—también, el porno de "daddy" trata muchos temas de poder y BDSM.

Desear lo que "no se puede" tener

Para algunos hombres gays, ver a hombres heterosexuales teniendo sexo con otros hombres puede ser excitante porque es tabú. Cuando nos dicen que no podemos tener algo (o a alguien), resultamos queriéndolo todavía más.

Los tabúes son de los temas más populares en nuestras fantasías sexuales y la mayoría de hombres, sin importar su orientación sexual, tienen fantasías ocasionales sobre la "fruta prohibida", o sobre personas que nuestra cultura o sociedad consideran inaccesibles. Los hombres heterosexuales definitivamente entran en la categoría de la "fruta prohibida" para los hombres homosexuales.

Adicionalmente, existe algo de excitación en simplemente ver personas que están "rompiendo las reglas". En muchos de estos videos, los hombres heterosexuales no solo están rompiendo las reglas de su orientación sexual, sino que al tiempo suelen estar engañando a sus novias o esposas.

La búsqueda por aceptación

Otra posibilidad es que fantasear con hombres heterosexuales puede ser una forma en la que algunos hombres gays se sienten aceptados. Como me dijo Rawlings, "muchos hombres gays han experimentado gran rechazo y se han sentido de segunda categoría frente a los hombres hetero. Las fantasías sexuales que incluyen hombres heterosexuales pueden representar un tipo de aceptación de parte de las mismas personas que han sido sus agresores durante gran parte de sus vidas".

Kort compartió este sentimiento: "incluso actualmente, los hombres gays son minimizados por los hombres heterosexuales y excluidos de su fraternidad. Estas fantasías podrían darles a muchos hombres gays el sentimiento de que son una parte de sus vidas".

Cuando se trata de explicar el atractivo de cualquier tipo de pornografía, nunca suele existir una respuesta simple. Nuestros intereses sexuales son complejos y personas diferentes pueden sentirse atraídas a las mismas cosas por razones muy diferentes. Esto significa que en lugar de que solo una de las explicaciones de arriba sea la correcta y las otras sean las incorrectas, es posible —y muy probable— que todas expliquen una parte del rompecabezas erótico.

Justin Lehmiller, PhD, es un miembro investigador en el Instituto Kinsey y autor del blog Sex and Psychology.