Publicidad

El agua con limón no te va a ayudar a acelerar el metabolismo

Nos propusimos desacreditar y/o exaltar las virtudes de tomar agua con limón. Los resultados son en su mayoría agrios.​

por Elizabeth Brown; traducido por Paola Llinás
04 Febrero 2019, 2:30pm

Science Photo Library / Getty

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos.

Tal vez son los limones. Tal vez es el agua. Cualquiera que sea la razón, el agua con limón ahora es lo máximo en el mundo del bienestar. Se ha vuelto furor en el mundo completamente infundado de la medicina de Instagram. Los bloggers de salud lo han elogiado como una "cura instantánea" para todo, desde acné, hasta inflamación articular. Gisele Bündchen comienza su día con agua con limón. Beyoncé dijo que se ha tomado hasta un galón al día.

¿Pero qué es realmente el agua con limón? En términos técnicos, es agua con limón adentro.

La afirmación de que el agua con limón estimula el metabolismo es probablemente el mito más popular que se asocia con la poción cítrica mística, pero también ha sido considerado un potenciador inmune, un auxilio digestivo, un optimizador de la función de la glándula suprarrenal, y un desintoxicante del hígado. Nos propusimos a desacreditar y/o exaltar las virtudes del agua con limón, separando lo fenomenal de lo falaz. Los resultados son en su mayoría agrios.

¿El agua con limón estimula el metabolismo y ayuda a perder peso?

No, estás pensando en agua normal.

El agua corriente, con o sin limón, es un estimulante metabólico comprobado porque no tiene calorías, pero el cuerpo tiene que quemar calorías para calentarse y metabolizar, dice Niket Sonpal, un gastroenterólogo radicado en Nueva York y profesor adjunto en la Touro College of Osteopathic Medicine. Científicos han encontrado que si el agua está fría, uno podría quemar algunas calorías extra, pero no muchas.

En cuanto a añadir limón al agua para estimular el metabolismo, Sonpal dice que simplemente no existe investigación al respecto. Un estudio de 2010 realizado por investigadores japoneses evidenció que los ratones que han sido programados para ser resistentes a la insulina (un precursor de la diabetes) sí mostraron algo de pérdida de peso cuando recibían los polifenoles antioxidantes que se encuentran en los limones. "¿Eso significa que tendrá el mismo efecto en los humanos? No lo sabemos y aún no se ha comprobado", dice Sonpal.

También señala que beber agua de forma regular puede causar en el estómago un sentimiento de llenura que activa el cerebro para que deje de pensar que uno necesita embutir aros de cebolla por su garganta. También, puede ayudar a la pérdida de peso si se usa para reemplazar una bebida decadente de café alta en calorías—pero el limón por sí solo no quema grasa mágicamente.

Ok, pero ya me embutí los aros de cebolla y ahora necesito digerirlos y el agua con limón ayuda a la digestión, ¿no?

Si crees que "ayudar" es lo mismo que hacerte cagar hasta morir, entonces tienes suerte, porque el agua con limón de hecho puede ayudarte a hacer eso.

"La idea de que los limones ayudan a la digestión proviene de la medicina ayurvédica", dice Sonpal. "Ya que existe la idea de que las cosas ácidas pueden estimular el estómago para que se active. Lo que eso significa en realidad es que la Vitamina C en dosis altas es un laxante. No va a ayudar en la digestión. Si algo, va a hacer que uno haga mucho popó".

Sonpal dice que el ácido ascórbico (alias Vitamina C) de los limones es lo que los vuelve tan buenos inductores de popó. De hecho, usualmente hace parte de la mezcla que él le da a pacientes que se están preparando para el rito que da entrada a la mediana edad: la colonoscopia.

Bueno, pero el agua con limón me va a desintoxicar, lo cual anula los efectos de los anillos de cebolla, ¿no?

Nope. El agua con limón en las mañanas no puede purgar las toxinas de lo que se ingirió en la noche. Una vez más para quienes no escucharon: el cuerpo se desintoxica por sí solo; el hígado, riñones, colon, y la piel hacen el proceso por uno. Sonpal dice que desintoxicarse a uno mismo al beber cualquier cosa no sirve de nada.

"[Los humanos] no son como un un fregadero donde uno pone cosas y lo llena y luego pone otra cosa para lavarlo todo", dice Sonpal. "Nuestros riñones eliminan las cosas con la orina. Nuestro colon elimina cosas con el popó. Nuestro hígado y riñones filtran cosas. Al usar agua y combinarla con limón para 'desintoxicar', no se desintoxica nada. Solo lo hidrata a uno y hace que el agua sepa mejor".

Ok, olvida los aros de cebolla. Solo estoy tomando agua con limón porque potencia mi sistema inmune durante la temporada de resfriados y gripe.

Estás pensando en la Vitamina C, y aún así estás mal.

Primero que todo, los limones no tienen acorralado el mercado de la Vitamina C. Otras frutas cítricas, melón, brócoli, col rizada, y muchos otros alimentos son grandes fuentes de C, y no existe otro elemento mágico o especial en los limones que evitará que uno contraiga un virus. Segundo, también es muy improbable que la vitamina C vaya a potenciar tu inmunidad.

Existe algo de evidencia de que tomar Vitamina C cuando uno tiene un resfriado puede reducir la intensidad y la duración en pequeñas cantidades (cerca del 8 por ciento para los adultos y 14 por ciento para los niños), pero no es una medida preventiva efectiva contra los virus. La Vitamina C por sí misma, confirma Sonpal, no puede curar una gripa. "Lo que hace es que reduce la cantidad de tiempo en que uno siente la enfermedad", agrega. "No reduce nada en términos de infecciosidad. Todo lo que hace es que uno se empieza a sentir mejor un poco antes". Para ser justos, eso es algo.

Hay cerca de 30 mg de Vitamina C en cada limón y la cantidad diaria recomendada es de 65 a 90 mgs. El estudio que evidenció la modesta reducción del 8 al 14 por ciento en la intensidad de la gripa tuvo a sus sujetos ingiriendo de 1 a 2 g diarios—eso es 1.000 a 2.000 mg. De acuerdo a una calculadora con la que hablamos, eso significa que uno necesitaría consumir el jugo de cerca de 33 limones al día para obtener los beneficios reportados por el estudio.

Bueno, el agua con limón es ácida así que va a alcalinizar mi cuerpo, ¿cierto?

Prepárate: todo el concepto de "alcalinizar el cuerpo" no es real. El cuerpo por sí mismo tiene "métodos muy efectivos para regular el pH en la sangre", dijo Marc Hellerstein, profesor de ciencia nutricional y toxicología en la Universidad de California, Berkeley, en un artículo de Tonic sobre las dietas alcalinas. "Lo que uno come no va a afectar el pH de la sangre, a menos de que uno esté enfermo o tenga riñones malos".

Los pulmones y riñones controlan el pH del cuerpo y uno no va a cambiar ese proceso tomando agua con limón (ni va a cambiar nada, en realidad). Y de nuevo, a menos de que uno sufra de enfermedades muy específicas, cambiar la alcalinidad de uno ni siquiera es algo bueno.

Igual voy a tomarla. No me va a causar ningún daño, ¿cierto?

Seguro. En gran medida. Mientras no estés súper apegado a tu esmalte dental.

Puede que haya una mayor sensibilidad y dolor de dientes como resultado de incorporar jugo con limón en las dietas diarias, dice Lee Gause, un dentista en Manhattan y profesor adjunto en la New York University’s College of Dentistry—ha tenido muchos pacientes que lo reportan. Eso porque el ácido en los limones puede comerse el esmalte dental, la barrera que protege a los dientes de sentir frío, calor, y dolor en los nervios orales.

Gause sugiere que si los fans del agua con limón quieren que siga siendo una parte regular de su dieta, deberían desarrollar un régimen de lavado posterior a su consumo. "Siempre inmediatamente se deberían lavar los dientes por al menos 30 segundos a un minuto con agua, y luego lavar los dientes por otros 30 segundos con un enjuague bucal que contenga flúor", dice. "Eso pondrá un nivel de flúor protector sobre los dientes y disminuirá cualquier sensibilidad que pueda llegar a sentirse".