Identidad

Les preguntamos a los jóvenes por qué les gusta el bótox

“La generación más joven entiende que lo que ves en Internet no es real. Pero están más dispuestos a parecer no reales porque eso es con lo que han crecido".

por Mica Lemiski; traducido por Álvaro García
12 Agosto 2019, 10:23pm

Foto cortesía de Press Association / The Canadian Press

Artículo publicado originalmente por VICE Canadá.

Hace poco más de un año, estaba sentada en una silla de maquillaje Sephora. Esperaba a que me hicieran un cambio de look de cinco minutos, de esos que te haces cuando volverse glamuroso parece una buena manera de distraerte de las verdades difíciles de la vida. Cuando la maquilladora comenzó a aplicarme una selección de polvos y sustancias, me miró con aire desconfiado.

“Usted se ha hecho procedimientos, ¿cierto?“, preguntó.

“¿Eh?”, dije, con el habla entrecortada porque en ese momento estaba dándole contorno a mis labios.

“Relleno de labios, ¿verdad?”, dijo ella, con un guiño en su voz.

“No”, le aclaré. “No me he puesto relleno. ¿Supongo que solo tengo los labios grandes? Mi familia es holandesa”. A menudo he tratado de justificar ciertas cualidades físicas a través de mi herencia, como si hubiera una correlación real, y como si alguien lo encontrara interesante.

“Es gracioso”, continuó. “Tienes el tipo de rostro donde no puedo decir si tienes 18 años o 40”.

Estaba horrorizada. A mis 27 años, 18 y 40 años parecían malas opciones. También estaba el hecho de que la maquilladora me estaba observando con una mirada que decía, no te preocupes, ¡esto es solo entre nosotras! Parecía desear una confesión de mi parte. En ese momento no podía decidir qué parte de la situación me resultaba más insultante: el hecho de que pudiera parecer de mediana edad o el hecho de que, aparentemente, parecía el tipo de persona preocupada por el milagro de una frente sin arrugas.

Un año más tarde, he hablado con varios millennials amantes del bótox que me han convencido de que tener prejuicios contra los procedimientos antienvejecimiento es bastante hipócrita si considero las medidas “antienvejecimiento” que he tomado para mi cabello: teñirlo para alcanzar el color rubio de mi juventud. Me aferro a mis mechones rubios de la misma forma en que otros se aferran a la falta de bolsas bajo los ojos.

También está el hecho de que pensar en el bótox, como un esfuerzo reservado para mujeres motivadas por la vanidad, temerosas de su edad, no solo muestra una gran capacidad de seguir promoviendo estereotipos, sino que también es un fracaso en mantenerse al día. En otras palabras, odiar el bótox te envejece. Como informó recientemente Forbes, el uso del bótox entre personas de 19 a 34 años ha aumentado en un 87 por ciento en los últimos cinco años. Solo pregúntale a tus amigos. Lo más probable es que conozcan a alguien que se haya hecho algún tipo de procedimiento.

Pero, ¿qué nos hace estar tan repentinamente dispuestos a recibir inyecciones en nuestros rostros? De acuerdo con las siguientes entrevistas, la respuesta es una combinación de querer parecer un filtro de Instagram , adoptar nuevas tecnologías, poder costearlo y disfrutar de algunos beneficios médicos sorprendentes. De cualquier manera, parece que hay un nuevo estándar de salud y belleza: si te ves bien y te sientes bien, ¿a quién le importa si es natural?

Amanda, 30 años

VICE: ¿Cuánto tiempo llevas aplicándote bótox?
Amanda: Me hice mi primer tratamiento cuando tenía 24 años.

¿Y qué te hizo tomar la decisión?
Hubo una serie de factores. Trabajo en comunicaciones para marcas de moda, belleza y estilo de vida, así que constantemente tengo que conocer las tendencias. Creo que me apliqué bótox por curiosidad. Definitivamente me atrajo el hecho de que retrasa el proceso de envejecimiento y que las personas que se lo aplican lo hacen más como una medida preventiva que como un tipo de corrección. Debido a que yo era joven, el tratamiento costaba poco dinero y no era muy complicado. Era asequible para mí, así que pensé, claro, por qué no, intentémoslo. Simplemente seguí usándolo.

¿De qué manera te ha afectado el bótox, ya sea de manera positiva o negativa, en términos de tu carrera e imagen?
En mi carrera realmente no sé si me afectó positiva o negativamente; creo que es algo neutral. Pero no tengo más que cosas positivas que decir al respecto. Me hace sentir mejor. Me gusta más mi apariencia. Para mí, el bótox no es algo permanente. No dura mucho tiempo. Y creo que afectó positivamente mi autoestima —no quiero decir que haya tenido baja autoestima— pero creo que al igual que comprar un nuevo atuendo o tener un nuevo peinado te hace sentir bien, también lo hace el bótox. Es una terapia. Es algo que puedes hacer para sentirte bien.

¿Cuánto gastas anualmente en bótox?
Yo diría que me cuesta alrededor de 200 a 250 dólares cada cuatro a seis meses. Y cuando tenía 24 años era aún menos. Tal vez 150 dólares por sesión.

¿Eres bastante abierta sobre tu uso de bótox?
Muy abierta, sí. Aún genera una percepción realmente negativa, especialmente en las personas que no están educadas al respecto. Por desgracia, con los procedimientos cosméticos, solo puedes verlos si te hicieron un mal trabajo. No vas a saber si alguien recibió un buen tratamiento de bótox, porque ese es el punto. Creo que, desafortunadamente, muchas personas asocian el bótox con una baja autoestima, pero es un procedimiento mucho más común de lo que la gente cree. Gran parte de la percepción negativa proviene de personas que no tienen la educación necesaria. En mi caso, siempre he dicho que no tengo vergüenza. Estoy feliz de compartir el conocimiento, dar consejos, cosas por el estilo.

Entonces, ¿alguna vez te has enfrentado a esa percepción negativa? ¿Alguna vez te ha juzgado la gente por aplicarte bótox?
Oh, dios mío, no podría importarme menos. Estoy segura de que sucede y no lo puedo saber. Definitivamente he visto a la gente mirarme fijamente cuando hablo de ello en público, como cuando le explico a alguien dónde deberían acudir para hacerse el tratamiento. Definitivamente veo a la gente diciendo: "Oh, dios mío, estás hablando de ello en público, un gran tabú", pero realmente no me afecta en absoluto. Creo que más gente debería hablar de ello de forma natural.

Entonces, ¿cuáles son tus sentimientos sobre la "belleza natural", frente a la belleza cosmética? ¿Crees que hay una diferencia y sientes que nuestra sociedad prioriza un tipo de belleza sobre la otra?
Creo que la división es poco precisa actualmente. Si le preguntas a una persona qué es la belleza natural y luego le preguntas a otra, creo que tendrían ideas completamente diferentes. Sabes, ¿acaso la belleza natural es no usar maquillaje, pero sí aplicarse bótox y relleno? La definición de belleza natural no está muy clara, y creo que es algo bueno. Mientras menos capacidad tengamos de poner las cosas en cubetas, mejor para todos.

¿Cuán influyentes han sido las redes sociales para ti en términos de la forma en que deseas verte?
Creo que cualquier persona de esta época mentiría si dijera que no le afecta. Juega con nuestra idea de qué es la belleza, absolutamente. Así como ha influido en mi perspectiva de la belleza, también me ha educado mucho sobre ella. Las redes sociales hacen que sea más fácil aprender sobre dónde puedes aplicarte el bótox y los rellenos, y también sobre los diferentes médicos y los procedimientos que realizan.

¿Qué consejo le darías a alguien que está pensando en aplicarse bótox?
Si estás interesado en hacerlo por tu propia decisión, y no estás motivado por factores externos, diría que te animes cien por ciento a probarlo. Las únicas cosas que diría son: ten expectativas realistas y haz tu investigación. Asegúrate de que acudir a un lugar de buena reputación y con buenas reseñas. Si no puedes costearlo, si el precio es un factor que no vas a poder mantener, toma eso en consideración. El bótox es un compromiso a largo plazo.

Tasha, 22 años

VICE: ¿Puedes hablar un poco sobre por qué empezaste a aplicarte bótox?
Tasha: En mi caso, tengo la piel muy sensible y alergias a muchos productos diferentes, especialmente el desodorante. Mis axilas estaban bastante desgarradas por el uso del desodorante, y esto comenzó cuando tenía once años, muy vergonzoso. Mi madre y yo fuimos al médico y probamos todo tipo de cosas diferentes hasta que cumplí 18 o 19 años. Nada funcionó. Tengo cicatrices horribles por eso. Finalmente, nos trasladamos a Okanagan y cambiamos de médico, quien me recomendó bótox para que no tuviera que usar desodorante en absoluto, porque el bótox evita que sudes. Mi mamá se opuso. Me dijo, "No, no quiero que pienses que el bótox es una forma de arreglar las cosas". Pero fuimos a casa y conversamos, y ella accedió a dejarme intentarlo. Volví al médico y conseguí un par de ampolletas, y luego otras más, y mis axilas empezaron a mejorar. También mejoraron el tejido de las cicatrices, así fue como inició el aspecto cosmético de las cosas. Porque antes no podía usar mangas cortas o vestidos debido a las horrendas cicatrices. Así que ahora me aplico bótox cada cuatro o seis meses.

Entonces, ¿empezaste a usar bótox u otros tratamientos cosméticos para algo más que tus axilas?
Sí, una vez que me subí al tren del bótox, yendo a Okanagan, noté que muchas de mis amigas estaban rellenándose la parte inferior de los ojos y los labios y se veían hermosas, así que pensé: necesito hacer esto". Entonces primero me hice un poquito de relleno en los labios, solo para equilibrar mi "arco de Cupido", y luego pensé: "Okay, es increíble".

¿Pero aún no tienes bótox en el rostro?
Es correcto. No estoy en contra de aplicarme bótox cuando sea mayor. Pero quiero esperar hasta saber cuáles son las áreas donde tengo más problemas: esas líneas finas y arrugas. No quiero lucir como plástico. Solo quiero quedar lisa. Creo que me siento mejor con los rellenos que con el bótox.

¿Porqué?
Creo que es porque cuando le dices a la gente que te aplicaste bótox de joven, piensa que eres psicótico. No lo entienden. Pero cuando le dices a la gente que te aplicaste rellenos, piensan, "oh, cierto, como las Kardashian". No existe la misma connotación negativa para los rellenos que para el bótox. La gente no dice "oh, dios mío, ¡es muy malo para ti!" También hay algo realmente importante en la educación. Soy esteticista, y por eso trabajo con muchas personas que se han aplicado rellenos y bótox. Todos los empleados del spa donde trabajo lo hacen, así que ¿por qué no lo haría yo también?

Mencionaste que tu madre estaba en contra del bótox en un inicio —incluso el bótox médico— así que, ¿cómo se sienten ella y tus parientes mayores con respecto a los rellenos y otros procedimientos cosméticos que usan los jóvenes?
Mi mamá está de acuerdo con los rellenos porque realmente no los nota. Otro punto es que ahora que puedo pagarlos yo misma, no necesito que ella me apoye de la misma manera. Pero mis abuelos piensan que es horrible. Lo que siempre me dicen es: "Oh, pero eres tan bonita, no necesitas eso, ¿por qué malgastas tu dinero?" No era muy normal para su generación, así que lo consideran algo serio y atemorizante. Han comparado mis rellenos con una cirugía de nariz y pienso: "No, no es una cirugía mayor. Es una cita de 20 minutos".

¿Cuán influyentes han sido las redes sociales para ti, en términos de la forma en que deseas verte?
Muy influyentes. Al mudarme de una pequeña ciudad a Kelowna, me he dado cuenta de que cada vez más personas quieren lucir de cierta manera y están haciendo todo lo posible para lograr esa apariencia, ya sea que se trate del bótox o de ir al gimnasio seis días a la semana. Las redes sociales tienen un gran impacto en todo eso, porque diario vemos gente hermosa en Internet. Creo que la nueva generación, como de mi edad o más joven, entiende que lo que ves en internet no es real, pero están más dispuestos a parecer no reales porque es con lo que han crecido.

Oh, eso es interesante. No creo haber escuchado ese punto antes.
Sí, si les muestres una imagen y les dices: "Miren cuánto Photoshop usaron", ellos te dirán: "Lo sé, y también sé que este aspecto es posible de alcanzar de alguna manera". La manera en que la gente se maquilla y cuida de su piel en la actualidad... bueno, la industria explotó desde que surgieron las redes sociales.

Natasha, 33 años

VICE: ¿Cuánto tiempo llevas usando bótox y cuáles fueron tus motivos originales para hacerlo?
Natasha: Tenía entre 20 y 25 años cuando comencé. ¿Conoces esas líneas horizontales que cruzan tu frente? Lo que me motivó fue que esas líneas aparecían incluso cuando no estaba levantando las cejas o haciendo una expresión. Comencé a ponerme nerviosa. Pensé, "oh, así es como comienza". Entonces empecé a aplicarme dosis pequeñas, para evitar que la arruga se volviera permanente.

¿Por qué esa arruga era particularmente aterradora para ti?
No es que tuviera miedo. Estaba realmente interesada en la industria [cosmética]. Sabía cómo funcionaban las cosas. No es que me hubiera asustado y que quisiera borrarlo todo. Sabía que con pequeñas dosis de bótox solo estaba evitando que esas líneas se volvieran permanentes.

Eres cofundadora de un sitio llamado The Vanity Lab, que se enfoca en tratamientos antienvejecimiento. ¿Por qué decidiste seguir la carrera de estética médica?
Tengo estudios científicos. Pero en la universidad, cuando debería haber estado estudiando, me sumergí de lleno en cómo ciertos ingredientes de ciertos productos de belleza funcionaban a nivel celular. Cuando comencé a combinar mis dos intereses, la ciencia y la estética, fue cuando realmente sentí pasión por este campo. Así que empecé a trabajar en varias clínicas diferentes de Vancouver, pero sentía que nadie lo estaba haciendo bien. Muchos de los lugares eran realmente caros, y los clientes eran mujeres mayores. Quería fundar un lugar que se deshiciera de toda la basura, porque muchos lugares ofrecen productos y servicios que no son los más efectivos, y brindar los mismos servicios que las clínicas principales, pero de una manera más asequible y cotidiana. Así como algunas personas pueden cuidarse a sí mismas al arreglarse el cabello o las uñas, yo quería que las personas pudieran cuidar la salud de su piel de forma regular.

Respecto a tus clientes, ¿están llegando personas más jóvenes que antes?
Atendemos clientes de todos los rangos de edad, pero sí estamos atrayendo a un grupo demográfico más joven. Fuimos una de las primeras clínicas en fijarse en Instagram. Cuando comenzamos, algunas clínicas estaban en la red social, pero tenían fotos de archivo y nada realmente interesante. En cambio, nosotros lo hicimos más divertido, ligero y educativo. Empezamos a tener más seguidores a partir de ese momento. En vista de que somos populares en una plataforma que es más usada por una población demográfica más joven, conseguimos una clientela de menor edad.

¿Qué hay con los hombres? He hablado con algunos hombres que han dicho que sus amigos se han aplicado bótox cosmético. Pero parecen más renuentes a compartir su experiencia.
Es gracioso, porque hace un par de horas estaba diciendo que ayer fue la primera vez que tuvimos más hombres en la clínica que mujeres. No fue un día normal. Estábamos filmando un reality show, que se centraba en el "bótox". Así que un grupo de hermanos llegó a la clínica para que uno de ellos, el único que aún no se había aplicado bótox, se pusiera al día. Definitivamente atendemos hombres, y la razón por la que creo que estamos viendo un mayor número es porque las personas se están educando al respecto. Incluso hace cinco años muchas personas pensaban: "Oh, bótox, es donde te levantan las cejas y no puedes mover la cara". Creo que los hombres dudaban en hacerse algo que pareciera obvio que se habían hecho un procedimiento cosmético. Pero ahora, la gente se está dando cuenta de que si está bien hecho no debería ser notorio. Con las redes sociales ya no vemos bótox solo en programas de televisión o sitcoms, donde era presentado como algo cómico: la cara congelada y los labios demasiado inflados.

Muchas conversaciones actuales sobre la belleza giran en torno a lo que es natural frente a lo que es cosmético. ¿Te importa la diferencia entre belleza natural y estética? ¿Hay alguna diferencia hoy en día?
Definitivamente hay una diferencia, es por eso que soy tan abierta al respecto. En Instagram, por ejemplo, hubo un desafío de los "10 años" y realicé un "Antes" y un "Después" de mí donde enumeré todos los procedimientos cosméticos que he probado en mi profesión. Pero como soy tan abierta y honesta en las redes sociales, a menudo la gente me dice: "No deberías estar anunciando esto o diciéndole a la gente que se someta a procedimientos". Pero no le estoy diciendo a nadie que se los haga; no creo que debamos esconderlo. Porque con las redes sociales y las jóvenes, es complicado. ¿Conoces las fotos de #iwokeuplikethis? Nadie despierta de esa manera. Pasa lo mismo con #nofilter. Incluso si no hay un filtro, tal vez esa persona se haya tatuado las cejas o se haya aplicado un bronceado en spray o extensiones de pestañas o bótox o relleno para contornear su rostro. No creo que sea una buena idea intentar engañar a la gente. Con todos los procedimientos disponibles en la actualidad, no querría que alguien viera una foto de otra persona y se sintiera incómoda porque no despertó con las pestañas perfectas o la piel perfecta. Es gracioso que la sociedad haya establecido límites sobre lo que está bien discutir y lo que no. Nunca hubieras mirado el cabello rubio claro de alguien con raíces oscuras y pensado mi cabello no es así y ahora me siento mal. Mientras que cuando ves a las personas que se han hecho nuevos procedimientos, es diferente. Creo que es saludable tener un diálogo sobre estas cosas.

Trevor, 25 años

VICE: Entonces, usas bótox por razones médicas, ¿cierto? Antes de estas entrevistas, no tenía idea de que existiera el bótox no cosmético.
Trevor: ¿Sabes? Yo tampoco sabía hasta el pasado septiembre. Comencé con el tratamiento porque iba al dentista y le decía: "Me duele la mandíbula todo el tiempo". Tenía mucha tensión en la mandíbula y en las sienes, en gran parte debido a la ansiedad. Así que me dijeron: "Vamos a juntar tu fisioterapia, tus pastillas y estas inyecciones de bótox para tu mandíbula y, con suerte, todo esto te ayudará... a estar mejor". El bótox médico es bastante caro, pero en mi caso, el ejército está pagando por el tratamiento. El ejército me remite a un cirujano oral civil, quien inyecta bótox en mi músculo masetero —el que se flexiona cuando muerdes—, mis sienes y otro pequeño grupo de músculos en mis mejillas, y logra paralizar esas áreas. Porque eso es lo que hace el bótox: es una neurotoxina que paraliza o relaja los músculos. Luego, con el tiempo, esos músculos se atrofian y la tensión desaparece. Así que recibí tres inyecciones en el transcurso de unos ocho meses y mi dolor de mandíbula desapareció.

¿Ha cambiado tu aspecto?
No, para nada. Me gustaba bromear sobre los procedimientos de antemano, diciendo cosas como: "Oh, mírenme, voy a ponerme bótox, me voy a ver muy bien", pero no alteró mi apariencia en absoluto. Mi experiencia ha sido extraordinaria. El bótox me ayudó a volver a tocar la trompeta un poco más, porque antes, mi mandíbula simplemente palpitaba cada vez que tocaba el instrumento. Todo va muy bien, musicalmente hablando, desde que recibí estas inyecciones, porque en realidad puedo usar mi cara de nuevo cuando toco.

¿Y cómo suele reaccionar la gente cuando les dices que te has aplicado bótox? Quiero decir, el tuyo fue con fines médicos, pero imagino que la gente todavía tiene una opinión al respecto.
Sí, generalmente dicen: "Oh, no parece que te lo hayas aplicado" o "¿por qué?", pero les digo que es para fines médicos, y la mayoría de las personas quedan sorprendidas, porque no mucha gente sabe que es una opción.

Entonces, ¿alguna vez consideraría aplicarte bótox por razones estéticas, dada tu experiencia médica con la sustancia?
No creo que sea lo suficientemente vanidoso. Quiero envejecer con gracia. No es una prioridad para mí, pero si mis doctores me dijeran que podrían aplicarme un bótox que me ayudara con el dolor y además me diera un look tonificado, probablemente lo consideraría. Pero si fuera solo por razones cosméticas, entonces no lo creo. No es porque crea que esté mal, simplemente no es de mi interés, y no creo que necesite ese tipo de intervenciones para sentirme validado respecto a mi belleza física.

Sigue a Mica en Twitter.