La directora de 'Una chica regresa sola a casa de noche', Ana Lily Amirpour, habla sobre Elvis, kale y la soledad

Hablamos con la exitosa y ruda directora sobre la creación del primer western de vampiros iraní en el mundo.

|
21 Julio 2015, 3:00pm

Este artículo fue publicado originalmente en i-D.

A Girl Walks Home Alone at Night no es, definitivamente, tu típica película de vampiros. Filmada en blanco y negro, esta mezcla de géneros toma más de los spaghetti westerns y del neo-noir que de cierta literatura juvenil. A Girl sigue a una protagonista sin nombre que pasa sus noches bailando new wave de los ochenta en su sótano, robando patinetas y mordisqueando los cuellos de los corruptos de Bad City. Tras el estreno de la película en salas mexicanas, platicamos con su directora, Ana Lily Amirpour.

¿Dónde creciste?
Aunque soy iraní y nací en Inglaterra, he vivido en Estados Unidos la mayor parte de mi vida, así que me siento muy estadunidense. Llegué a la pubertad en Bakersfield, California, que es una ciudad muy rara, casi como la de Footloose.

No rodaste ahí la película, ¿verdad?
Filmé en un pueblo llamado Taft, que está a unos 72 kilómetros de Bakersfield. Mi equipo de fútbol de la preparatoria jugaba en contra de equipos de otras pequeñas ciudades del desierto, así fue como descubrí que existían. Taft es un pueblo petrolero, que tiene la mayor densidad de petróleo en California. Hay cientos, tal vez miles, de plataformas petrolíferas, refinerías y un montón de humo en estos enormes yacimientos de petróleo. Es un paisaje increíble, surrealista y primitivo. Me obsesioné con él.

¿El paisaje lleno de petróleo te recuerda a Irán?
Sí, en cierto sentido, pero no buscaba mostrar un lugar real en esta película; estaba realmente pensando en las cosas de las que yo estoy hecha y de lo que está en mi mente. Así que, para mí, el lugar es solo un recordatorio de que no importa el melodrama extraño en el que queden atrapados los seres humanos, la industria es constante. Tomar, hacer y volver a hacer las cosas parece mostrar lo que somos. Cuando me encuentro o veo a gente con sus ensaladas de kale o malteadas orgánicas y esas cosas, siento que eso es realmente muy poco natural. Me siento más natural en Las Vegas, ¿sabes? Eso es más fiel a la naturaleza humana. Somos criaturas raras, chistosas y extrañas.

¿Puedes hablarnos acerca de la música en esta película?
Por lo general, cuando estoy pensando en una historia o en todas las películas que amo y por las que me siento inspirada, como Gummo, True Romance, o Wild at Heart, tienden a ser como diez momentos. La historia no es lo más importante para mí, lo que recuerdo son escenas y momentos y personajes individuales. La música le da forma a nuestras percepciones y experiencias de esas cosas, y es una parte importante en la forma en la que yo diseño todo. En algunos casos, la música llega incluso antes que la escena. Reconozco que cierta canción es el sonido de un personaje, la sensación de un personaje. Con A Girl, yo sabía que quería tener un tipo de vibra o espíritu occidental. En la época en la que acababa de terminar de escribir el guión, me encontré con Collin Hegna, uno de los guitarristas de The Brian Jonestown Massacre. Le dije que había escrito sobre un vampiro iraní occidental y me dijo: "Tengo un proyecto tipo spaghetti western llamado Federale". Cuando escuché la música, supe que era la columna vertebral musical de la película. Sabía que ciertas secuencias iban a ser construidas en torno a esas piezas musicales; es casi como adaptar la película a la música y no a la inversa.

No me interesa mucho la religión, pero definitivamente creo en el poder de la música. Tienes un cuarto lleno de gente de todas las edades, razas, religiones, orientaciones sexuales, lo que sea, y la música los une a todos como nada más puede hacerlo. La vida es una abstracción, por lo que gran parte de lo que está pasando en un momento está dentro de tu cabeza. Especialmente cuando intentas comunicarte a través de una película, a veces la música capta mejor que las palabras o el diálogo.

En una línea similar, ¿qué tan importante fue la ropa de los personajes o el sentido de estilo para la historia que contabas?
El cómo se ven los personajes y lo que usan es algo muy importante en cualquier película, pero especialmente en ésta. Al igual que los sonidos que los describen, la manera en la que los personajes se ven es una parte muy importante en la forma en la que los diseño. La gente —los iconos, en realidad— crean cultura. Llegó Elvis Presley y luego llegó la cultura rockabilly; todo se transforma en todo lo demás. Es extraño cómo estas personas icónicas polinizan muchas cosas. ¿Cómo puedes siquiera empezar a explicar completamente la cantidad de cosas que fueron fertilizadas por Elvis Presley, Brigitte Bardot, o incluso Riff Raff? Si te vistes de cierta manera, realmente comienzas a sentirlo.

La soledad es muy importante en cualquier película de vampiros. ¿Cómo abordaste ese tema?
Tengo una relación muy estrecha e íntima con mi soledad; es una parte importante de cómo funciona mi mente. La soledad, en general, tiene una especie de reflejo negativo en las relaciones públicas; es realmente mal vista, sobretodo ahora que tenemos teléfonos, los lugares constantes para escapar, solo para estar contigo mismo. Pero yo realmente la valoro, la amo, y la tengo cerca. Sí, deseo la intimidad, pero en realidad la mayoría de las posibilidades que tenemos de interactuar con otras personas son cosas robóticas sin sentido, como pedir un café con leche o lo que sea que componga tu día. ¡Esa mierda me aterra mucho más que la soledad!

Así que prefiero quedarme sola con las cosas a las que le estoy prestando atención antes que escapar constantemente a un contacto sin sentido y superficial. Y cuando en verdad logras un contacto con alguien verdadera e indudablemente significativo, te sacude, ¡en verdad te sacude! No sé si es la biología, las hormonas animalistas, la magia, o qué es, pero a veces solo ves a otra persona y sientes como si la hubieras conocido desde hace miles de años. Hay algo realmente reconfortante al respecto. Para mí, el vampiro es el extremo, amplificado, más solitario de todos. ¿Pero por qué tendría eso que ser malo?

¿Qué sigue ahora para ti?
Estoy trabajando en mi próxima película. Se llama The Bad Batch; es a color y está en inglés. Es una historia occidental psicodélica de amor caníbal. Es algo romántica y la banda sonora es realmente buena. No puedo decir mucho más, pero cuando estoy haciendo una película, me siento en casa. Me siento viva; me siento yo misma.

@lilyinapad