Fotos por Annick Donkers.

Anarquistas en México: “Es momento para la radicalización”

Platicamos con un grupo de anarquistas en su centro de organización en la Ciudad de México sobre su ideología, organización y estrategia en las manifestaciones. La identidad de los entrevistados se mantendrá anónima.

Fotos por Annick Donkers.

Platicamos con un grupo de anarquistas en su centro de organización en la Ciudad de México sobre su ideología, organización y estrategia en las manifestaciones en las que han participado. La identidad de algunos de los entrevistados se mantendrá anónima por petición de ellos.

VICE: ¿Qué es el anarquismo?
Libertario 1: En las noticias dicen que es caos, pero es luz. Es dar una educación libertaria, que podamos transformar y que haya ciencia verdadera, porque hoy la ciencia no es para todos. Es acabar con la explotación del hombre por el hombre y también con la del hombre a la naturaleza. El anarquismo es tener un mundo nuevo en nuestros corazones.

Libertario 2: No todos los anarquismos son iguales. Nosotros casi no nos definimos como anarquistas, nos identificamos como una nada y justo por eso usamos las capuchas, porque no necesitamos ese reconocimiento. A mí me queda más la palabra libertario, porque el concepto anarquismo asusta, ha sido muy empañado en este sistema. Nosotros creemos en la fraternidad, la solidaridad, la autogestión, el respeto y la autodeterminación.

¿Que piensan de las movilizaciones recientes y el papel que ha jugado el anarquismo?
Libertario 1: El gobierno y su represión ha provocado que los jóvenes ya no estemos dispuestos sólo a ir a marchitas o a pegar un cartel. Ahora estamos dispuestos a todo, así sea empuñar una piedra o una palabra en contra de la autoridad. La juventud quiere dar una lucha más fuerte para que la sociedad se pueda levantar.

Libertario 2: Hay diferentes formas de lucha en una marcha o una manifestación. La banda libertaria o anarquista trata de atacar al gobierno de una manera más directa, utilizando incluso la violencia, porque el gobierno siempre ha tenido ese monopolio para él mismo, pero es momento de que el pueblo la empiece a utilizar. Hay que aclarar que la acción directa no siempre es violenta, simplemente es un concepto para englobar ciertas características de la lucha.

¿Hasta donde usarán la violencia?
Libertario 1: Hasta ganar. Algunos compañeros creen que la violencia debe ser revolucionaria, con todo el pueblo organizado y otros, que la violencia debe usarse como autodefensa. Pero la violencia que usa el Estado es más cruel y más vil, como dejar sin comer al pueblo o las reformas que están haciendo. La violencia va a estar siempre hasta el día en que termine la miseria, hasta que termine la injusticia. Nosotros no queremos la violencia, pero el Estado que vivimos violenta mucho peor.

Libertario 2: La violencia dentro de la sociedad mexicana está mal entendida. Mucha gente piensa que la violencia son golpes o agresiones, pero destruir un inmueble no es violencia, porque no está vivo. En el #YoSoy132 trabajé con los chavos y mucha gente despertó, pero todo era pacífico. Era llegar con la gente y decir cosas bonitas. Eso para mí es una forma de hacer menos pesada su miseria. Por eso a los pacíficos no los incitamos a que hagan violencia, pero por lo menos que no se hagan concha en el piso, sino que estén en una posición de autodefensa: si me pegas, me defiendo. Por otro lado, si analizamos la historia, la vía pacífica no funciona. La vía armada y los movimientos violentos son los que logran cambiar las cosas.

¿Cómo actúan en las manifestaciones?
Libertario 1: Somos individuos y actuamos como individuos. Si hay afinidad, nos unimos, pero no dependemos de nadie. Por eso el gobierno nos tiene miedo. Por eso se empeñan para encontrar un líder y nunca lo va a encontrar. Por eso usamos capuchas, si a uno lo tiran, sale otro haciendo otra acción por otro lado. Somos individuos dispersos que estamos dispuestos a todo.

Libertario 2: Creemos que la radicalización de la protesta debe ser ya y aprovechar esta coyuntura. Se ha visto mucha indignación por los 43 desaparecidos, sobre todo porque Guerrero resultó ser un panteón. Y eso sólo en un lugar, pero, ¿cuántos muertos habrá en otros estados? Se puede ver que los jóvenes están dispuestos a hacer acciones más fuertes y a dejar incluso la vida. Al Estado no le importa eso, reprime igual, pero me he dado cuenta que al gobierno le pesa mucho que haya un joven anarquista que no espera mediar con ellos, negociar con ellos, porque quiere destruirlos y quiere acabar con su poder.

La idea más difundida es que quienes usan capuchas son infiltrados del gobierno que hacen desmanes para deslegitimar alguna movilización y justificar la represión.
Libertario 1: Pienso que el gobierno quiere que aceptemos a los infiltrados para sembrar la desconfianza entre nosotros. Ellos editan fotos en donde salen militares vestidos de civil y luego esas mismas personas salen haciendo acción directa. Realmente no es así. Lo que quiere el gobierno es que el mismo movimiento pacífico le ponga el dedo a los compañeros radicales. Le apuesta a que la juventud que no ha alcanzado la reflexión de la lucha nos señale.

Libertario 2: Es como el caso de la puerta de Palacio Nacional. No te podemos decir si hubo o no infiltrados. Lo más seguro es que sí, pero no creo que un infiltrado vaya a quemar una puerta. Un infiltrado se mete en las organizaciones y las desarma. Busca confrontar al grupo desde el interior, saca información y nombres. Además, la violencia a ellos no les conviene. Hay un concepto, "la propaganda por el hecho", dentro de una corriente del anarquismo que se llama "insurreccionalismo", que dice que al momento en que se comete una acción directa violenta, ese acto se refracta y se repite en otras partes. Se logra que varios grupos lo hagan contra estructuras como el capital y el poder del Estado. Por eso no les sirve así la violencia.

El ejemplo son los bancos. La gente los veía como muros de hierro inquebrantables cuando realmente son vidrio y maquinas eléctricas. Compañeros han accionado sobre ellos y así se le pierde el miedo al capital, es el empoderamiento. Nosotros como libertarios respaldamos esas acciones para los compañeros lo hagan. Aunque se arreglen al día siguiente esos vidrios, lo que sienten los dueños por dentro no se arregla. Una persona que es atacada en su propiedad no puede estar tranquila sabiendo que alguien puede llegar a su casa y quitarle todo, porque es lo único que les importa a ellos. Lo que más les da miedo es perder la propiedad.

¿Cómo obtienen recursos? ¿Quién les apoya?
Libertario 3: Nadie nos da dinero. El que tenemos es por hacer uso de nuestra fuerza de trabajo. Y no tenemos que hacer los trabajos que te impone la sociedad: nosotros vendemos libro, comida, o pan, nos basamos en la autogestión. La idea es liberarte y alcanzar con ello la libertad económica. Pero nosotros no vivimos de pura ideología: necesitamos también dinero para vivir y lo obtenemos de esas maneras.

¿Cómo usan internet?
Libertario 3: Usamos internet para comunicación entre individuos. Algunos colectivos o células lo usan de manera informativa o para difundir, no para organizar. Sabemos que ahí somos rastreados y nadie le utiliza para eso.

Libertario 2: Existen servidores libres, radiodifusión y prensa libre. El tema es en realidad la confiabilidad que tengamos para organizarnos dentro de esos medios.

En esas redes sociales aparece constantemente el llamado "Bloque Negro". ¿Qué es o cómo lo definen?
Libertario 3: Hay muchas páginas que se titulan "Bloque Negro", pero no es un grupo, sino una táctica de autodefensa y un movimiento global. Uno de los primeros bloques negros surgió en la Alemania nazi, donde se quería proteger una manifestación que sería reprimida por el fascismo. Se trata de una masa consciente que se mueve en acuerdo a la coyuntura del momento. Uno de los más famosos es el de Seattle, el de Italia o Grecia. Funciona como una formación para proteger a las personas de una manifestación cuando se aglomeran.

¿Participarán en las elecciones o realizarán alguna acción de protesta?
Libertario 3: Yo no creo en las elecciones, pero es a título personal. Será una elección individual. No sabemos si se vaya a hacer algo. Cada quien puede evaluar libremente eso.

***

Mario González García tiene 23 años y también se considera anarquista. Fue detenido el 2 de octubre de 2013 mientras se dirigía a la manifestación conmemorativa del movimiento estudiantil de 1968. Le acusaron de ataques a la paz pública y ultrajes a la autoridad, condenándolo a cinco años y 9 meses de cárcel. El 30 de octubre de 2014 fue absuelto totalmente por vía de un amparo interpuesto por su defensa.

VICE: ¿Por qué estuviste en la cárcel y cómo fue tu reclusión?
Mario González García: Fui detenido junto con otros 11 compañeros cuando íbamos a la marcha del 2 de octubre. Ni siquiera llegamos. Eventualmente me ingresaron al Reclusorio Oriente a mí y a los otros hombres y a las compañeras las enviaron a Santa Martha Acatitla. A los tres días salieron todos y a mí me reingresaron. Empecé una huelga de hambre, durante la cual me mantuvieron en aislamiento total. Esa ocasión duré 56 días en huelga, aunque después hice otra de 17 días coordinada con otros presos. Fue hasta entonces que mucha gente volteó a verme y empezaron a presionar, y entonces los custodios comenzaron a darme un trato más cordial, porque las autoridades siempre hacen lo que les conviene.

¿Por qué crees que te reingresaron a ti?
El hecho de que estuviera en la cárcel era un acto ejemplar para atemorizar a otros jóvenes, una forma de escarmiento.

Como anarquista, ¿cuáles son las formas de acción con las que te identificas?
Para mí, cualquier tipo de rebeldía es válida. La reivindico y la defiendo, que es diferente a que yo mismo las haga. A mí me gusta hacer las cosas de otra forma a lo que han hecho otras personas. Aún así no dejo de considerarlas como válidas y reivindicativas.

¿Consideras que se criminaliza el anarquismo?
Sí. Por eso, incluso en libertad, continúa el hostigamiento contra mí: medios de comunicación me han señalado como uno de los "líderes anarquistas más peligrosos", acusación absurda, porque el anarquismo es una relación horizontal, no puede haber líderes, pero los medios y el gobierno los crean porque quieren castigar ciertas ideologías y creen que dependemos de alguien. Piensan que si tiras la cabeza, se cae el cuerpo y por eso se equivocan.

Más VICE
Canales de VICE