Usar pantalones apretados es un riesgo para tu salud

Una australiana se agachó mientras usaba pantalones ajustados y sus chamorros se hincharon tanto que parecían globos llenos de sangre y le tuvieron que cortar los pantalones para quitárselos.

|
23 Junio 2015, 3:00pm

Básicamente este güey tiene deseos suicidas (Foto vía jiuliano).

Como dice aquí, al parecer ya no podemos usar pantalones apretados, ya que hubo un estudio en The Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry —probablemente mi publicación favorita de neurología, neurocirugía y psiquiatría (aunque Practical Neurology tiene sus cosas)—, que decía que los pantalones ajustados son un riesgo para la salud. Así que quítatelos de inmediato. Ya, ahorita.

Ok, ahora que todos estamos desnudos de la cintura para abajo, podemos hablar de cómo los pantalones apretados son un riesgo para la salud. He aquí el porqué: una australiana se agachó muchas veces mientras usaba pantalones ajustados y sus chamorros se hincharon tanto que parecían globos llenos de sangre y le tuvieron que cortar los pantalones para quitárselos. Una buena samaritana que ayudaba a alguien a mudarse se la pasó agachándose para levantar cajas. Se cayó. No se podía parar. Se necesitaron tijeras especiales para sacarla de sus pantalones. De pesadilla.

Ahora, sé que esto es algo tabú. Sé que es tabú decir algo sobre las lesiones de otros, pero para mí es muy chistoso. Tan sólo cierra los ojos e imagínatelo: una mujer, con pantalones apretados, chamorros como de futbolista, luchando mientras una bola de bomberos atacan sus pantalones con una garra hidráulica. Es muy chistoso, ¿no? Si saliera en una comedia sería una divertida consecuencia de que uno de los personajes usara pantalones excesivamente apretados. Digo, tuvo que estar cuatro días en el hospital, así que no es tan chistoso. Pero si no fuera real y no nos hubiera hecho pensar en nuestras mamás, hermanas, tías, novias, esposas y niñeras agonizando, sería muy chistoso.

Debido a este aislado incidente de "síndrome compartimental" —daño a los nervios y músculos de las pantorrillas causado por jeans demasiado apretados—, los doctores están advirtiéndole a la gente que deje de usar pantalones ajustados en caso de que ocurra algo similar.


Ahora que te quitaste los pantalones, consiéntete viendo los mejores documentales de sexo de VICE


"El caso en cuestión representa una nueva complicación neurológica de usar pantalones ajustados", decía el reporte del Hospital Royal Adelaide. Esto —junto con un estudio de 2008 que encontró que varios pacientes dijeron experimentar cosquilleo y dolor en los muslos después de haber usado pantalones similares— significa que, básicamente, los humanos han descubierto una nueva forma de lastimarse con su propia invención: los pantalones. Digo, ¿qué no ya estamos condenados, humanidad? Ahora ya no podemos usar jeans sin arriesgar nuestra salud.

Yo creo que si ponemos advertencias sanitarias en cada prenda con la que alguien se ha lastimado inexplicablemente a la hora de usarla, entonces seríamos una raza humana demasiado condenada y desnuda. Ejemplo: me he dado un puñetazo en la cara mientras me ponía una playera. Una vez se me atoró una playera en la cabeza y me caí de un pequeño escalón. Uso muchas playeras y soy algo torpe. Una vez me puse una playera y golpeé un techo bajo. Una vez se me atoraron las agujetas en el pedal de la bici y casi me atropella una camioneta. Usar ropa es muy peligroso. ¿Quién puede jurarle a dios que no se le han caído los pantalones por haber olvidado ponerse un cinturón y que se cayó y casi pierde un diente? Nadie. Y eso que ni he empezado con la ropa de chicas, como los sostenes de varillas y los tacones. En esencia: usar cualquier ropa menos la piel con la que nacimos es doloroso y peligroso.

¿Cuál es el resultado de este fatua de jeans pegados? La conclusión es que los pantalones acampanados —pantalones acampanados recetados, ordenados por los médicos— estén de vuelta. Eso estaría bien, ¿no? Un poco de telita alrededor de los tobillos. Un poquito de funk para alegrar nuestros días. Muchas menos siluetas de penes y bolas que se nos muestran cada día a través de las delgadas entrepiernas de mezclilla de cada extraño que se nos pone enfrente. Hospitales y secretarías de salud regalando pareos. "Vístete seguro", dicen los médicos. "Vístete libre". O, supongo —y ésta es mi opinión aventurada, y créeme que no soy doctor ni nada— que si no puedes agacharte cómodamente y levantar una caja mientras usas jeans apretados, tal vez podrías comprarlos de una talla más grande. Simplemente usa jeans menos pegados para que un hospital no tenga que ponerte una intravenosa para ayudarte a recuperar tus piernas.

@joelgolby