Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Cultura

Mujeres que son apedreadas hasta la muerte y más, según la ley islámica de la Sharia

¿Con qué exactitud el Código Penal Islámico define los castigos? Te decimos cuáles son los castigos por consumo de drogas, sodomizar a un menos o robar, entre otros.

por Pol Rodellar
17 Junio 2014, 3:00pm

Imagen vía.

De vez en cuando en los medios aparecen noticias sobre las penas que se aplican en Irán siguiendo la ley islámica de la Sharia. Son noticias que, además de su locura intrínseca, nos sorprenden de tal forma que podemos llegar a considerarlas curiosidades extrañas e incomprensibles. Son noticias que revelan un sistema judicial que parece no tener ningún tipo de sentido ni respeto por los derechos humanos. Leemos noticias sobre mujeres que deben sufrir 50 latigazos por haber besado en la mejilla a un hombre que no era su marido, mujeres que son apedreadas hasta la muerte por haber mantenido relaciones sexuales con un hombre que no era su esposo, ladrones a los que les cortan los cinco dedos de la mano derecha o personas que son colgadas y ejecutadas en medio de un estadio. Son pequeños flirteos con el horror que la prensa diaria nos lanza poco a poco.

Con todo esto comencé a preguntarme cómo se aplican estos castigos. ¿Cómo se llega a deducir que por un cierto crimen el delincuente debe recibir 75 latigazos? ¿Por qué 75 y no 60 o 32? ¿Qué lo determina? ¿Existe algúna lista donde estén todas estas opciones consideradas? En fin, quería encontrar la lógica en lo absurdo.

Pongámonos un poco en contexto. Como consecuencia directa de la revolución iraní de 1979 se instauró la República Islámica de Irán y se redactó una nueva constitución basada en la ideología islámica, en cuyo artículo número cuatro se establece que todas las leyes se nutren de la Sharia (ley islámica), entiéndase las interpretaciones del Corán y de los hadices (acciones y conversaciones del profeta Mahoma relatados por sus compañeros y compilados por sabios), por lo que se sustituyó el Código Penal iraní anterior (de 1926) por el nuevo Código Penal Islámico. Éste contempla castigos como lapidaciones, amputaciones, latigazos y discrimina especialmente a las mujeres y a todos aquellos que no sean musulmanes.

En Irán también existe la pena de muerte. Según la asociación de Derechos Humanos de Irán, en 2013 se ejecutaron más de 687 penas de muerte, tres de las cuales se aplicaron a menores. Y es que un juez puede aplicar la ley a un menor si considera que éste es lo suficientemente maduro y comprende la gravedad de su falta en el momento en que comete el crimen. Esta madurez es de nueve años lunares para las niñas (ocho años y nueve meses) y 15 (14 años y siete meses) para los chicos. Algunas de estas ejecuciones se realizan en un estadio y son totalmente públicas.

En el Código Penal Islámico los crímenes y castigos se dividen en cuatro categorías: Hudud, Qisas, Diyat, Ta’zirat. El Hudud es un castigo que está considerado por la Sharia e incluye crímenes como el adulterio, las relaciones homosexuales, el consumo de alcohol o drogas, robos y terrorismo. Las Qisas hacen referencia a los castigos por asesinato o daños físicos. Qisas se refiere a impartir un castigo equivalente al crimen que se ha cometido si es que la víctima o un familiar de ésta lo solicitan. Pese a la existencia de este castigo, el Código Penal Islámico siempre prefiere el perdón a la venganza, es por eso que existe el Diyat, una recompensa económica que tiene que pagar el acusado a la víctima o familia de la víctima. También pueden pedirse ambas cosas, la pena y la compensación económica. Finalmente están los Ta’zirat, todas esas penas a crímenes que no están contemplados en la Sharía. Son crímenes menos serios con castigos considerados por el Código Penal y que el juez se limita a aplicar.

Revisando el Código penal encontré la respuesta a lo absurdo de las penas. En este código realmente se citan detalladamente los castigos vinculados a cada crimen. Aquí van algunos de los artículos más absurdos que he encontrado en el apartado de los Hudud:

Artículo 87 – Si un hombre casado comete adulterio antes de mantener la primera relación sexual con su mujer, debe ser sentenciado a latigazos, a raparse la cabeza y a ser desterrado durante un año.

Artículo 88 – El adulterio cometido por una persona —hombre o mujer— no musulmana se castiga con 100 latigazos.

Artículo 89 – Cuando se vuelve a cometer otro adulterio antes de recibir el castigo por adulterio, si ambos castigos son los mismos, la pena no se dobla; pero si los castigos son de distinta naturaleza, como por ejemplo latigazos para uno y lapidación hasta la muerte para el otro, entonces antes de la lapidación deben ejecutarse los latigazos.

Artículo 97 – El castigo de latigazos no puede ser ejecutado cuando hace demasiada calor o demasiado frío.

Artículo 102 – Para lapidar a un criminal, los hombres deben ser enterrados hasta la cintura y las mujeres hasta el pecho. Una vez enterrados ya se les puede lapidar hasta la muerte.

Artículo 103 – Si durante la lapidación el condenado huye de la fosa —y su condena fue revelada a través de la presencia de testigos— éste debe ser devuelto a la fosa para seguir con la lapidación; pero si fue el mismo criminal el que confesó el adulterio, éste no debe ser devuelto a la fosa.

Artículo 104 – Las piedras no deben ser lo suficientemente grandes como para matar al acusado con uno o dos golpes, tampoco deben ser tan pequeñas como para no poder ser consideradas piedras.

Artículo 112 – Si un hombre maduro sodomiza a un menor, la persona que penetra debe ser condenada a muerte; la parte receptora, siempre que no sea bajo coacción, debe recibir hasta 74 latigazos.

Artículo 119 – El testimonio de varias mujeres, acompañados o no por hombres, puede no ser suficiente como para probar la sodomía.

Artículo 121 – Si un hombre frota su pene entre los muslos de otro hombre —sin que llegue a haber penetración— el castigo es de 100 latigazos a cada uno.

Nota – Si el papel activo en un acto de sodomía es realizado por una persona no musulmana y el receptor es un musulmán, el primero debe ser condenado a pena de muerte.

Artículo 123 – Si dos hombres que no son parientes están desnudos y tumbados en una cama sin ningún tipo de necesidad, cada uno debe recibir hasta 99 latigazos.

Artículo 174 – El castigo por consumo de alcohol o drogas, tanto para un hombre como para una mujer, es de 80 latigazos.

Artículo 177 – El castigo por intoxicación debe ser ejecutado cuando la persona esté sobria.