Publicidad
Creators

Accidentes y tragedias que surgieron por culpa de esculturas

Si crees que no suceden cosas tristes por culpa de estas piezas, piensa otra vez.

por Alyssa Buffenstein
17 Noviembre 2017, 5:00pm

Estas no son las cabezas gigantes reales. Sin embargo, un tipo mató a su esposa con una de ellas.

Hace un año más o menos, se supo la noticia de que dos obras de Damien Hirst, Mother and Child (Divided) y Away from the Flock habían estado derramando gas tóxico de formaldehído. Los investigadores descubrieron niveles de formaldehído en cinco partes por millón en las áreas que rodean las esculturas, diez veces el límite que es recomendable. No se informaron muertes relacionadas con la obra de Hirst, y es de esperar que el descubrimiento haya tenido un gran rol dentro de eso. Sin embargo, en más de unos pocos casos, el arte ha matado a personas; ya sea que se trate de esculturas de metal a gran escala más el inmutable poder de la gravedad, o una ira violenta impulsiva que te compela a agarrar la escultura más cercana.

Richard Serra es quizás el primer artista que se viene a la mente sobre el tema del arte mortífero, debido no solo a la naturaleza intimidante de sus trabajos de metal de gran escala que dependen del equilibrio y la tensión para quedarse quietos, sino también por el daño real causado por ellos. Además de una serie de lesiones relacionadas con la instalación aplastante, un incidente de 1971 en el Museo de Arte Walker se ha vuelto infame. Rigger Raymond Johnson fue asesinado por Sculpture No. 3, después de que un plato, con un peso de 5,212 libras, se liberó de su soporte, cayendo sobre él.

Otro escultor monumental, Alexander Calder, también realizó una pieza que inadvertidamente resultó en la muerte de los manipuladores de la obra. Durante la instalación de Five Disks: One Empty en la Universidad de Princeton en 1971, un trabajador estaba montando la escultura, y otro parado debajo, cuando un cable se enganchó en la grúa que estaban utilizando para colocarlo en su lugar. Ambos trabajadores murieron en la escena.

Si estás leyendo esto y pensando, todo lo que tengo que hacer para evitar el arte mortal es no convertirme en un montador de arte, piensa otra vez. Algunas esculturas también han sido responsables de la muerte de espectadores de arte inocentes.

Christo y Jeanne Claude son más conocidos por sus instalaciones de envoltura a gran escala, pero para el trabajo de 1991, The Umbrellas, la pareja de artistas tenía 3.100 paraguas fabricados en aluminio y acero, cada uno pesaba 219 kilos y estaban a una altura de 3.6 metros, instalado en escenarios públicos al aire libre en un total de 48 kilómetros en California e Ibaraki, Japón. El 26 de octubre de 1991, condiciones inusualmente ventosas desarraigaron una de las sombrillas, que rodó por una calle, solo para ser detenida por una roca. Tristemente, atrapó a Lori Mae Matthew, de 33 años, en el medio. Los artistas asistieron a su funeral y ordenaron la desinstalación de la pieza. Al otro lado del Pacífico, ocurrió otro trágico accidente cuando Masaki Nakamura, de 51 años, fue electrocutado por una línea eléctrica de 65,000 voltios que tocó la grúa que estaba utilizando para sacar las sombrillas del suelo.

En cierto modo, no es sorprendente que ocurran accidentes cuando los artistas equilibran precariamente trozos de metal que pesan cientos de kilos. Pero en demasiados casos, las piezas de arte se han utilizado intencionalmente como armas. En febrero de 2013, Frederick Gilliard, de 76 años, fue condenado a cuatro años de cárcel por el asesinato de su esposa. ¿La causa de la muerte? Múltiples heridas de arma blanca y un golpe en la cabeza. ¿Armas de elección? Un cuchillo de trinchar y una estatua de una cabeza de Isla de Pascua.

Monjas murieron por culpa de un hombre impío armado de una escultura piadosa.

A diferencia de la estatua en sí, el uso de un objeto decorativo por parte de Gilliard para cometer un asesinato está lejos de ser único. En junio de 2013, Devendra Singh fue sentenciado a cadena perpetua por golpear a su esposa, Charlotte Smith, hasta la muerte con una escultura de madera de un elefante de cuatro libras. Smith le pidió a Singh el divorcio, lo que lo envió a una rabia que culminó en un ataque que el patólogo del ensayo denominó "extremo" y "uno de los casos más graves de lesiones en la cabeza" que había visto en su vida.

Si tres hacen una tendencia, entonces 2013 fue el año. Un hombre de Santa Ana llamado Richard Gustav Forsberg fue declarado culpable de golpear hasta la muerte a su esposa enferma de cáncer con una estatua de una diosa, antes de desmembrar y cremar su cuerpo, y de mentir a sus amigos durante seis meses sobre su paradero.

Mark A. Bechard golpeó a las monjas con una estatua religiosa, pero no esta. Imagen a través de Wikimedia Commons.

Las historias de estatuas utilizadas como ayudantes de asesinato son innumerables. Tomemos el caso impío de Mark A. Bechard, quien supuestamente golpeó al menos a una monja con una estatua religiosa, y mató a dos. Estos asesinatos son sorprendentemente impulsivos, probablemente debido al hecho de que, como los fanáticos de Clue pueden imaginar, las esculturas son casi siempre implementos improvisados para ofrecer una fuerza contundente.

En diciembre de 2015, Michael Gallagher, de 62 años, fue acusado de matar a su madre con una estatua de sí mismo. Resultó que el mini-yo no era una gran arma de su elección. Gallagher también la estranguló y la cubrió con una almohada y una bolsa de basura. Hace apenas un año, Donald Arrington de Chicago presuntamente asesinó a Lloyd A. White golpeándole el cuerpo con una estatua, luego apuñalándolo 45 veces, intentando prenderle fuego al cuerpo y alejándose en su Mercedes. Los investigadores encontraron pedazos de la estatua esparcidos alrededor del cuerpo de la víctima.

Aún así, no todas las víctimas de muerte por estatua son humanas. En febrero del año pasado, Nicholas Patrikis, de 23 años, aparentemente cometió una serie de crímenes extraños, como robar un cuchillo de una casa de Oyster Bay Cove, irrumpir en un autobús escolar y robarle la Nintendo a un estudiante. Pero antes de robar la casa, mató al gato de la familia con una estatua de rana.

Cuando se trata de arte mortal, quizás el formaldehído de Hirst no es realmente lo que debería preocuparnos.

Relacionados:

A sus 81, Frank Stella sigue siendo el artista más experimental de EU

STEFDIES finge estar muerta en lugares públicos para criticar las selfies

Francisco Esnayra es el escultor que necesitamos para día de muertos

Tagged:
Christo
Damien Hirst
asesinato
muerte
compilacion
Accidente
escultura