Music by VICE

Colombia independiente: 30 discos que marcaron la escena nacional Vol. 2

Una mirada a los álbumes que nos ha dejado el nuevo milenio hasta ahora y que han marcado la parada en la historia musical patria lejos de la industria.

por José E. Plata Plata
31 Julio 2018, 7:07pm

Collage: Julián Guzmán |Noisey en Español

La llegada del mítico año 2000 al mundo supuso la llegada de un nuevo aire al medio musical. Los noventa dejaron la pregunta del formato como base de sustento. Ante la popularidad del MP3 y las descargas en los sistemas P2P, la industria buscó otras alternativas como lo fueron lanzar discos compactos con sistemas de seguridad antipiratería. Una cosa es cierta: Como se le quiera llamar al asunto, industria, escena, medio creativo, medio cultural, sector naranja o lo que sea, se ha visto el incremento en su presencia y su importancia para el país, pero también es cierto que faltan muchas cosas para considerar que ella está consolidada o puede sobrevivir.

Los artistas se dieron a la tarea de buscar nuevas plataformas más allá de las convencionales de radio, prensa o televisión para darse a conocer. Y esto fue gracias a internet. Las posibilidades de difusión y presencia a través de páginas y portales ha sido motor fundamental para la vida musical actual.

Se pasó de los portales gratuitos para hacer páginas como lo fueron geocities, para luego ver la llegada de los blogs, Fotolog, Flickr, Myspace, YouTube, Facebook, Twiter, Reverbnation, Bandcamp, Soundcloud, Instagram, vine y las incontables aplicaciones sobre las cuales la música ha estado presente. Algunas se quedaron. Otras no. Pero la música sobrevivió.

Y no sobra decirlo, la independencia muestra una realidad de esfuerzos que se cuelan en los oídos de todos y permanecen vigentes.

2000 - 2006

Fueron estos años en los que internet despegó como realidad y como algo sobre lo cual todos íbamos a tener relación. La música en internet cobró visibilidad como industria, como necesidad de buscar nuevos mercados y de soportar una vida nueva ya no con la venta de discos; pero con la necesidad de buscar otras audiencias dispuestas a arriesgar y conocer más allá de lo convencional.

1. Curupira: Pa'lante pa'trá (2000)

Una de las primeras agrupaciones de la nueva música colombiana. Se puede entender como un semillero musical de raíces y relaciones. Un nuevo canto al país.

2. Panorama: Panorama (2001)

Disco adelantado a su tiempo. Electrónica calmada, evolución del trip hop y con un sutil llamado a la pista de baile. Un disco que por donde se escuche tiene finura y elegancia.

3. Ultrágeno: Código Fuente (2002)

El segundo y último documento de una banda que en los noventa abrió campo para tener un sonido único dentro del panorama rockero local. Un disco en el que el despliegue sonoro del cuarteto iba a ser un sueño para ver en el continente. Pero no hubo tal.

4. Sidestepper: 3AM (In beats we trust) (2003)

El trabajo exploratorio de Richard Blair alrededor de la electrónica y los ritmos latinos venía de mediados de los noventa. Pero en esta ocasión, tuvo un apoyo importante del sello Palm Pictures. Con él se obtuvo algo destacado que cautivó no solo a Colombia, también a diferente público de mundo.

5. Cabuya: Comienza el garroteo (2004)

En efecto, desde Santander, llegó una producción en donde la música era una posibilidad donde además había teatro y performance. Una banda única en su especie, cuyo sonido descrestó al país. Una que nos dio luego a Edson Velandia y a Sergio Arias de Malalma.

6. La 33: La 33 ( 2004)

Del barrio Teusaquillo para el mundo se conoce a La 33. Una orquesta de salsa proyectó sangre fresca al género. Com raíces en el rock, pero con alma latina y corazón andino, esta orquesta nos mostró cómo azotar baldosa en el siglo 21.

7. Alerta: Alerta (2004)

Una longeva banda de reggae capitalina. En este disco se tuvo el gusto de escuchar la madurez de un grupo que venía del under capitalino y que con este disco ya mostraba sus cartas sonoras.

8. Pornomotora: Pornomotora (2005)

Surgida de las experiencias de las escuelas de rock y rap del distrito, esta fue una banda que fue escalando peldaños. Tocó en los circuitos rockeros de la ciudad, realizó videos que inclusive rotaron en MTv Latino y presentó este disco en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Energía de rock y coqueteo electrónico para un país que se preguntaba por sus nuevos músicos.

9. Mojarra Eléctrica: Calle 19 (2006)

Una canción que simplemente decía “Bandeja con pollo” y que parecía además una descarga funk-punk fue la base para el reconocimiento de esta banda que exploró lo local con ánimo global. Otra de las bandas precursoras de las Nuevas Músicas Colombianas que mostró un camino renovador.

2007 - 2012

El mundo tuvo en Myspace la esperanza de encontrar una fuente inagotable de sabiduría fresca musical y creativa. Pero el efecto duró poco y la música quedó huérfana, porque las multinacionales no sabían qué era lo que los jóvenes querían. La respuesta era: reguetón.

Los mercados culturales aparecen para así hablar de industria, agentes, mercadeo, speed meeting, pitch, keynote, venue, speakers y más. Para algunos más de lo mismo; para otros la confirmación de un camino al cual apostarle es lo mejor.

10. Cuentos de los Hermanos Grind: Los Cantipuercos (2007)

Entre la irreverencia y lo fuerte, este disco nos dejó en claro la capacidad colombiana para moler metal y sus derivados. Un disco que se convirtió de culto entre los amantes de los sonidos fuertes.

11. Mister Gomes en Bombay: Mister Gomes en Bombay (2007)

Aquí se conoció por primera vez la voz de Liliana Saumet, en lo que fue un proyecto dub reggae de Bogotá. Fue además un disco en el que el talento de Diego Gómez (Llorona Records) comenzó a reconocerse.

12. Odio a Botero: Kill the cuentero (2008)

René Segura tiene en su haber ser el dueño del absurdismo en el rock colombiano. Su trabajo con agrupaciones previas como Basura y Defenza, fueron solo el camino para mostrar su gran despliegue aquí. Una muestra de sus posibilidades líricas y de aquello que bien sabe hacer: enojar y cuestionar.

13. Bomba Estéreo: Estalla ( 2008)

La banda más internacional de Colombia, es una que nace del trabajo de Simón Mejía y Liliana Saumet. Una que une sentir e inteligencia para algo que muestra al caribe y a lo latinoamericano como nueva realidad. Una que ya les ha permitido acumular cientos de millas por el globo.

14. Alcolyrikoz: La revancha de los tímidos (2009)

Fazeta, Gambeta y Kaztro son magos de las rimas y beats. Con un trabajo que comenzó en 1999 y que ya casi completa dos décadas, ha logrado darle un giro total al hip hop nacional. Aquí los encontramos como uno de los mejores exponentes de la juglaría paisa.

15. Los Compadres Recerdos: Puteadero Gore (2009)

En aquel entonces Kipitos, Chambourcy, Betamax y Vergaebroca crearon un mundo musical donde el reggaeton y el gore iban juntos. Canciones que no se pueden escuchar sin estremecerse. Además, el disco concebido como calendario con ilustraciones de talento local, bien hizo que el disco se quedara en el recuerdo como uno de los objetos para guardar en una cápsula del tiempo.

16. De Juepuchas: SerDeJuepucha (2009)

Hijo directo del sampleo y la red, este fue un trabajo que rodó la red como espacio de vida. Con montones de referencias criollas al recuerdo, nos mostró las opciones de los productores electrónicos de casa.

17. Velandia y la tigra: Oh Porno (2010)

Directamente desde Piedecuesta, llegó Edson Velandia. Multi instrumentalista, mamagallista, dicharachero y reflexivo; con él nos encontramos ante un inagotable talento de lo que él llama rasqva.

18. Los Pirañas: Toma Tu Jabón Kapax (2010)

Un súper grupo de psicodelia, rock e improvisación que con este disco pudo ser tan punk como propositivo. La muestra de los talentos de Pedro Ojeda, Éblis Álvarez y Mario Galeano que ya completan varios años como personajes capaces de liderar un camino que en América, Asia y Europa se reconoce.

19. Meridian Brothers: Desesperanza (2012)

El mismo Éblis es el personaje capaz de tener algo inclasificable como motivo musical. Aquí nos mostró su primera encarnación con el sello británico Soundway. Lo escuchamos como algo capaz de retomar la salsa, la tropicalia y la psicodelia sin temor.

20. Monsieur Periné: Hecho a Mano (2012)

Bajo la voz de una mujer con aprecio por el jazz, el bolero, el tango y muchas más músicas, encontramos a un grupo que se convirtió en un “darling” de la prensa musical al encontrar una respuesta a una ausencia de reinterpretaciones de sonidos legendarios.

21. Ondatrópica: Volumen 1 (2012)

La dupla de un británico y un colombiano fue además la dupla que buscó una renovación de la cumbia al iniciar un proyecto que buscó además ir a la raíz no solo de la música; también de la grabación. Con este disco, se le dio un realce al sonido tropical colombiano y habiendo sido grabado en Medellín, donde se grabaron los discos legendarios colombianos de los setenta.

2013 - 2018

La música y las redes sociales. La música y los festivales. La música y los mercados culturales. La música y las etiquetas (hashtags), la música y el streaming, la música y el resurgir del vinilo. La música y los programadores de festivales, la música y los talent buyers, la música y los críticos musicales en YouTube. La música y la monetización de la música, la música y los videos virales, la música y los lyric videos, la música y el ecosistema musical, la música y las selfis con el público de fondo. La música y el music business, la música y los comités de programación, la música y las causas sociales. La música y los patrocinadores, la música y los algoritmos digitales, la música y la sincronización, la música y las playlists. La música y la reediciones musicales, la música y las estrategias SEM y SEO, la música y los foros sobre el futuro de la música, la música y los influenciadores, la música y los links en la bio. La música y los contratos 360, la música y los podcasts, la música y el crowdfunding. La música y las convocatorias, la música y los jurados de eventos, la música y el emprendimiento musical. La música y los community managers, la música y los agregadores digitales, la música y las colaboraciones. La música como valor nacional frente a la música que busca ser más que eso. Gente que da talleres, seminarios y más cosas sobre la música y cómo vivir de ella pero no vive. Y como realidad, la música independiente sigue vigente como rock, jazz, hip hop, electrónica, metal, funk, folclórica, pero definitivamente independiente, briosa y valiente.

22. Systema Solar: La revancha del burro (2013)

A través de esta segunda placa encontramos a un proyecto que reinterpretó la música y el caribe como una posibilidad electrónica capaz de mostrar que talentos como DaniBoom, Korpas, Johnpri, Pellegrino y Vanessa Gochsk unidos son un poder único. Poder que ha hecho mover a dos generaciones ya,

23. Bambarabanda: Surestar (2013)

Desde el sur, desde la ciudad de Pasto, se recibió este combo musical como uno capaz de ser mestizo y auténtico con letras representativas de una realidad como latinoamericana. Un disco qu además contó con la presencia de personajes como: Andrea Echeverri (Aterciopelados) y Óscar Velásquez (Altiplano de Chile)..

24. Mitú: Balnear (2014)

¿Es electrónica folclórica o folclor electrónico? Eso no se sabe. Lo que se sabe es que el trabajo hecho por Julián Salazar y Franklin Tejedor en este disco es el reflejo de una química artística sin par que logra hacer que un tambor de Palenque y un equipo electrónico prendan a la gente.

25. Dub de Gaita: El fin del mundo vol 1 (2014)

Una delicada producción por medio de la cual la tradición folclórica de Los Gaiteros se encuentra con la producción electrónica de Diego Gómez. Nuevamente el siglo 20 y el siglo 21 se unen y todo el mundo sale ganando.

26. I.R.A.: I.R.A. Pura ( 2014)

Tres décadas de punk no se improvisan. El estandarte de la longevidad punk, directamente desde Medellín con Viola y Mónica, nos demostró que se puede vivir con sus propias reglas.

27. Ságan: Cada Célula (2015)

Se habla de una explosión electrónica, de una realidad musical única y capaz de mostrar cómo con ellos se tiene acceso a un pop digital sofisticado y local. A través de sus siete pistas tenemos un disco que se mantiene vigente y pertinente.

28. Crudo Means Raw: VOYAGE El Pasaje (2015)

Tras años de trabajar en las sombras, de intentarlo en la música y hartarse de ella, Crudo Means Raw uno de los artistas más completos de la nueva sangre en el hip hop nacional dio riendas sueltas a su imaginación y sacó de sus visiones personales, estas 34 delicias instrumentales que refrescan y destacan la labor del beatmaker con una suavidad exquisita.

29. Kombilesa Mi: ¡Así Es Palenque! (2016)

Kombilesa Mi en lengua palenquera quiere decir mis amigos. Y esto es la música que emerge del primer pueblo libre de Colombia. Uno que con las negritudes le canta a una realidad hecha a partir de una tradición y una renovación.

30. Elkin Robinson: Sun a shine (2017)

Trovas y canciones del caribe; pero de San Andrés y Providencia. Un disco que parte además de un trabajo hecho con financiación colectiva y que bien nos muestra cómo hay un mundo musical y humano rico y necesario que nos ayuda a comprender la compleja situación de ser colombiano y vivir en un paraíso lejano, a veces hasta ignorado por el estado que tras un fallo internacional por fin puso el ojo allí, donde todavía queda historia por narrar.

Gracias a estas producciones, bien sabemos que se ha creado un acervo musical capaz de representar realidades y posibilidades. Y ellas nos gustan. Lo demás, ya sabemos dónde encontrarlo o quién nos lo da.