Noisey

Música afroperuana y electrónica raizal: una disección sonora de Novalima

Con motivo de sus 15 años, decidimos rendirle un merecido tributo a una de las bandas esenciales para la música y la tradición afroperuana.

por Juan Pablo Conto
23 Agosto 2018, 8:42pm

Foto por: Vito Mirr | Cortesía del artista 

Novalima es una savia que recorre desde la raíz hasta la copa del árbol. Un grupo que enlaza aquella diáspora africana que hace cientos de años se asentó en la costa peruana -donde se fue juntando con los instrumentos de Europa y de los Andes-, con las sonoridades contemporáneas. Ha sido también el viaje de cuatro amigos: el de Ramón Pérez-Prieto, Grimaldo Del Solar y Rafael Morales. Uno que empezó con la complicidad del colegio y de tener sus primeros toques en la escena underground del hardcore punk de los 80 y en la psicodelia del acid rock de los años 90, y que poco a poco fue agarrando nuevos rumbos. Caminos que llevaron a estos hijos de artistas e intelectuales, estudiosos y viajeros, hasta el poder de las músicas tradicionales, las cuales mezclaron con las texturas de la electrónica.

Todo aterrizó en Novalima: un grupo que se empezó a gestar en el año 2001 y que está celebrando 15 años desde el lanzamiento de su primera producción homónima. Arrancó como un colectivo y es ahora una fuerza musical con siete producciones, ocho integrantes y la venia tanto del público como de la crítica, de la superficie y la movida subterránea. The Guardian, Wall Street Journal, La Presse, Billboard, Giant Step, Remezcla han reseñado sus logros y su sonido ha conquistado desde bares limeños hasta escenarios en el Central Park de Nueva York o el Festival de Jazz de Montreal.

Este es un recorrido a través de seis canciones fundamentales que han marcado su transformación musical durante estos 15 años de cerrar brechas, traspasar fronteras y transmitir herencias, a propósito de su gira y presentación en Bogotá.

***

"Nueve Dragones"
Novalima (2003)

Cuando los cuatro fundadores de Novalima empiezan a mezclar los sonidos afroperuanos con la electrónica, estos vivían en diferentes partes del mundo: desde Londres, Barcelona, Hong Kong y Lima, fueron intercambiando ideas que dieron paso a su álbum debut, homónimo, en 2002. “Nueve Dragones” es una perfecta muestra de esta producción, pues tiene ese filtro lounge, placentero y fácil de oír, con toques de jazz, bossa nova y elementos de la percusión afro. Es además, tanto la canción como la producción en su totalidad, claras hijas de su tiempo, pues hacia finales de los 90 la industria discográfica posicionó esta estética lounge que también tuvo repercusión en latinoamérica y los sonidos que se recibían y se hacían, como se evidencia en canciones de esos años como “Dame tu querer” de la agrupación colombiana Sidestepper, “Simple” de la argentina Natalia Clavier o “Sueño Mama” de Roberto Poveda, por mencionar algunos ejemplos . La respuesta del álbum excedió sus expectativas y tuvo ventas de platino en Perú.

"Bandolero"
Afro (2006)

Para el siguiente disco invitaron a más músicos afroperuanos a unirse a sus sesiones de grabación. El resultado fue Afro, que se estrenó en todo el mundo en el año 2006 y que les abrió las puertas internacionalmente. Como “el espíritu y el alma del blues peruano en el siglo XXI”, lo calificó el London Metro Evening Standard y ocupó el puesto número 1 en el US College Music Journal Latin Alternative y New World Radio Charts durante diez semanas conjunto. La canción “Bandolero” tiene la intención más marcada hacia los patrones afroperuanos a nivel de percusión, y se empieza a consolidar un método de composición de la banda: sobre dichos patrones traer la electrónica y no al revés, logrando mantener así el sonido de raíz. Así, Novalima abre la puerta a un mundo no tan explorado: el de la música afroperuana que, en un país de fuerte herencia indígena, nunca tuvo la explosión musical que ocurrió en los años 70 y 80 con la chicha. La hipnosis que lleva al baile se vuelve su sello y búsqueda.

“Coba Guarango”
Coba Coba (2009)

Con el tiempo, a la alineación de la agrupación se integran nuevos músicos afroperuanos, lo que la transformó en un espectáculo en vivo intenso que empezó a girar por el mundo. En su álbum de 2009 Coba Coba, lanzado por el ya emblemático sello Cumbancha, Novalima amplió la fórmula y arrancó a generar nuevos diálogos musicales. En Perú sólo el 5% de la población tiene ascendencia africana y se ubica básicamente, y generalizando, en tres comunidades: una al norte de Lima, llamada Zaña y otras dos a unos 120 km llamadas Cañete y Chincha; todos territorios que funcionaron como haciendas donde trabajaban africanos traídos como esclavos. Para Coba Coba, este núcleo sonoro se empieza a encontrar con otros resultados musicales de la diáspora africana: con el reggae, el dub, la salsa, el hip-hop, el afrobeat, entre otros. Con su tema “Coba Guarango” estos encuentros se hacen evidentes, además de ser un tema con un video que plasma con imágenes el nervio de la música de Novalima.

“Guayabo”
Karimba (2012)

Luego de dos años de constante gira, la banda se reunió en su estudio en la ciudad de Lima para grabar y mezclar el álbum Karimba. La exploración no cesó, pero buscó nuevos horizontes. En esta ocasión introdujeron ritmos tradicionales como el panalivio, un lamento parecido a la danza habanera; el zamacueca, un baile de asedio amoroso proveniente del área andina; el ingá, un ritmo erótico-festivo representativo del mestizaje peruano y el tondero, derivado de la fusión de la música traída por migrantes desde el sur de España y el este de Europa con sonidos indígenas. Junto a lo anterior, siempre manteniendo su distintivo sonido afro y dub. Trabajaron en la producción con los mejores músicos tradicionales de la ciudad: Pepe Vásquez, Rosita Guzmán y Sofía Buitrón, o los guitarristas Roberto Arguedas y Félix Casaverde -ex guitarrista de Chabuca Granda. “Guayabo” es un tema que muestra ese diálogo e introducción de nuevos elementos en la percusión de otros ritmos tradicionales.

“Como yo”
Planetario (2015)

En medio de las giras, durante el año 2014, Novalima grabó un nuevo álbum llamado Planetario, que lanzó Wonderwheel Recordings. Este tiene una fuerte conexión con Colombia. Su sesión de grabación fue en Bogotá y estuvo organizada por miembros de La-33. En esta, además de la agrupación de salsa colombiana participaron Eka Muñoz de Sidestepper, el cumbiambero psicodélico Humberto Pernett y la potencia de la salsa brava de integrantes de la Mamba Negra. También incluye artistas como el inglés Marc de Clive Lowe y el rapero cubano Kumar. El sencillo "Como Yo" es un homenaje al legendario percusionista peruano y miembro de la banda desde su inicio Mangue Vásquez, quien falleció en el año 2012. En él se celebra la vida con canto y danza. El álbum lo promovieron en una gira por Estados Unidos que incluyó más de 40 espectáculos y luego por Europa.

"Ch'usay"
Ch'usay (2018)

Luego de un descanso, la banda vuelve a mirar hacia adentro, hacia Perú. Además de la herencia africana, iniciaron una exploración de sonidos antiguos, idiomas e instrumentos de los Andes y el Amazonas. Este nuevo álbum bautizado Ch'usay -Voyage in Quechua, el idioma nativo de los Inkas- ya tiene un sencillo homónimo que propone un viaje que en simultáneo nos lleva por las montañas y las selvas de la patria natal de Novalima.

***

Novalima termina su gira en Bogotá este viernes 24 de agosto a las 8:30 pm, en el marco del Festival Tempo Trópico en el Teatro Colsubsidio. +Info acá.