Preguntas que nos quedaron tras ver al trío lamiendo anos en un festival de EDM

Comencemos con "¿por qué?"

|
10 Octubre 2017, 5:32pm

Capturas de pantalla vía Twitter

Este artículo se publicó en VICE Australia.

Probablemente ya has visto el video. Se grabó en el Lost Lands Festival en Ohio y vemos a dos tipos acostados en el piso mientras una chicha sin ropa interior se turna entre ellos, dejándolos lamerla como labradores a un plato de comida. Es difícil de ver, pero este no fue el primer video de un beso negro que salió del Lost Lands. De hecho, este lo fue.

Este video salió dos días antes con el título "Concurso de comer culos en Lost Lands, no se puede inventar esto, amigos". Básicamente, una mujer se acuesta boca abajo sobre una mesa, un tipo le echa crema batida en el culo, y posteriormente se pone manos a la obra. No lo hace tanto al estilo Berghain, sino más bien al estilo de una fraternidad novata.

Bueno, al parecer al tipo después le dio pena pues publicó una explicación extraña en Facebook, en la que explica que todo fue para la caridad. "Recogimos $2,255.80 para ayudar a las víctimas del festival durante los dos primeros días del festival", escribe, probablemente en beneficio de una novia furiosa. "Hemos estado trabajando directamente con Florida". Su publicación no tenía mucho sentido, pero si quieres saber más de la labor humanitaria del tipo, aquí puedes informarte.

Y luego surgió este segundo e infinitamente más ofensivo video de un beso negro, y les digo, es salvaje.

Es el mismo festival, pero en esta ocasión vemos a tres personas. Y más importante, la comida de culo es real, cruda y honesta. La chica baila mientras lo hace. El baile es extraño. Ella sabe que hay gente mirándolos. Otra chica grita "¿¡QUÉ CARAJOS!?". El video continúa por un minuto y 46 seguntos y durante este tiempo la chica se sienta en ambas direcciones, en ambas caras, prende un cigarrillo y choca los cinco con un desconocido que pasa por ahí. Es una fantástica muestra de cómo estar consciente de lo que se hace y mantenerse blindado a que te juzguen. Esto de seguro no era para caridad.

Ahora, es complejo ver esto y no hacerte varias preguntas que seguramente nunca serán contestadas. Aunque creo que si nos fijamos bien, hay respuestas escondidas en los detalles. Así que, planteémos esas preguntas y busquemos las respuestas.

¿Por qué están haciendo esto?

Hay un momento en 1:06 donde la chica se para y finje cachetear a los tipos. No una cacheteada tipo BDSM. Es una mímica juguetona, pero con un poco de pena, como preguntándoles "¿Chiiicooos, por qué me están haciendo hacer esto?". Pero el resto del video la vemos restregándose en sus caras de una manera muy pública-sexosa-excitante, así que ese intento de ser responsable se ve muy falso. Hay una especie de lógica inversa a lo que están haciendo.

Basándonos en la hora de publicación del video, es probable que estos tres ya hubieran escuchado de la labor humanista del tipo del primer video y sintieron que esto era una competencia. Incluso, puede que quisieran mandarle un mensaje a este tipo. Nos da la sensación de que este trío lleva años yendo a Burning Man y pensaron que fingir comerte un culo en Ohio es para perdedores. ¿Por qué no hacerlo de verdad? Así que por eso lo están haciendo, incluso si por momentos se den cuenta de que es vergonzoso.

Momento, ¿Se bañaron primero?

No, no lo hicieron. No hay manera que este acto hubiera sido planeado con antelación. Los del culo cubierto de crema batida se bañaron. Pero este trío de arriesgados no tienen pinta de haber estado en el festival, tomando shots y planeando el espectáculo. No se bañaron. Les vale verga. O sea, yo no estaba ahí, pero estoy seguro de que todo sucedió 28 segundos antes de que el video comenzara a grabarse. Me imagino que estaban ahí sentados, hablando sobre qué tan sucio quedas después de un festival de varios días, cuando la pepa les estallo bien fuerte y solo siguieron sus instintos.

Además, ¿alguna vez has lamido un ano? ¿lo has hecho? Porque, aunque es una verdad universal que la mayoría de gente esté dispuesta a hacer cosas asquerosas si se sienten lo suficientemente seguros, nadie nunca planea lamerle el culo a otra persona. Lo que normalmente pasa es que estás ahí abajo, divirtiéndote y enfocado en tu asunto, cuando te entran las ganas de experimentar, piensas "bueno, ya qué". Y así es que se come un culo. No te bañas antes porque no hay tiempo para planearlo, y eso es porque hablar de frente con alguien sobre lo que le harás a su ano es mucho más extraño que solo hacerlo.

¡Dios mío! ¿Por qué nadie los detuvo?

Probablemente, lo mejor de este video es la reacción del público. La más notable es la chica que grita "¡¿QUÉ CARAJOS?!" en los primeros dos segundos, y luego se sienta a ver el espectáculo durante lo que dura el video. Reacciona al evento como si tuviera 13 años y estuviera viendo por primera vez Thirteen con Evan Rachel Woods y Nikki Reed en una pijamada. Está mirando con asco y juzgándolos, pero mirándolos fijamente, a fin de cuentas. Y aunque es un ejemplo un poco extremo, así es como la mayoría de gente se siente con el sexo público.

El sexo público es intrigante. De mal gusto, pero intrigante. Miras, luego volteas la mirada, pero de das cuenta de que quieres volver a mirar porque sientes que te vas a perder de algo grande. Miras, no porque quieras unirte a ellos sino porque de verdad quieres ver qué está pasando. "Asqueroso", le dices a cualquiera que esté cerca a ti también mirando, y todos están de acuerdo. Pero hay algo al respecto que te atrae. El sexo público está tan en contra de la aceptación social que te interesa saber más. Además, es sexo, y a todo el mundo le encanta.

Creo que fue ese tipo de pensamiento el que hizo que nadie los detuviera. Pero también es probable que nadie les hubiera dicho nada porque los tipos les estaban lamiendo el culo a la chica, y en un festival eso es simplemente antihigiénico. Y esa tal vez sea la verdadera razón.

***

Sigue a Julian en Twitter