Publicidad
Identidad

El TEPT puede sobrealimentar el deseo sexual y los investigadores no saben bien por qué

Muchas personas con TEPT informan una disminución de la libido, pero para otros, el sexo se convierte en una obsesión.

por Sam Nichols; traducido por Daniela Silva
09 Agosto 2019, 12:00am

Artículo publicado originalmente por VICE Australia.

Carrie* no está segura de por qué en los últimos ocho años su deseo sexual ha disminuido, solo para explotar de forma maníaca. Pero tiene sus sospechas.

"Creo que fue el TEPT", dice. “O la vejez, es normal. O tal vez es una combinación de todo".

Carrie se alistó por primera vez en el ejército a los 17 años, y prestó sus servicios en la Marina durante años, y luego pasó las siguientes dos décadas formando una familia con su entonces pareja Kate* en una pequeña ciudad al sur de Texas. Sin embargo, después del 11 de septiembre, Carrie sintió una inmensa sensación de "tengo que hacer algo" y decidió volver a alistarse, esta vez en la Fuerza Aérea, en 2005. Durante casi siete años, Carrie se enfrentó al combate directo a través de ocho despliegues militares, hasta que finalmente chocó contra un muro.

"Era todo, el hecho de que te dispararan, y tú dispararas y ver los cuerpos, no era solo una cosa en particular", explica. “Pero fue en mi último despliegue en Iraq que, a la mitad del camino, ya no podía funcionar. Simplemente me senté en el Humvee y supuestamente todavía estaba a cargo en ese momento. Pero [mi unidad] prácticamente me cargó. No físicamente, pero sabían su trabajo".



Tres meses después, en diciembre de 2011, a pesar de querer continuar desesperadamente, Carrie fue diagnosticada con trastorno de estrés postraumático (TEPT) y se dio de baja por razones médicas. Cuando regresó a Texas, empezó a tener problemas de insomnio, irritabilidad, amnesia y repentinos ataques de ira y rabia. Atacaba a cualquiera que estuviera a su alrededor. Pero aunque Carrie conocía los síntomas del TEPT, no sabía que habría un cambio en su vida sexual.

Antes del despliegue, Carrie dice que su vida sexual era relativamente normal. Tenía 30 y tantos años y estaba en una relación a largo plazo, entonces dice que tenía relaciones sexuales dos veces al mes, en promedio. Pero una vez que regresó a casa, Carrie ya había perdido el deseo por completo. Luego, 13 meses después, su libido volvió tan repentinamente como se había ido, dándole un apetito sexual insaciable. Durante casi un año, Carrie tenía relaciones sexuales dos o tres veces al día, cinco veces a la semana, y lo hacía en secreto con hombres y mujeres que no conocía. Incluso después de sentir culpa, vergüenza y de ir a terapia, le confesó todo a Kate pero su deseo permaneció e intentó controlarlo mediante la masturbación.

Los investigadores médicos saben desde hace mucho que el TEPT puede disminuir el deseo sexual, aunque todavía no saben por qué. Sin embargo, lo desconcertante es cómo a veces puede hacer lo contrario. Por razones que los investigadores aún no entienden, un pequeño subconjunto de pacientes se excita con avidez, con una correlación aparentemente pequeña entre la edad, el sexo, los antecedentes o incluso el tipo de trauma que experimentaron.

"No entendemos [la conexión] y por eso lo estamos estudiando", dice la Dra. Rachel Yehuda, autora de un estudio de 2015 que exploró la disfunción sexual inducida por TEPT y líder en el campo de los estudios de estrés traumático. "Creo que lo primero es reconocerlo, y no asumir que es un efecto secundario del tratamiento. Eso es lo más importante. Y reconocer que tiene algo que ver con estar traumatizado, y no solo con un trauma sexual".

Una teoría adoptada por el Dr. Yehuda, y actualmente investigada por su colega, la Dra. Amy Lehrner, sugiere que se liberan los mismos neuroquímicos durante la excitación que durante el trauma. Esta teoría es convincentemente simple, pero solo explica por qué habría una aversión al sexo, no una atracción. Si bien la mayoría de las investigaciones solo exploran la disminución de la libido en los veteranos, hay estudios, uno en 2014 y otro en 2017, que informan síntomas de comportamiento sexual compulsivo en veteranos con TEPT relacionado al combate.

“Sí, he escuchado historias sobre eso. Creo que la idea es que tener una experiencia cercana a la muerte hace que tengas un deseo de vivir, y la sexualidad puede ser reafirmante”, explica el Dr. Yehuda. "Creo que es algo que he escuchado por ahí, pero no estoy al tanto de ninguna investigación sobre esto per se".

Mientras tanto, aquellos que viven con TEPT han sacado sus propias conclusiones. Faye*, una extrabajadora de servicios de emergencia de 52 años, atribuye su mayor interés en el sexo a la oleada de dopamina que la acompaña. “Una de las grandes cosas con el TEPT es el aislamiento, y soy muy buena para aislarme. Entonces, el sexo es una forma de conectarse con alguien más", dice.

Hace nueve años, Faye experimentó un trauma en el trabajo y comenzó a sufrir de irritabilidad, cambios de humor y flashbacks, finalmente le diagnosticaron TEPT. Dos años más tarde empezó a experimentar un deseo sexual insaciable y pronto empezó a participar regularmente en sesiones de BDSM y tríos, una inclinación que poco a poco se fue convirtiendo en algo peligroso. Faye recuerda que el punto clave para ella fue casi encontrarse con extraños que había conocido por internet en un parque para representar una fantasía de violación.

"De hecho, me pregunto si cada vez iba aumentando el riesgo porque necesitaba más dopamina, o si me estaba poniendo en situaciones de vida o muerte inconscientemente", reflexiona.



Faye también cree que el aumento de su libido podría estar relacionado con su TEPT de otras maneras, como una forma de manifestar su necesidad de control, o posiblemente una forma de autocastigo. Tal vez se trata solo de querer sentir algo en medio de la disociación alimentada por el TEPT, sugiere. Pero no está segura.

Faye actualmente modera un foro de 52,000 personas con TEPT de todo el mundo. Mientras reflexionaba sobre su deseo sexual, Faye miró a su comunidad en línea, donde docenas de personas, de todos los grupos demográficos completamente diferentes, admitieron que ellos también habían visto un cambio en sus libidos. Esta es solo una de las muchas razones por las que cree que la variabilidad del deseo sexual debería figurar como un síntoma de TEPT.

Hablando con personas que viven con TEPT, parece haber una gran frustración por la falta de información. Una posible explicación para esto podría ser una falta general de discusión entre los pacientes.

Cuando se trata de veteranos, Mark Sawyer, fundador y moderador del grupo de Facebook Veteran's Peer Support for PTSD, le dice a VICE que muchos no informan sus problemas sexuales a Asuntos de Veteranos porque hay una falta de confianza con sus terapeutas más jóvenes y aparentemente inexpertos. "Debido a esto, hablo con demasiados que se niegan a usar el VA para obtener ayuda, y mucho menos ayuda sexual", dice.

Y aunque este ejemplo es específico para veteranos, quizás parte del problema subyacente es una especie de trampa 22: la falta de informes por falta de conciencia; falta de conciencia por falta de una plataforma; y la falta de una plataforma debido a la falta de informes. Es difícil saberlo con certeza. Lo que sí sabemos es que muchas personas con TEPT sufren efectos de flujo en su vida sexual, sin remedio.

Mientras tanto, para Carrie, cuyo deseo sexual aumentado continuó durante casi un año, solo para caer repentinamente a un punto tan bajo que ya no espera que regrese, esta es la nueva normalidad; una realidad que ella acepta a regañadientes.

"Me encantaría tener sexo todos los días, pero mi cuerpo y mi mente no están presentes", dice. "Me gustaría que cambiara, pero no sé si pasará".

Sigue a Sam en Twitter.

* Los nombres fueron cambiados a petición de los entrevistados

Tagged:
VICE US
PTSD
Libido
trauma
sexo
insomnio
enfermedades
veteranos
estrés
Deseo sexual
traducción