Drogas

La extraña relación entre dealers y clientes

Resulta que casi el 50 por ciento de las personas considera a su dealer como un amigo; el 2,8 por ciento tiene sexo con ellos mientras compran drogas; y algunos cambian de dealer cada dos semanas.

por Gavin Butler; traducido por Daniela Silva
29 Mayo 2019, 2:00am

Imagen vía usuario de YouTube Movieclips

Artículo publicado originalmente por VICE Asia.

No existe una relación en el mundo como la de un dealer y su cliente. ¿Será amistad, o simplemente una transacción comercial fría y directa? ¿Alguien con quien puedes platicar, o un negocio de "toma tu mercancía y vete de casa de mi madre"? Muchas veces, es una combinación de las dos.

Hay más preguntas que se me vienen a la mente sobre este tema, por ejemplo, ¿Deberías subirte a su coche, o invitarlo a tu casa? ¿De qué hablas con una persona que lo único que tiene en común contigo es una bolsa llena de pastillas? ¿Y está bien tener relaciones sexuales con alguien que acaba de venderte una onza?

La Encuesta Mundial de Drogas de 2019 examinó detenidamente la relación de la persona promedio con su dealer y de alguna manera respondió a este tipo de preguntas. Los investigadores entrevistaron a 14,000 participantes en lo que llamaron "la exploración más grande de la relación entre 'dealers' y el consumidor jamás realizada", y estas fueron algunas de las conclusiones más importantes.



Para empezar, mucha gente describió a su dealer como un "amigo". Alrededor del 46 por ciento de los participantes masculinos y el 41 por ciento de las participantes mujeres lo afirmaron, mientras que el 21 por ciento de los varones y el 24 por ciento de las mujeres afirmaron que simplemente "los conocían socialmente". Tanto para hombres como para mujeres, el 21 por ciento insistió en que "es mi dealer, pero no mi amigo", y aproximadamente el 1,5 por ciento reveló que le compra a un familiar. La mayoría de las personas (alrededor del 41 por ciento) dijo que había cambiado de dealer dos o tres veces en los últimos 12 meses; alrededor del 23 por ciento se quedó solo con uno; mientras que el 1,3 por ciento de los participantes de la encuesta (182 personas) de alguna manera logró comprarle a 21 o más dealers durante el período de 12 meses.

Entonces, ¿cómo suele ser la interacción entre el cliente y el proveedor? La mayoría de las personas cree que tener conversaciones triviales es la mejor forma de tratar con un dealer. El sesenta y dos por ciento de los participantes dijo que la plática con su dealer duraba entre cinco minutos o menos; alrededor del 42 por ciento pasaba el rato con él o ella; el 37 por ciento se metía drogas con su dealer; y el 20,5 por ciento salía a tomar con él o ella. Alrededor del 2,8 por ciento (392 personas) tenía sexo con su dealer mientras le compraba drogas, y el 2,6 por ciento también reportó "coquetear" con la persona que le vendía drogas.

La duración de estas relaciones varía. Alrededor del 19 por ciento de los participantes informó que llevaba menos de un año con su dealer; alrededor del 27 por ciento llevaba entre uno y dos años; y alrededor del 10 por ciento tenía más de 10 años con el mismo dealer.

Luego está la cuestión de género. Según los estereotipos, los dealers casi siempre son retratados como hombres. Sin embargo, la realidad es que hay una mezcla de ambos sexos. Cuando se les preguntó si alguna vez le habían comprado drogas a mujeres, más de la mitad de los participantes de la encuesta (56,6 por ciento) dijo que sí, mientras que el 42,9 por ciento dijo que no. No obstante, la pregunta en sí parece basarse en el supuesto de que es raro encontrar a dealers mujeres, y aunque las mujeres eran mucho más propensas que los hombres a comprarle a dealers mujeres, ambos sexos informaron que le compraban con más frecuencia a hombres que a mujeres.

Sin embargo, para el profesor Adam Winstock, especialista e investigador de medicamentos para la adicción que fundó la Encuesta Mundial sobre Drogas en 2011, los hallazgos de la encuesta subvierten algunas de las suposiciones y los clichés más comunes sobre el aspecto típico del amable vendedor de drogas en el vecindario.

"La percepción pública de los dealers y el comercio de drogas está basada en mitos, películas y el uso de drogas por parte de personas marginadas... donde la dependencia genera múltiples compras de bajo costo cada día", dice. "La encuesta se conecta con una población diferente, cuyas compras son menos frecuentes, menos frenéticas y, a menudo, menos riesgosas".

Adam concluye que "en resumen, aunque la compra de drogas puede ser arriesgada y hay vendedores poco fiables, la visión abrumadora de nuestros encuestados sobre sus dealers en el nivel básico refleja el nivel más alto de confianza requerido en ambos lados de la transacción cuando se trata de un producto ilegal".

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.