Publicidad
La Guía VICE al ahora

Japón aprobó un controvertido experimento para desarrollar órganos humanos dentro de animales

Los bioéticos están preocupados por las implicaciones de la investigación, incluida la posibilidad de crear un híbrido humano-animal.

por Gavin Butler; traducido por Daniela Silva
02 Agosto 2019, 1:30pm

Un embrión de ratón de 13 días. Imagen vía Wikimedia

Artículo publicado originalmente por VICE Asia.

Un científico japonés recibió luz verde para embarcarse en un controvertido experimento. Hiromitsu Nakauchi, un científico de células madre que lidera equipos en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford en California, quiere producir una serie de híbridos entre humanos y animales, es decir, animales con órganos hechos de células humanas, con la esperanza de que esos órganos eventualmente puedan ser trasplantados a personas. Y, aunque el movimiento histórico está irritando a los bioéticos, el gobierno japonés ya aprobó la investigación.

La práctica de cultivar embriones animales que contienen células humanas durante más de 14 días, así como el trasplante de esos embriones en un útero sustituto, fue prohibida en Japón hasta principios de este año, según la revista internacional de ciencias Nature. Pero en marzo, el Ministerio de Educación y Ciencia de la nación emitió nuevas pautas que permitieron la creación de embriones humanos-animales que podrían ser trasplantados en sustitutos y llevados hasta la gestación. Los experimentos de Hiromitsu son los primeros en ser aprobados bajo este nuevo conjunto de reglas.



Para algunos, esta investigación señala un paso en falso hacia una pendiente ética resbaladiza. Expertos y académicos han condenado anteriormente cualquier investigación que implique la inyección de células madre humanas en embriones animales y permitiendo "la creación de organismos mitad humanos mitad animales conocidos como quimeras". Alan Moy, CEO de la compañía biofarmacéutica Cellular Engineering Technologies, publicó un artículo en 2017 en el que sugirió que levantar la suspensión de este tipo de investigaciones significaría "gastar dólares de los contribuyentes en la creación y manipulación de nuevos organismos que borrarían la línea entre los humanos y animales".

El National Institutes of Health de los Estados Unidos, de donde es Alan, han suspendido la financiación de esta práctica desde 2015. Sin embargo, las cosas son diferentes en Japón hoy en día, y en el caso de la investigación de Hiromitsu, los bioéticos están preocupados por la posibilidad de que las células humanas puedan desviarse más allá del órgano objetivo y desarrollar otras partes del cuerpo del animal, como su cerebro, lo que podría afectar la cognición del espécimen.

Sin embargo, Hiromitsu insiste en que está avanzando con precaución, afirmando que no intentará llevar hasta término de la gestación ningún embrión híbrido durante varios años. Planea comenzar cultivando embriones de ratones híbridos hasta 14.5 días y embriones de ratas híbridas hasta 15.5 días, cuando se forma la mayor parte de los órganos de los animales y están a punto de gestar, y en el futuro tiene la intención de solicitar la aprobación del gobierno para cultivar embriones híbridos en cerdos hasta por 70 días.

"Es bueno avanzar paso a paso con precaución", dijo el investigador de política científica de la Universidad de Hokkaido, Tetsuya Ishii. "[Esto] permitirá tener un diálogo con el público, que se siente ansioso y tiene preocupaciones".

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.